27.4 C
Puebla
martes, febrero 20, 2024

Mole de Caderas, una tradición culinaria Alma de la Mixteca Poblana

Más leídas

Puebla estará en el foco en próximos meses gracias a la temporada del Mole de Caderas, cuya derrama económica se espera sea de al menos 100 millones de pesos y que pondrá en alto a la región de la Mixteca Poblana, en especial al municipio de Tehuacán, donde se elabora este exquisito platillo.

Muy cerca de la calurosa zona de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán, Marta Ornelas, titular de la Secretaría de Turismo del estado, reveló que será el próximo 19 de octubre cuando arranque oficialmente la temporada del Mole de Caderas con una gran comida y un tradicional ritual.

Bajo el lema “Alma de la Mixteca Poblana”, los amantes de la gastronomía y los sabores auténticos podrán disfrutar de este platillo hasta las primeras semanas de noviembre. Se trata de un mole caldoso preparado con espinazo y juego de caderas de chivo alimentado de manera 100 por ciento orgánica. 

“Este platillo es el ancla del turismo, la gente aprovecha para venir y visitar Tehuacán y por supuesto la ciudad de Puebla y el exhorto es que se siga la receta original porque se van perdiendo las costumbres y las tradiciones. Para mí, esta temporada es emocionante porque se funde con Día de Muertos, ya verán todo lo que tenemos preparado y vamos a juntar estas dos grandes tradiciones en Puebla”, expresó Marta Ornelas. 

La edición pasada, se sirvieron más de 120 mil cazuelas de mole de caderas en la ciudad de Puebla, generando una derrama económica de 75 millones de pesos. Para este año, se espera superar los 100 millones de pesos gracias a la pasión de los amantes de este platillo. 

Se sumarán a la festividad en Puebla, 50 restaurantes para servir el mole de caderas, mientras que, en Tehuacán, serán 30 restaurantes: desde fondas locales hasta restaurantes de alta categoría, todos tendrán oportunidad de preparar este plato para el deleite de mexicanos y extranjeros. 

“Este platillo nos representa como municipio, está elaborado con carne de chivo y tiene todo un proceso para la crianza y cuidados del animal, del cual se aprovecha toda la carne. Del chivo se obtiene la carne para elaborar el chito y se aprovechan los huesos del animal, como el espinazo y caderas para su elaboración. 

“Con ingredientes únicos de la región y sobre todo, el exquisito sazón de las cocineras, hacen una mezcla perfecta para el paladar más exigente”, abundó Odette Fuentes Machuca, directora de Turismo municipal de Tehuacán.

 


El mole de caderas no es cualquier platillo, para prepararlo se requieren de al menos cuatro chiles como el miahuateco, costeño, guajillo y chiltepe, mientras que las cocineras más tradicionales utilizan clavo, pimienta, jitomate, cebolla de Zinacantepec, cilantro de Nativitas y el ejote, este último conocido como “exotl” entre habitantes de lengua náhuatl de la Mixteca. 

Los ingredientes que nacen en la Mixteca Poblana también son parte esencial, como el jitomate, guaje, la hoja de aguacate, ejotes y la milenaria sal de Zapotitlán Salinas, la cual se produce en medio de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán y es extraída de yacimientos de agua salada. 

La presentación de la temporada de Mole de Caderas también tomó en cuenta a la cocinera tradicional, Gudelia Alvino Méndez, quien expresó que hay todo un proceso para la elaboración del guiso que va desde la compra de ingredientes en municipios aledaños hasta la producción de los propios, como lo es el ejote que se pone a secar durante todo el año. 

En promedio, el costo de este platillo es de entre 400 y 500 pesos en Tehuacán, en algunos restaurantes, sin embargo, en fondas locales también puede ser consumido con precios más accesibles para el deleite de todos los paladares. 

INVITAN AL MUSEO DE LA EVOLUCIÓN

Con la presentación de la temporada del Mole de Caderas, la Secretaría de Turismo también invitó a disfrutar del Museo de la Evolución de Tehuacán, un tesoro cultural y científico que se encuentra enclavado en medio de la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán. 

Este museo ofrece un recorrido a través del tiempo y del espacio, que abarca desde el origen del universo hasta la evolución de la humanidad. La primera parada es una sala repleta de grandes maquetas de planetas que giran simulando al sistema solar con una intención de comprender la complejidad del universo. 

Una joya de este museo es la exposición de minerales procedentes de la colección de Miguel Romero Sánchez, un químico oriundo de Oaxaca que se dedicó a la investigación de minerales y que descubrió dos: la mapamita y la ojuelaita. 

Ahí, los amantes de la geología pueden maravillarse con la vista de alrededor de 250 minerales de todo el mundo. Además, hay una vitrina que alberga fragmentos de meteoritos provenientes de lugares tan lejanos como Australia, Estados Unidos, Tailandia y varias regiones de México, incluyendo Zacatecas, Coahuila, Allende y Chihuahua, los cuales cuentan una historia única de nuestro universo. 

La proyección sobre la cueva de Naica, con sus cristales de yeso, calcita y zinc que se forman bajo condiciones extremas de 59 grados de temperatura y alta presión, ofrece además una mirada a uno de los fenómenos geológicos más extraordinarios de la Tierra.  

Más artículos

Últimas noticias