30.8 C
Puebla
martes, mayo 28, 2024

Lamborghini de “El Toñín”, “una frivolidad”, arremete Néstor Camarillo contra el presunto huachicolero

Más leídas

| Cirilo Calderón e Iván Rivera

La pugna política entre el presunto huachicolero Antonio Martínez Fuente, El Toñín, y el exdirigente estatal del PRI y candidato al Senado, Néstor Camarillo Medina, registró un nuevo capítulo y la causa fue el escándalo por el Lamborghini Urus, con valor de 6.5 millones de pesos, en el que hace campaña la abanderada de Pacto Social de Integración (PSI) por Quecholac, Guadalupe Martínez Gerardo.

Camarillo Medina evitó respaldar a la candidata por Quecholac, tanto por la conducción del vehículo de lujo, como por su designación, al señalar que en algunos municipios ambos partidos postularon perfiles por su propia cuenta y que, en ese sentido, no habría un respaldo hacia la abanderada.

En tanto, su homólogo, el diputado federal Pablo Angulo Briseño, señaló que la conducta de la candidata fue frívola por utilizar un vehículo de lujo para mítines de campaña, con lo que alimentó la discordia entre El Toñín y Néstor Camarillo.

“No se puede admitir la frivolidad, en un municipio y estado donde hay carencia, los candidatos estamos obligados a mantener un comportamiento de congruencia y es lo que estaremos haciendo, nosotros responderemos por el PRI, vamos en una coalición y es lamentable que no se cuiden las formas de hacer política, la gente está harta de los excesos”, dijo el legislador priista Pablo Ángulo.

El historial de choques entre El Toñín y Néstor Camarillo inició justo días antes de que arrancaran las campañas electorales, cuando el primero responsabilizó al priista de ser el principal promotor de los ataques mediáticos contra Guadalupe Martínez y difundir noticias sobre los supuestos vínculos con el crimen organizado.

El turno llegó ayer a Camarillo Medina, quien no solo criticó con Pablo Angulo “la frivolidad” de la abanderada y su padre, sino que también se deslindó del PSI en ese municipio, al afirmar que el tricolor postuló a su propio candidato y que, desde la conformación de las posiciones, marcaron su distancia e inconformidad.

“Hubo muchas pláticas, mucho debate interno en la coalición, defender candidatos de nuestro partido, el PAN hizo lo mismo y el PSI hizo lo propio (…) No fuimos juntos, hay combinaciones PRI-PAN-PRD-PSI, combinaciones PRI, o solo PAN y cada partido político tomó determinaciones”, apuntó.

Este ataque ocurrió luego de que Antonio Valente Martínez Fuentes, supuesto líder huachicolero en la región del Triángulo Rojo, publicó un video en el que se le ve conduciendo una lujosa camioneta Lamborghini Urus valuada en más de seis millones de pesos. A bordo de este vehículo, trasladaba a su hija, Guadalupe Martínez Gerardo, candidata a la alcaldía de Quecholac por el PSI.

La presencia de esta extravagante camioneta surgió durante una transmisión en redes sociales, cuando ambos regresaban a su rancho, en la junta auxiliar de Palmarito Tochapan, el pasado lunes. Este hecho no pasó desapercibido y rápidamente se volvió viral, captando la atención de diversos medios a nivel nacional.

A pesar de las explicaciones dadas por Guadalupe Martínez de que la camioneta fue adquirida por su madre, quien enfrenta acusaciones de enriquecimiento ilícito desde 2021, Antonio Martínez ha alegado que los procesos en su contra, así como los de su madre y pareja, son presuntamente fabricados.

No obstante, el martes, Gilberto Higuera Bernal, titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), confirmó que se está llevando a cabo una investigación contra El Toñín, querella que se remonta inclusive a antes de su designación como fiscal.

A pesar de ser señalado como un objetivo prioritario para las autoridades desde 2018, El Toñín ha reiterado su inocencia y ha denunciado ser víctima de una persecución política, aunque en múltiples señalamientos se le vincula con actividades relacionadas al robo de combustibles de los ductos de Pemex.

Más artículos

Últimas noticias

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com