23.6 C
Puebla
jueves, abril 25, 2024

El ojo de tutupiche sobre el PRIAN

Más leídas

El frente opositor en Puebla actúa muy confiado.  

Tan confiado que parece que no están en campaña.  

Parece que todos los del frente opositor están tomados de la mano alrededor de un guitarrista y una fogata y cantan todos aquella vieja canción de Viva la gente. 

¿Sabrán que están en campaña? ¿Sabrán que vienen elecciones? 

En vez de afianzar a sus aliados, los descuidan, en vez de fortalecer a sus propios cuadros los olvidan, en vez de amarrar los dejan sueltos, en vez de generar cómplices los ningunean,  

¿Acaso no juegan a ganar?  

A ver si no les sale el ojo de tutupiche la noche de las elecciones, en junio próximo. 

Su selección de candidatos a diputados federales fue muy pobre; son los mismos de siempre: Humberto Aguilar Coronado, Augusta Valentina Díaz de Rivera, Ana Teresa Aranda, Mónica Rodriguez Della Vecchia, entre otros tantos que aparecen desde hace más de 20 años en las listas.  

Su nueva adquisición se llama José Juan Espinosa y así que digan: “uy qué bárbaro, qué gran adquisición”, la verdad, la verdad es que no. Así que sea un santo, no lo es. Que fue mejor presidente municipal en Cholula que Luis Alberto Arriaga y que Paola Angón, no quiere decir que sea el líder opositor que Puebla esperaba con ansias.  

Todos sabemos bien qué clase de persona es el JJ, sus puntos buenos y sus puntos flacos. 

En fin, fuera del JJ, insistimos que son los mismos de siempre. Ni siquiera la misma gata solo que revolcada, porque no han revolcado a nadie. Es la misma cosa, pues. 

Es decir, si tienen un padrón amplio de militantes, son la segunda fuerza política en el estado y la primera en la zona conurbada: Puebla, San Pedro y San Andrés Cholula, etc., por qué no escoger nuevos elementos, porque se sepa los padrones no están inflados.  

Se les olvidó por qué ganó Luis Paredes en la elección del 2001, porque ese sí se puso a chambear y buscó a todas las bases panistas para que se sumaran a él. Recorrió todo el municipio y convenció (aiga’ sido como aiga’ sido, Calderón dixit). 

También ya se les olvidó que el triunfo de Rafael Moreno Valle, en el 2010, y la apropiación del PAN es que le dio oportunidad a muchos de los que solo usaban para echar porras, pintar bardas y no les daban mayor juego. 

Esa idea de meter a familiares a competir lo que puso en evidencia es que no hay un trabajo de partido, no hay formación de cuadros, no hay nuevos liderazgos. Claro hablamos en una generalidad porque son muy pocos los nuevos personajes que destacan en este momento: Mario Riestra, Jesús Zaldívar, Edmundo Tlatehui, Guadalupe Leal y párele de contar (seguramente habrá más elementos valiosos, pero no les dejan crecer). 

De ahí en fuera, la misma cantaleta: los Arrubarena, los Espina, los Arandas, los Díaz de Rivera, los Rodríguez. 

En mis casi 30 años de reportero aparecen los mismos personajes que llevan las campañas, controlan su partido, pierden elecciones, se pelean entre ellos mismos y al final se mantiene la misma línea. 

 Sorprende su falta de empatía con sus aliados.  

Por ello, pareciera que no están en campaña, que más bien están en un grupo cristiano que se reúne los sábados a cantar y leer la Biblia. 

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img