26.2 C
Puebla
domingo, febrero 25, 2024

El doble juego de Marco Adame: coordina campaña de Lalo Rivera y su esposa va con el MC

Más leídas

La primera muestra de la fragilidad de la oposición y el doble discurso de la Organización Nacional del Yunque para la elección de este año tuvo como su principal protagonista al coordinador de la campaña de Eduardo Rivera Pérez y jefe político nacional de la cofradía: Marco Antonio Adame Castillo.

A pesar de que la familia del exgobernador de Morelos han sido militantes de cepa del PAN e incluso haber obtenido todos sus cargos públicos a través de esa organización, su esposa Mayela Alemán Olvera fue ungida como candidata al Senado de la República por el partido Movimiento Ciudadano, a pesar de que todavía hasta octubre de 2023 pretendía convertirse en abanderada al gobierno del estado por la coalición PAN-PRI-PRD y ser una cercana promotora de la senadora Xóchitl Gálvez Ruiz.

Esta inclusión en la lista de abanderados de MC le garantizaría su ingreso a la Cámara Alta en caso de que obtenga la segunda mejor votación de la oposición, por lo que se activaría el principio de primera minoría.

MARKO DESIGNA A MARCO

En noviembre de 2023, Marco Antonio Adame fue designado por Marko Cortés Mendoza, dirigente nacional del PAN, como coordinador de la campaña de Eduardo Rivera, quien festinó ampliamente esa designación e incluso la consideró como “un honor”. 

Mientras en Morelos la familia Adame Alemán se encontraba en pugna con el panismo, en Puebla la precampaña de Rivera Pérez, principal encomienda asignada al jefe político nacional del Yunque, hizo crisis ante la raquítica capacidad de convocatoria, eventos deslucidos y una ausencia de narrativa.  

El caos de la precampaña, incluso, llevó al abanderado de la coalición “Mejor Rumbo para Puebla” (PSI-PAN-PRI-PRD) a presumir que su triunfo se hallaba en las redes sociales y no en la movilización.  

Así pues, el doble desacierto en Puebla y Morelos marcó el arranque de los trabajos del exgobernador; sin embargo, las consecuencias en su estado natal tal vez tengan origen años atrás cuando fue exhibido por sus vínculos con organizaciones confesionales y corrupción, mientras que Mayela Alemán fue señalada como la segunda persona con mayor poder en la administración estatal. 

 

UN GOBIERNO DE ESCÁNDALOS

El gobierno de Marco Adame al frente del estado de Morelos fue caracterizado por los escándalos de beneficio a su familia, el crecimiento de las organizaciones del crimen organizado y de narcotráfico, así como su filia al conservadurismo y en especial a la Organización del Yunque. 

A los 26 años fundó el grupo “Testimonio y Esperanza”, un movimiento de ultraderecha vinculado con El Yunque y que busca “formar líderes que animen a la juventud a vivir un estilo de vida cristiano en los ámbitos de la vida social y trabajar en la construcción de un México mejor, siempre fiel”, con personajes vinculados con el grupo como José Luis Luege Tamargo, Carlos Medina Plascencia y Jorge Serrano Limón. 

Marco Adame participó en otros grupos conservadores como la Unión Social de Empresarios Mexicanos, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) de dicha entidad, la Federación de Escuelas Particulares de esa entidad (de 1990 a 1991) y, como director general de 1990 a 1992, en Juventud Promotora de Valores Universales. 

En el PAN contó con el total apoyo del también yunquista Luis Felipe Bravo Mena —quien fuera presidente nacional del partido y presidente de la Coparmex de Morelos—, con quien obtuvo la postulación para una diputación federal en 1997, y la candidatura y eventual senaduría en el 2000; hasta que llegó a la gubernatura en 2006. 

Pero sus vínculos con estas organizaciones no fueron gran problema a comparación de la corrupción y nepotismo de su administración. En un reportaje de la revista Emeequis el 3 de agosto de 2009, se evidenció que Humberto Adame Castillo —uno de sus nueve hermanos—, sin historial político, se convirtió en gerente estatal de la Comisión Nacional Forestal. 

