16.1 C
Puebla
domingo, julio 3, 2022
spot_img

Eduardo Rivera recibe 5 mil 300 millones, pero pide préstamo por 160 millones

Más leídas

Corría el año 2011. Puebla vivía el inicio del imperio color de rosa, mientras el alcalde Eduardo Rivera Pérez estaba maniatado y sometido dentro del palacio municipal. En esos días, un prominente panista nos confío: “En realidad no tiene de qué quejarse… Lalo es una mini versión de Moreno Valle”.  

Han pasado 11 años y esas palabras cobran notoria vigencia. 

Hace unos días, el gobernador Miguel Barbosa declaró que el Ayuntamiento de Puebla recibe participaciones estatales por 5 mil 300 millones de pesos. Conocedores de la administración municipal señalan que nunca antes otra gestión había recibido tal cantidad. 

Sin embargo, en horas recientes trascendió que la Comisión de Patrimonio y Hacienda del Ayuntamiento aprobó la solicitud de un crédito por 160 millones de pesos para “obras prioritarias”. 

Hasta el momento, el Cabildo no ha presentado una sola propuesta de obras de alto impacto; es decir, nada se sabe de un distribuidor vial, puentes o pasos a desnivel. Tampoco existen iniciativas municipales para rescatar zonas históricas, por lo que se deduce que esos 160 millones de pesos serán destinados a pavimentaciones en juntas auxiliares, guarniciones, banquetas y bacheo. 

Es decir, pequeñas obras que no ameriten licitación de por medio y cuyo pago salga de una partida ajena a la Ley de Ingresos.  

No queremos adelantar, pero es muy probable que en unas semanas aparezcan empresas constructoras ligadas a las familias custodias de la organización sinarquista Yunque.   

Porque no deja de ser misterioso que teniendo participaciones por 5 mil 300 millones —suficientes para convertir a Puebla en una ciudad semejante a San Pedro Garza García—, el edil pida un préstamo extra que realmente no tiene justificación técnica. 

¿Entonces de qué se trata? ¿Ahora a quién pretenden beneficiar? 

 

CLAUDIA RIVERA EN ESPERA DEL ÚLTIMO DANZÓN 

Después de hacer un recorrido turístico por varios estados de la República, Claudia Rivera Vivanco hizo su reaparición en la Angelópolis. Sobre las versiones que apuntan su intención de encabezar Morena en Puebla declaró: “Ni me descarten, ni me apunten”. 

Eso significa que su madrina Bertha Luján Uranga todavía no le resuelve.  

Muy probablemente le dijo: “Espera… vamos a ver la situación del estado… tenemos que analizarlo”. 

Es claro que la expresidenta municipal muestra premura, incluso angustia en la búsqueda de un cargo, un membrete partidista que le sirva de blindaje y armadura frente a las decenas de anomalías administrativas que dejó en el Charlie Hall. 

Por el momento la tienen en Stand By. 

Tal vez Bertha Luján ya se dio cuenta de que su protegida es un mito, una funesta leyenda urbana. Tal vez ya vio que Claudia no representa la ideología de Morena, ni representa a las mujeres poblanas y realmente nunca supo qué hacer con el cargo.  

Este será el último danzón de Claudia Rivera.  

Si la señora pierde el apoyo de su madrina ya nada le quedará y entonces estará descobijada ante las acciones de la Fiscalía General del Estado. 

 

CON PEDRO TEPOLE CONTINÚA LA TRAGEDIA DE TEHUACÁN 

Lo que está sucediendo en Tehuacán es un desastre dentro de una catástrofe.  

El edil Pedro Tepole representa un cúmulo de yerros y pifias que han llevado a la ciudad a una crisis sin precedente.  

El sistema de recolección de basura es un caos. En decenas de colonias el camión pasa a las 11 o 12 de la noche o de plano no pasa, diariamente se arrojan 200 toneladas de desechos en terrenos de la junta auxiliar de San Marcos Necoxtla, por lo que la basura rápidamente está contaminando mantos freáticos y galerías filtrantes. 

El ambulantaje está desbordado. Desde la entrada del funcionario se disparó en un 200 por ciento; es decir, se triplicó. El comercio establecido truena contra el desgobierno, pero en el palacio municipal ni los ven, ni los oyen. 

El parque El Riego es el predio que alguna vez perteneció al histórico hotel del mismo nombre. Bajo sus árboles platicaron los generales Plutarco Elías Calles y Lázaro Cárdenas del Río. Pero ahora, toda el área recreativa se está secando. Cuando grupos de deportistas pidieron la intervención oficial, Pedro les respondió: “Les voy a donar dos bicicletas para que las rifen y puedan comprar algunas pipas de agua”.  

La administración municipal está repleta de compadres y amigos del edil que comparten su gusto por la baraja, las peleas de gallos, las copas y las amigas; incluso, algunas de las complacientes féminas ya fueron agregadas a la nómina municipal.  

Esos mismos compadres son los que protegen una red de tugurios y bares clandestinos que proliferan por toda la ciudad. En una zona residencial una escort de alto nivel administraba una casa de citas. El prostíbulo cerró porque la mujer tuvo graves conflictos con su protector, un lenón colombiano. Pero la autoridad municipal jamás la molestó. 

En esos sitios clandestinos abunda la venta de alcohol, sexo servicio y sobre todo narcóticos, que es el principal negocio.   

El desastre administrativo es tal que los principales funcionarios ya cayeron. Ya le dieron las gracias a la Contralora municipal, al secretario General, al Tesorero y director de Seguridad Pública. Algo no visto en otro Ayuntamiento. 

Pero sin duda, el flagelo que agobia a los ciudadanos es la inseguridad y la violencia. Pero el edil se empecina en minimizar los crímenes que ocurren. 

En horas recientes declaró: “A nadie asesinan nomás por asesinar… si alguien se mete en problemas tiene que enfrentar las consecuencias”. 

Con estas palabras Tepole justifica los asesinatos y la violencia.  

Y al mismo tiempo criminaliza a las víctimas.  

Esa es su visión rupestre y agreste de la política. 

Y apenas lleva ocho meses. 

Como siempre quedo a sus órdenes. 

Artículo anteriorLa fiesta grande de Xicotepec
Artículo siguienteSeis toros, seis
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img