11.7 C
Puebla
martes, enero 11, 2022
spot_img

Machetitos

Más leídas

Machetitos

Oportunismo estilo Mier

Ignacio Mier Velazco no puede ocultar al priista que lleva adentro.

Ese político que acostumbraba a callar como momia cuando se enfrentaba a un escándalo y ocupar la verborrea cuando se trataba de atacar a los adversarios.

¿Sabe qué hizo el legislador cuando detuvieron a la operadora política de sus hijos en Tecamachalco? Nada.

Silencio absoluto. ¿Sabe qué hizo cuando ejecutaron a tres agentes estatales de investigación en ese municipio?

Mandó a su cachorro a esconderse en la Ciudad de México y dejarlo salir una vez que le dieron un amparo.

Sobre el caso se quedó mudo.

Pero el silencio de Mier Velazco desapareció mágicamente este fin de semana, cuando decidió subirse al lucro político que dejó la discusión sobre el cobro del Derecho de Alumbrado Público.

Dijo que el panista Eduardo Rivera Pérez quiere privatizar el servicio, lo cual no sólo es falso, sino que representa un disparate.

Lo que Mier Velazco no dijo es que cuando fue secretario General del Ayuntamiento en el trienio de Enrique Doger Guerrero apoyó decididamente el cobro del DAP.

¿El diputado federal tendrá los tamaños para reconocer ante los ciudadanos que siempre ha estado a favor del DAP?

Coscorrón a la UDLAP

La Universidad de las Américas Puebla enfrenta un caso de risa loca.

Desde hace varios meses, la investigadora doblada de nueva aplaudidora de la familia Jenkins de Landa, Cecilia Anaya Berríos, junto con los chupasangre de la ultraderecha poblana exigían que las actividades en la institución fueran reactivadas.

Chillaron, patalearon, denunciaron y algunos como Herberto Rodríguez Regordosa -el primer funcionario de la UPAEP que más defiende a otra casa de estudios- ya no sabían qué hacer para la reapertura del campus.

Pues resulta que hace unos días, una comitiva de estudiantes de esa casa de estudios fue recibida por los titulares de las secretarías de Gobernación y Educación Pública, Ana Lucía Hill Mayoral y Melitón Lozano, quienes les explicaron el trasfondo real de lo que ocurre:

1) el gobierno del estado no tiene ni ha tenido nunca la posesión del campus, y no es parte del conflicto legal;

2) La académica Anaya Berríos es la responsable de mantener la decisión de no reactivar la vida académica al interior de la universidad para el regreso presencial a clases y, además, es la que detenta el control administrativo de la Udlap.

Tras ser exhibida en sus mentiras, la ¿rectora? confirmó que la reapertura de la universidad no se ha dado porque “no existen las condiciones” para hacerlo y regresó a la cantaleta del patronato espurio y demás.

Un auténtico caso de pena ajena.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img