20.9 C
Puebla
jueves, enero 6, 2022
spot_img

¿A qué sabrá esa chingadera?

Más leídas

Hace algunos años inventé un coctel inspirado en Mario Marín y Enrique Doger.

Estábamos en el hermoso jardín de don Alberto Jiménez Morales, en El Cristo, y la conversación convertida en comida —o viceversa— había llegado a la hora de los digestivos. Le pedí al mesero una botella de Baileys y una de Sambuca. Marín, que ya era gobernador, tenía predilección por éste último, en tanto que Enrique —a la sazón presidente municipal de Puebla— prefería el primero. Pedí también un vaso tequilero para la operación Valquiria.

Me cito a mí mismo:

“Vamos a mezclar los digestivos favoritos de Marín y de Doger para ver a qué sabe esta chingadera”.

Y procedí a mezclarlos.

Puse primero el sambuca. Luego vacié el Baileys. Tomé el tequilero y lo mezclé con fuerza. El resultado les gustó a todos. El propio don Alberto soltó una carcajada y dijo que lo que la política desunía, el alcohol lo juntaba.

(Nota bene: este coctel hay que tomarlo frío).

Hace unas semanas, Toño Grajales Farías habló en una mesa decembrina de una buena mezcla: whisky con Baileys. El argumento es irrebatible: ambas bebidas provienen de la misma familia. En efecto: el Baileys es una crema irlandesa de whisky.

No me quise quedar con la duda, y en la primera oportunidad le pedí al azorado camarero una botella de Etiqueta Negra de Johnny Walker y otra de Baileys.

En un vaso old fashión puse tres hielos, mismos que bañé con la crema irlandesa de whisky. A continuación vacié un chorrito leve de Etiqueta Negra. No mucho. Un chorrito apenas.

En ese momento surgió un posible nombre para este coctel: Irlanda bajo el fuego escocés. Después pensé en otro: Lluvia escocesa sobre Irlanda. Y otro más: Bushmills bajo asedio.

(Nota bene: Bushmills es una vieja destilería de whisky —que data de 1608— situada en Irlanda del Norte. La misma ya es propiedad de Juan Francisco Beckmann, dueño del 70 por ciento de las acciones de la casa tequilera José Cuervo. Por cierto: Doris Beckmann Legorreta, hija de Juan Francisco, es una de las dos misteriosas mujeres que fueron captadas en el restaurante Hunan, de Las Lomas de Chapultepec, con Emilio Lozoya Austin).

¿Por qué elegí Etiqueta Negra de Johnny Walker para el coctel Lluvia Escocesa Sobre Irlanda?

Porque ese whisky era uno de los favoritos de William Churchill.

Y ya para cerrar:

¿Cómo olvidar el Jack & Johnny creado por Edgar Krauss, notable editor y escritor?

La receta es sencilla.

Vierta un chorro de Johnny Walker y un chorro de Jack Daniels en un vaso old fashion.

(Si lo logra hacer al mismo tiempo será genial).

Póngale hielos al gusto.

Si después de tres copas sigue empeñado en continuar la brecha, es usted un héroe a la altura de los soldados que tomaron Normandía.

Artículo anteriorUn buen año, el mejor
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img