18.3 C
Puebla
lunes, mayo 27, 2024

Sale tiro por la culata a candidatos del PRIAN: Iban a denunciar y resultan cuestionados

Más leídas

Sumidos en sendos escándalos por la sospechosa adquisición de cuatro propiedades a un integrante de la mafia rumana en el Caribe mexicano y la triangulación de recursos de El Yunque desde España para financiar la campaña a la gubernatura del PRIAN en Puebla, Eduardo Rivera Pérez y Mario Riestra Piña intentaron desviar la atención utilizando a un viejo conocido suyo: Eukid Castañón Herrera, con quien hasta 2018 operaban electoralmente y podrían estar coludidos en el fraude cometido en contra de Morena.

El montaje comenzó a las 9:30 horas, con la difusión de un video en el programa de noticias de Latinus, en el que se escucha a Castañón Herrera afirmar que opera a título personal en favor de los candidatos de Sigamos Haciendo Historia a la gubernatura y la alcaldía.

Una hora después, los equipos de Eduardo Rivera y Mario Riestra comenzaron a difundir una invitación a una conferencia de prensa, en un céntrico hotel, la cual se realizaría a las 12:30 horas. Al aparato de los abanderados les tomó un par de horas rentar un salón, montar sus backs e imágenes y tener todo listo para replicar el video difundido por la mañana.

Con lo que ambos candidatos no contaban es que los reporteros tenían otras preguntas más importantes relacionadas con los escándalos que los aquejan y de los cuales se han negado a emitir una postura oficial.

A eso se sumó otro tema: Los conocidos vínculos de Eukid Castañón con el PAN y su presunta participación en el fraude electoral de 2018. Los candidatos también hicieron mutis y fingieron un conveniente olvido.

Mario Riestra, incluso, al terminar la conferencia de prensa decidió literalmente huir del recinto para no tener que dar explicaciones por la compra de cuatro terrenos en Cancún, Playa del Carmen e Isla Mujeres, que costaron 12.1 millones de pesos, a Luis Adrián Ibarra Ortega, quien fue vinculado por las autoridades en las actividades de lavado de dinero de la mafia rumana, comandada por Florián Tudor ni tampoco rendir cuentas acerca de dónde salieron los cuantiosos recursos para la transacción.

Eduardo Rivera, a su vez, aprovechó que los reporteros seguían a Mario Riestra para escabullirse y así quitarse las molestas preguntas sobre la denuncia que hicieran los voceros de Sigamos Haciendo Historia sobre la triangulación de recursos que El Yunque realizaría desde España, a través de la organización Hazte Oír, así como los esbirros Íñigo Ocejo Rojo y Bernardo Arrubarrena García.

CANDIDATOS EN SILENCIO

Pasadas las 12:30 horas, Eduardo Rivera y Mario Riestra llegaron a un conocido hotel del Centro Histórico a fin de proyectar el presunto audio en el que buscaron ligar a Eukid Castañón con Morena. Sus pruebas, se limitaron al reportaje del medio digital Latinus, que utilizaron para toda clase de aseveraciones.

Uno a uno, militantes de Acción Nacional emprendieron la serie de descalificaciones: Que la supuesta afirmación de Eukid Castañón “ya sé lo que es hacer política pegándole a la gente debajo del pantalón”, era una velada amenaza contra los candidatos de su coalición, que presuntas acusaciones previas contra ellos en la campaña confirman la supuesta operación de Eukid Castañón dentro de Morena, y que inclusive, el gobernador de Puebla no había cumplido su promesa de mantenerse fuera de la elección.

Sin el aporte de más pruebas que el video de Latinus, los rostros envalentonados que los caracterizaron en los primeros minutos, se desvanecieron en segundos ante las primeras preguntas de los representantes de los medios de información.

“¿Qué opinan acerca de que Eukid Castañón fue acusado por operar la campaña de Martha Erika Alonso en 2018, cuando se señaló el fraude electoral?”, preguntó un reportero a Eduardo Rivera. Después, con un tono más pausado y en medio del nerviosismo, se limitó a mencionar: “esa persona nunca ha operado para un servidor”.

La pregunta causó una parálisis entre los integrantes de la coalición Mejor Rumbo para Puebla, quienes prefirieron no secundar la moción de Rivera y mantenerse detrás en silencio.

Una segunda pregunta cayó en seco al candidato: La adquisición de cuatro propiedades de la familia Riestra a un individuo relacionado a la mafia rumana, cuya única respuesta de Eduardo Rivera fue “pediría que nos pudiéramos centrar en el tema de la conferencia de este momento”.

El clímax ocurrió momentos después, cuando la insistencia sobre la relación que tuvieron dirigentes de Acción Nacional con Eukid Castañón durante años y la pregunta sobre la posibilidad de que sus acusaciones fueran un montaje, provocó la avalancha final entre los panistas: “Si alguien sufrió la instrumentalización de las acciones de Eukid fui yo, así que no te equivoques”, respondió.

Aunque había más preguntas enlistadas de la prensa, la moderadora de la conferencia finalizó abruptamente los cuestionamientos. Mario Riestra, por su parte, optó por quedarse en la parte de atrás, sin tomar la palabra ante las preguntas que lo involucran en presuntas actividades ilícitas de su familia.

Tras un halo de interrogantes acerca del patrimonio de Riestra y la presunta triangulación de recursos dirigida a la campaña de Rivera, el primero optó por huir con un vasto grupo de guaruras y trabajadores de su campaña que lo cubrieron de las preguntas de los medios hasta afuera del hotel, mientras que Rivera Pérez, aprovechó la oportunidad para escabullirse entre los presentes, optando por limitar su rueda de prensa a la postura de su coalición, sin aclarar señalamientos de presunta corrupción durante la campaña.

Más artículos

Últimas noticias

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com