18.3 C
Puebla
lunes, mayo 27, 2024

Detectan nuevo intento de coacción del voto desde el ayuntamiento de Puebla

Más leídas

La adquisición de despensas mediante un contrato abierto por hasta 35 millones de pesos, en medio de la campaña electoral en la que Eduardo Rivera y Mario Riestra Piña piden el voto ciudadano, generó una inconformidad unánime de distintos actores políticos, quienes recriminaron al Ayuntamiento de Adán Domínguez Sánchez por operar a favor de militantes de su mismo partido con cargo al erario y exigieron que la Auditoría Superior del Estado (ASE) audite en tiempo real esta adquisición.

A bordo de dos camiones Torton, se reportó la llegada de las despensas, después de las 20:00 horas de este martes, a las oficinas del Sistema Municipal DIF, localizadas sobre Avenida Cue Merlo 201 en San Baltazar Campeche.

El regidor Ernesto Aguilar fue uno de los principales críticos de la Comuna, al señalar que la partida presupuestal extraordinaria aprobada por la Tesorería al Sistema Municipal DIF, para la tercera etapa de un programa de “hábitos saludables”, no estaba prevista en el presupuesto de egresos, lo que plantea de inicio interrogantes sobre los motivos reales para lanzar una licitación de compra de despensas a días de que se lleven a cabo las elecciones.

La trama toma matices más sombríos cuando señala que para la segunda etapa de este mismo programa, el gobierno municipal gastó, únicamente el año pasado, 8 millones de pesos para el mismo fin, mientras que ahora, el recurso asignado para la licitación fue por 35 millones de pesos, es decir, se cuadruplicó el costo sin una justificación clara.

“Este gobierno municipal prianista, fiel a sus formas de gobernar, ha sido bastante opaco en cuanto a su operación y eso no nos extraña. Nos causó curiosidad que en estas fechas y en estos periodos que no estaba prevista la licitación, pero por otro lado dicen que es la tercera etapa, es decir, ¿Por qué si sabían que estaba previsto no estaba presupuestado originalmente?”, apuntó.

Señaló que el contrato con el Banco de Alimentos para la compra de estas despensas se debió haber firmado a más tardar el 6 de mayo; no obstante, sigue siendo una incógnita el padrón de beneficiarios, así como los lugares de entrega o la convocatoria misma.

Ernesto Aguilar precisó que el Ayuntamiento a cargo de Adán Domínguez, también fue opaco al evitar precisar cuántas despensas se compraron, así como los criterios que se utilizaron para la entrega de estos paquetes alimentarios.

“Más de 680 mil poblanos en condiciones de pobreza y desnutrición y nadie se dio cuenta de una convocatoria que debió haber salido abierta, transparente, donde, por cierto, se dice que en la segunda etapa se atendieron a 12 mil familias y les preguntas a poblanos y parece que se les olvidó convocarlos”, dijo.

Aguilar, también contrastó las cifras, al señalar que estos 40 millones de ampliación presupuestal, corresponden a casi el mismo monto del presupuesto que se otorgó para todo 2024 a la Secretaría de Bienestar, a la cual se le asignaron 45 millones de pesos.

PIDEN AUDITORÍA EN TIEMPO REAL

Opinión similar tuvo el regidor con licencia, Leobardo Rodríguez Juárez, quien informó que, como parte del equipo de vocería de Morena, solicitarán que la Auditoría Superior del Estado (ASE) audite en tiempo real la entrega de despensas a través del Sistema Municipal DIF.

El morenista precisó que de la ampliación de 40 millones de pesos que la Tesorería autorizó a la dependencia, 5 millones serán donados al Banco de Alimentos, mientras que los otros 35 millones, fueron destinados a la licitación para comprarles las despensas.

Esto, a decir de Rodríguez, tendría la intención de que el Ayuntamiento de Puebla “se lave la cara”, colgándose de la buena reputación de esta Fundación, al donarles 5 millones para resarcir el rezago alimentario, pero al mismo tiempo, intentar coaccionar el voto en plena campaña electoral con los otros 35 millones.

Por otro lado, sostuvo que, de manera atípica, el Comité de Adjudicaciones lanzó la licitación —al igual de la de los tinacos—, a tiempos reducidos, logrando que solo en abril lograran pedir el presupuesto adicional, lanzar la convocatoria y emitir el fallo.

“No hay reglas de operación, no hay claridad de cómo se van a entregar, cómo escogieron a los beneficiarios, es un programa que no ha existido en la administración, no hay un antecedente inmediato, ellos hablan de una tercera etapa, pero no lo tenían programado, porque de ser así tendrían que haberlo colocado en su presupuesto y no resultado de una ampliación, que además no es nada pequeña”, manifestó.

DENUNCIAN COACCIÓN DEL VOTO

A estas críticas se sumó la activista Violeta Lagunes, quien acusó que el Ayuntamiento panista intenta vender la idea de que se trata de un programa de bienestar, cuando en el fondo, se trata de un claro ejemplo de coacción del voto en medio de la campaña financiada con recursos públicos.

“La gente no es tonta, que agarre la despensa y todo lo que sí les dan, cuando no lo hicieron durante tres años, al contrario, les quitaron la comida de su boca, porque a cuántos vendedores ambulantes les decomisaron sus bienes, y ahora sí les preocupa que tengan para comer, a estas alturas, la gente no les cree”, apuntó.

Luego del escándalo por la compra de despensas en plena campaña, al alcalde suplente, Adán Domínguez Sánchez, no le quedó mayor opción que señalar que las acusaciones se tratan de una “calentura electoral”.

A decir del munícipe, este ejercicio de recursos fue planteado con anticipación, en febrero de este mismo año —a días de que Eduardo Rivera iniciara campaña por  la gubernatura—.

“Hay que ser muy responsables de la información, este programa de ‘Mejoramiento Alimentario de Salud’ empezó desde el 2021, hemos venido realizando actividades, capacitaciones y seguimiento a los ciudadanos para que mejoren sus hábitos alimenticios, sus hábitos de salud”, justificó.

Más artículos

Últimas noticias

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com