23.6 C
Puebla
domingo, enero 9, 2022
spot_img

Machetitos

Más leídas

Desventuras panistas

Hace apenas unas semanas que Eduardo Rivera Pérez tomó posesión como alcalde de Puebla y ya comenzaron los ataques en su contra con evidente interés en la carrera por la gubernatura en 2024. Fue el propio panista el encargado de alimentar esa idea, pues al ganar la capital del estado se puso a un paso de Casa Aguayo. Fue un error de estrategia. Eso sólo propició que sus adversarios, sobre todo de Morena y antibarbosistas, lo pusieran en sus listas de prioridades. Pero, la más grave encrucijada que enfrenta Lalo Rivera y su equipo no está en el exterior sino al seno de su propio grupo. La elección interna del PAN a la dirigencia estatal permitió observar detenidamente que el presidente municipal fue el principal operador de la campaña de Augusta Sánchez Díaz de Rivera y Marcos Castro, lo que llevó a rebajar la investidura municipal a un asunto doméstico de un partido. La lucha, además, reveló que la crispación al interior es tan grave que la mitad de los militantes no quiere, no conoce o rechaza a Rivera Pérez

Esta realidad que enfrenta el alcalde tiene una oportunidad de oro: ocurre justo al inicio de su gestión, por lo que tiene tiempo para entender la nueva realidad política y adaptarse. Su condición solo le demanda una sola cosa: dejar de ser hacer lo que siempre hizo, por la sencilla razón que el sectarismo y la ultraderecha ya no son opción para la ciudadanía. El balón está en su cancha.

Sospechas peligrosas

Que las autoridades federales no estén apresuradas por montar un amplio dispositivo para combatir el robo de gas LP o hidrocarburos en la entidad no es solo preocupante, sino que despierta muchas sospechas. Ante la pasividad, el gobernador Miguel Barbosa Huerta anunció la revisión a todas las pipas y unidades de venta de gas que circulan en la entidad para impedir la comercialización o distribución de producto robado. En casos como estos, es preferible que las autoridades lleven al máximo sus acciones que no hacer nada y dejar que todo marche igual a sabiendas que hay bombas de tiempo sembradas en toda la entidad poblana. Por cierto, ahora que comenzara la revisión, desde este espacio proponemos que comiencen con las gaseras propiedad de los caciques de Antorcha Campesina. A ver si es cierto que pasan la mínima supervisión.

Una nueva aventura

Abrir un nuevo medio de comunicación siempre será gratificante y una buena noticia para todos. Es un aporte a la libertad de expresión. El espacio de debate se nutre con una nueva voz. Se puede discrepar o rechazar la línea editorial del medio que nace, pero estar presente en la discusión siempre será necesario. Hipócrita Lector surge de la obsesión de un grupo de periodistas en busca de nuevas formas de comunicar e informar. En la edición que desde hoy tiene en sus manos, todo tiene un sentido y un por qué. Es el caso de esta columna de casa. Su nombre es un homenaje a El Machete, el periódico por excelencia de la izquierda mexicana surgido por iniciativa de David Alfaro Siqueiros y otros muralistas. Con el paso del tiempo se sumó a la lucha del Partido Comunista mexicano y fue el centro de ilusiones y pesares sobre la izquierda y su camino. Entre sus directores estuvieron Carlos Fuentes o Roger Bartra, además de que por este medio pasaron las plumas e intelectuales más importantes del país. En el Hipócrita

Lector queremos que este espacio tenga la chispa y efervescencia de quien escudriña la realidad y logra atraparla en unas cuantas líneas.

Artículo anteriorTres de prietos
Artículo siguienteAnnus horribilis
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img