17.5 C
Puebla
lunes, noviembre 28, 2022
spot_img

¿Burla o beso del diablo?

Más leídas

Ricardo Monreal Ávila vive un artificial segundo aire como opositor a la Cuarta Transformación a raíz de la marcha de la supuesta defensa del INE. El senador de Morena cree que esa movilización le permitirá tener un espacio idóneo para catapultarse ante su casi segura salida de Morena. El zacatecano vio la oportunidad de capitalizar el descontento ciudadano de un sector social y, mínimo, tener la opción de convertirse en el candidato a la jefatura de Gobierno a la Ciudad de México. Si decide hacerlo por Morena, entonces, tendrá que forzar a un acuerdo porque en realidad el sector duro de ese partido no lo quiere ver ni en pintura. ¿Monreal puede retener el gobierno capitalino para la izquierda? Sí, sin duda. Pero para eso requiere de un concierto de apoyos y complicidades que no serían nada bien vistos en Palacio Nacional. Si decide irse por otro partido tiene dos opciones: Movimiento Ciudadano o la coalición Sí por México. El primero ya mandó a decir que no saldrá ni a la esquina con los priistas, panistas y perredistas. Eso cierra el margen de maniobra del zacatecano para aglutinar la fuerza necesaria que le ayude a ganar. En ambos casos (Morena o la oposición), Monreal Ávila no cuenta con las fichas suficientes para buscar la candidatura presidencial, así de sencillo. De ahí que su única apuesta real es la Ciudad de México. Tampoco tiene la fuerza suficiente para imponer candidato a la gubernatura en Puebla. Sí por México no le permitiría imponer a Alejandro Armenta Mier, pues existen otros tiradores que gozan de mayor respaldo en la entidad. Ahí tienen al impresentable de Eduardo Rivera Pérez. Si fuera por MC tampoco tendría mucho margen de maniobra ya que ese partido está dividido entre varios liderazgos confrontados entre sí (Los gobernadores Enrique Alfaro Ramírez, Samuel García Sepúlveda, el líder nacional Dante Delgado Rannauro y hasta el vástago Luis Donaldo Colosio). En el hipotético y casi poco seguro caso de que Monreal se mantuviera en Morena, su poderío es prácticamente nulo. A lo mucho y eso jugando a muerte con los grupos radicales, podría buscar la jefatura de la CDMX. ¿Imponer como candidato a Armenta en Puebla? Por Dios, todos sabemos que es un despropósito. Por eso la declaración del senador que circula en redes sociales en la que asegura que Armenta será gobernador de Puebla no deja de ser un beso del diablo o una buena broma. Alejandro Armenta, pese a sus supuestos números inflados de posicionamiento, está más solo que un bistec en una convención de veganos. Y eso que ni siquiera ha salido a la luz la investigación que tiene por sus vínculos con abogados ligados con el crimen organizado, además de ser heredero de toda la mafia delictiva que antes estaba bajo control del exoperador estrella del morenovallismo. Un tema que da para mucho de qué hablar.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img