26.3 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

La vista y el olfato

Más leídas

La vista

Es un sentido rápido, dinámico que da sentimiento de realidad, seguridad, opuestos a las impresiones de olor y gusto, que son fugaces evolutivas, fluctuantes e inciertas.

El globo ocular está compuesto de una serie de membranas la más importante es la retina, que tiene en su interior el sistema de células sensoriales.

En la retina hay dos tipos de células receptoras conos y bastones. Los conos son sensibles a la recepción cromática sobre todo en la parte central del ojo. Son también receptoras del rojo, verde, azul. Toda la superficie de la retina no tiene la misma sensibilidad a los colores.

El color de la materia viene dado porque esta es capaz de absorber de manera diferente las radiaciones coloridas que la atraviesan. Un producto parece rojo porque absorbe siempre las radiaciones correspondientes a los otros colores que dan el rojo. Se puede definir el color de la materia por la manera que se absorben las radiaciones.

El ojo como hemos dicho condiciona a la persona prepara y ayuda al juicio de los otros sentidos. El color genera la mayoría de las características de la materia, debe de existir una armonía entre la evolución del color y del gusto.

 

El olfato

La nariz y la lengua perciben ciertas propiedades de los cuerpos químicos que llegan a tener contacto. Se le denomina sentidos químicos. Así como la vista capta radiaciones, el ojo capta las vibraciones y el tacto es sensible a las propiedades físicas, el sentido del gusto y del olor, emplazados sobre las vías de penetración en el organismo son los clasificadores de las moléculas de la materia. El olor reconoce y clasifica los productos volátiles de las moléculas difusas en el aire, con la condición de que sean solubles en la mucosa olfativa y estén dotadas de olor.

Los olores son percibidos solo en fase gaseosa, la lengua, donde se reparten los órganos del gusto, identifica las otras moléculas de sustancias fijas, con la condición de que ellas sean solubles en la saliva. Los olores se enmascaran entre sí, la mezcla de olores diversos produce un olor. Está demostrado que el umbral de la sensación olfativa de una sustancia aromática se ve muy desplazado por mezcla de otras sustancias.

El olfato es un sentido de alerta y placer, el órgano del olor se encuentra en la parte superior de la nariz en lo alto de las fosas nasales y se divide en tres partes: nariz o vestíbulos, la mucosa pituitaria y los cornetes. Las inspiraciones repetidas hacen que penetre los vapores odorantes al establecer contacto.

Órgano de sensibilidad importante más vista, oído y mayor gusto. Aromas picantes. Dependiendo del ritmo de la respiración la recepción. Existen dos vías de acceso a las mucosas olfativas, vía nasal directa / indirecta o retronasal.

Por la vía nasal directa las sensaciones dependen de la riqueza de los olores, los vapores odoríferos y la fuerza de inspiración. Por la vía retronasal las sensaciones dependen del recalentamiento de la boca todo ello gracias a la movilidad de la lengua y los enjuagues que acentúan los desprendimientos aromáticos. El sentido olfativo es muy tino pues la sensibilidad del olor es 10,000 veces más grande que la de gusto.

Y hasta aquí, por esta ocasión, hipócrita lector. En la próxima entrega abordaremos el asombroso tema de la composición de sabores.

Artículo anteriorElixir enlatado
Artículo siguienteRecomendaciones desde el subsuelo
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img