Édgar Adame Castillo, quien en ese momento era asesor jurídico del municipio de Xochitepec, también fue beneficiado con un puesto en el gobierno estatal; José Luis del Valle Adame, integrante de El Yunque y primo del gobernador, fue nombrado como director jurídico de la Secretaría de Gobierno. 

TODO EN FAMILIA

Además de su familia cercana, Marco Adame les dio beneficios a familiares de su esposa Mayela Alemán. Dos cuñadas y dos cuñados de Adame fueron “apoyados” por ese gobierno: Margarita Alemán Olvera fue nombrada titular de la Contraloría del gobierno estatal; Claudia Alemán Olvera fue jefa de los Bomberos y funcionaria de Seguridad Pública; Jesús Salvador Alemán Olvera, trabajó en el área administrativa del Sindicato de Trabajadores del Congreso de Morelos; y José Armando Alemán Olvera fue coordinador sectorial de Educación Media Superior a Distancia. 

Aunque estos cuestionamientos sacudieron su gobierno, lo peor estaba por venir. 

A finales de 2008, Marco Adame enfrentó las presiones de maestros sindicalizados hacia el gobierno mediante el paro de labores durante más de un mes y la toma de casetas para cancelar la Alianza por la Calidad de la Educación en Morelos. Los principales accesos a la ciudad de Cuernavaca fueron bloqueados y, ante el conflicto magisterial, fueron los padres de familia quienes tuvieron que reabrir las aulas. 

El PRD amenazó con exigir un juicio político en contra del mandatario panista por su incapacidad para resolver el conflicto. Y como la ineficiencia de los gobernantes casi nunca se castiga, Adame celebró el fin de 2008 con un aguinaldo de 300 mil pesos. 

En mayo de 2009, tras una ola de actos violentos como el levantón de 11 jóvenes, operativos federales para detener a sicarios del cártel de los Beltrán Leyva en donde vivía Marco Adame, y la aparición de narcomantas en todo el estado, los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública local, Luis Ángel Cabeza de Vaca Rodríguez, y, Francisco Coronato Rodríguez, de la Procuraduría General de Justicia del Estado, presentaron su renuncia. 

De forma circunstancial, los dos exfuncionarios fueron detenidos y trasladados a las instalaciones de la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada, lo que provocó que las dirigencias nacional y estatal del Partido Revolucionario Institucional exigieran la renuncia de Adame.  

El senador perredista, Graco Ramírez, se sumó a la guerra de declaraciones y aseguró que el gobernador panista sabía que Cabeza de Vaca brindaba protección al grupo delictivo de los Beltrán Leyva. El gobernador de Morelos fue llamado por un juez federal para declarar, en calidad de testigo, en el juicio por narcotráfico en contra de los exfuncionarios estatales.

Pero en abril de 2010, la ola de la violencia alcanzó a su gobierno. En discotecas y bares de Cuernavaca se vieron obligados a cerrar por miedo al crimen organizado; ciudadanos y empresarios exigieron la renuncia de Adame. 

Para 2011, tras tres intentos, fue asesinado Habram Ortiz Rosales, alcalde de Temoac, Morelos; un mes después de estos hechos, Fidelina Vidals Rojas, regidora priista del municipio de Yecapixtla, fue baleada por sujetos desconocidos, pero sólo resultó herida; y en marzo, Tito Barrera Ocampo, secretario general sustituido de la CTM en el estado, recibió dos disparos en la cara y murió. 

Para la recta final de su gobierno, fueron hallados los cuerpos de siete jóvenes con pies y manos atadas y signos de tortura, donde entre las víctimas se encontraba Juan Francisco Sicilia, hijo del escritor Javier Sicilia Zardain. 

Esto selló que su sucesor, Alejandro Villareal Gasca, exsecretario de Planeación y Finanzas, cayera en las urnas ante Graco Ramírez, lo que hizo que el PAN perdiera el poder en Morelos, y siga sin recuperarlo 12 años después. 

Más artículos

Últimas noticias