16.2 C
Puebla
miércoles, septiembre 28, 2022
spot_img

La raza aria del PAN ataca de nuevo

Más leídas

Mónica Rodríguez Della Vecchia y Rafael Micalco Méndez se ungieron como la nueva raza aria poblana que debe gobernar en la entidad. No existe ningún criterio político ni social que sustente sus deseos ni sus caprichos. ¡Por eso son la raza aria poblana! (sin importar que ambos sean más mexicanos que el nopal). Este lunes, por ejemplo, ambos despotricaron contra el líder del Congreso local (sí, líder Congreso local, aunque les genere urticaria), Sergio Céspedes Peregrina. Ambos legisladores, apoyados por la extraviada diputada local Nancy Jiménez, iniciaron una campaña de golpeteo contra su homólogo de Morena por una sola razón: Exigían que se les diera la presidencia de la Mesa Directiva del Poder Legislativo para el segundo año de actividades. El principal argumento que esgrimieron fue… bueno… realmente no esgrimieron ninguno solo exigieron que el puesto fuera suyo porque queda claro ellos merecen que se les cumpla cualquier capricho y designio. Son la raza aria panista poblana, pues. Pero tanto Rafita, el exchofer de Lalo Rivera, como la consorte del Yunque cometieron un error garrafal en su encomienda por querer afectar a Sergio Céspedes: aseguraron que esta legislatura no tiene productividad real y, por el contrario, aprueba toda iniciativa que manda el Poder Ejecutivo local. Ahí fue, como dice el dicho, donde la puerca torció el rabo. Y es que tanto Moniquita, consorte del Yunque, como Rafita Esquilma Presupuesto del PAN, son hechuras del morenovallismo, caracterizado por tener sometidos a todos aquellos que representaran un contrapeso, sobre todo el Congreso local. Un ejemplo evidente que tanto Moniquita como Rafita nunca denunciaron fue que en la época de Moreno Valle se enviaban iniciativas con mero afán de negocios. Ahí está la reforma a la Ley de los Proyectos de Prestación de Servicios, por poner un solo ejemplo. Esa ley causó tanto daño a la entidad que todavía nos faltan un par de décadas para pagar todo lo comprometido mediante esta mercanismo. ¿Moniquita o Rafita se mostraron críticos o protestaron por esa reforma? No, no y no. Pero qué tal ahora se rasgan las vestiduras. Lo grave es que a esa doble moral sumaron su convicción de que son la raza aria. ¡Qué Heinrich Himmler los redima!

 

LOS PROBLEMAS DE MOZO DE LALO RIVERA

Vaya bronca en la que se metió el mozo del presidente municipal de Puebla, un sujeto que dice llamarse Marcos Castro. El parásito… perdón… el secretario general del Comité Directivo Estatal de PAN decidió que sería bueno que el alcalde de Tlaola, un sujeto que dice llamarse Jesús Viveros, vetara la presencia de la diputada federal Genoveva Huerta Villegas en el proceso interno para seleccionar a consejeros estatales. El mozo Castro dio la instrucción -la cual dicen que fue dictada desde la Comuna capitalina- y Viveros acató sin chistar. Para que vieran que al alcalde Tlaola no le tiemblan las corvas mandó a que la legisladora federal fuera escoltada por la Policía Municipal para que se fuera del lugar. La consecuencia esta arbitrariedad la explicó el gobernador Miguel Barbosa Huerta: Huerta Villegas debe denunciar ante la Cámara baja la violación de su fuero constitucional y desde San Lázaro se debe iniciar un proceso jurídico para sancionar a los responsables. ¿Y qué cree? Que Genoveva alista el documento de marras, lo cual ya causó una crisis en el epicentro de la torpeza política de la entidad poblana. Sí, acertó: el Ayuntamiento de Puebla.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img