16.1 C
Puebla
domingo, julio 3, 2022
spot_img

Hablemos de comida poblana

Más leídas

Una de las cosas que más extraño de México es la comida, pero específicamente de la comida poblana y es que fue Puebla mi ciudad de toda la vida a pesar de que no nací ahí. Sin embargo, la gran parte de mis años pasaron en esta ciudad de los ángeles. 

¿Pero qué es Puebla sin su comida? Creo que sería poco, destacando el gran número de iglesias que posee. 

Puebla es uno de los estados de México con mayor variedad gastronómica, lo digo porque al parecer Oaxaca y Yucatán están entre los primeros en el ranking a nivel nacional, sin dejar de mencionar la gastronomía del norte que también tiene mucho de qué hablar. 

Pero Puebla, de verdad que yo no sería la misma sin sus platillos y es que todos ellos tienen además cientos de historias que me hacen recordarlos, tal es el caso de las cemitas. 

Las cemitas las probé por primera vez en El Carmen, el barrio más “turístico” en la ciudad para probar este platillo; tal vez lo es porque en su mercado hay muchos puestos de cemitas de gran tamaño que lo hacen atractivo, sin embargo, el tamaño nunca es sinónimo de excelencia, por eso es que me volví fiel amante de las cemitas de La Cocota, un mercado en el barrio de la Luz, muy cerca del centro histórico. 

Llegué a estas cemitas gracias a mi mejor amiga y desde que las probé nunca dejé de comerlas mientras viví en Puebla. Además, las oficinas de mi último trabajo estaban muy cerca de este mercado así que todos los viernes no podía dejar de comer estas delicias. La verdad es que mi favorita es la de milanesa de pollo, pero también está la de milanesa de puerco, pata, jamón o simplemente de quesillo, que no pueden negar, es delicioso en cualquier parte de México. A estos ingredientes siempre hay que agregar el aguacate delicioso que las acompañan y sus respectivas rajas o chipotle que siempre son hechos ahí mismo. 

Aunque debo aclarar que a partir de este platillo han surgido otras variedades los últimos años como las cemitas de chalupas, la cual la probé en un restaurante muy típico de Puebla que está justo en el boulevard 5 de Mayo y de verdad que es una delicia, aunque no la mejor combinación cuando se quiere comer ligero. 

Pero además de las cemitas, las memelas, esas tortillas enormes que tienen una cama muy delgada de frijoles con la salsa de preferencia o combinadas, hacen que sean únicas y la mejor opción para desayunar en la calle, además de que su precio es lo mejor. Mis favoritas. La última vez que las comí estaban en tan solo 15 pesos, aunque varía de los ingredientes que puedas agregar como carne o un extra de queso.  

Por la noche, lo que más se puede encontrar en Puebla son las pelonas, que es una especie de sándwich frito con carne de res deshebrada, queso, crema, aguacate y salsa de tu preferencia, a pesar de que es una bomba energética es una de las mejores cosas que he probado en mi vida y si a esta opción le agregas un caldo picante se convierte en la conocida Chancla, que adquiere un sabor totalmente distinto al estar remojada, algo imperdible en esta corta vida, créanme.  

Toda esta comida se puede encontrar en puestos callejeros o mercados de Puebla, lo que todavía le da un plus pues es sinónimo de que los precios serán razonables y además, en la mayoría de los casos, la comida será deliciosa. Así que además de las cemitas, las memelas, chanclas y pelonas, lo único que se puede agregar es una deliciosa agua de limón sevillano, que combina perfecto con los tacos al pastor de la taquería Los Ángeles, después de estar en una fiesta o en compañía de buenos amigos. 

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img