26.3 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

Al viejo estilo priista, PAN retrasa sus definiciones “hasta que sean los tiempos”

Más leídas

El presidente municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, y el Partido Acción nacional (PAN) no entienden –y siguen sin entender– los nuevos tiempos y las nuevas formas de hacer política en Puebla en los tiempos de la Cuarta Transformación.

Pese al llamado que hizo el gobernador Miguel Barbosa Huerta para que los militantes de Morena, miembros de la administración pública estatal y demás actores políticos de la entidad a definir sus aspiraciones de una vez y trabajar en ellas, los panistas decidieron hacer caso omiso y mejor apegarse al estilo del priismo rancio de negar sus intereses hasta “los tiempos de las definiciones”.

Tanto la presidenta estatal del partido, Augusta Díaz de Rivera Hernández, como el coordinador en el Congreso local, Eduardo Alcántara Montiel, y el alcalde de la capital del estado, han decidido no apresurar los tiempos y pronunciarse por no adelantar las definiciones en el blanquiazul.

Aunque los dirigentes partidistas lo han posicionado como el perfil mejor posicionado para ir por el gobierno de Puebla, Eduardo Rivera dijo que “no tiene prisa” alguna rumbo a la contienda electoral por la gubernatura de Puebla en 2024 y, en contraste, está enfocado en su trabajo al frente del Ayuntamiento de Puebla.

Cuestionado sobre el llamado que lanzó el gobernador poblano, para comenzar a definir sus aspiraciones políticas rumbo a la elección del 2024, el edil poblano manifestó que analizará las condiciones y tiempos políticos para definir su postura, aunque no descartó ser participe en esta disputa.

“Seré respetuoso de aquellos que se adelanten, que se quieran destapar, que quieran hacer campaña, yo seguiré haciendo mi trabajo solamente por Puebla capital, y posteriormente cuando haya las condiciones políticas y los tiempos haré mi propio pronunciamiento con relación al 2024, yo no llevo prisa, yo no llevo ansias en ese sentido”, expresó el edil poblano.

El alcalde panista enfatizó que continuará enfocado “su equipo y todas sus fuerzas” al trabajo que “se alquiló” para el cargo de presidente municipal, por lo que se concentrará en “seguir entregando resultados palpables” en el municipio.

Por su parte, la presidenta del Comité Directivo Estatal aseveró que la prioridad de su partido es negociar la alianza con los presidentes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y de la Revolución Democrática (PRD), la cual –consideró– debe mantenerse en Puebla para competir por la gubernatura poblana y esperar –al menos– un año para iniciar con la medición y evaluación de todos los perfiles que levanten la mano para la contienda por el Poder Ejecutivo estatal.

“La alianza sigue en pie, yo me reúno de manera regular tanto con Carlos Martínez (PRD) como con Néstor Camarillo (PRI) para ir avanzando en el tema de la alianza (…) Las características particulares de Puebla, de las votaciones de Puebla y de los votantes que cada uno de los institutos políticos tiene de manera histórica es una alianza que sí le sirve al estado de Puebla para derrocar a la 4T”, sostuvo Díaz de Rivera Hernández.

La dirigente panista comentó que los dirigentes del PRI y del PRD en el estado han buscado la forma en que los escándalos que han enfrentado los dirigentes partidistas a nivel nacional no afecten ni dañen la alianza que están conformando y negociando, para definir a sus candidatos en lo federal y local.

La exregidora en el cabildo de Puebla expresó que cuentan con el aval de la dirigencia nacional del partido para formalizar las alianzas que crean convenientes para el proceso electoral, por lo que no descartó la posibilidad de aliarse con Movimiento Ciudadano, aunque dicha fuerza política ya haya desairado a nivel nacional ir en coalición con la alianza tripartidista.

La presidenta del PAN en Puebla indicó que, aunque el edil de la capital poblana es el mejor posicionado por el momento, todos los presidentes municipales, diputados locales y legisladores federales tienen las posibilidades y aspiraciones para competir por la gubernatura del estado.

Incluso, Díaz de Rivera Hernández abrió la posibilidad a que su partido ceda la candidatura a la gubernatura del estado para el partido tricolor en caso de tener un perfil con mejor posicionamiento e intención de voto entre los poblanos, con el objetivo de vencer al candidato que postule Morena.

“Sí está mejor posicionado o posicionada desde luego, eso es lo que nosotros hemos estado hablando, tiene que ser alguien que verdaderamente pueda ganar el gobierno del estado, ese es el único requisito”, enfatizó la dirigente del PAN.

En este sentido, Díaz de Rivera Hernández puntualizó que ningún panista que se encuentra en cargos públicos o de elección popular está descartado de la contienda, aunque dijo que debe demostrar que tienen trabajo en tierra y apoyo ciudadano para ganar la elección estatal.

“Tiene que ser quien pueda demostrar trabajo con la sociedad, aceptación por parte de dónde piensan que puede gobernar o representar a los ciudadanos, es una valoración que hay que hacer dentro de un año aproximadamente, para poder iniciar con todo el trabajo de las elecciones”, añadió.

El coordinador de diputados locales, Eduardo Alcántara Montiel, se acopló al mensaje de la dirigente y el edil de Puebla, al referir que “aún es muy apresurado” para destapar sus intenciones al gobierno local, por lo que pidió esperar los tiempos para evitar una violación a la Ley electoral de Puebla.

Manifestó que, aunque Eduardo Rivera es el perfil mejor posicionado por su partido y la alianza PRI-PAN-PRD, se debe concentrar en su trabajo al frente del municipio de Puebla para terminar su encargo de tres años.

Alcántara Montiel declaró que deben ser consultados los militantes del partido para valorar si se debe continuar con la alianza para el 2024, y no quedar solamente en una decisión de los dirigentes, como lo hará el PAN para la elección del Estado de México en 2023.

Añadió que el blanquiazul debe ponderar los votos que obtiene cada partido político, pues a nivel federal, el PAN ganó cuatro de los cinco distritos federales que les dieron en la alianza, a diferencia de PRI y PRD, que lo perdieron todo.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img