26.3 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

El derecho a la ocurrencia y la pendejez

Más leídas

En la guerra y en el amor todo se vale. En política también. Incluso está consagrado para los políticos primerizos el derecho a la ocurrencia, al oportunismo y a la pendejez. El mejor ejemplo es Alejandro Moreno Cárdenas, alias Alito, que anda en plan de inventar cualquier cosa que le permita a la ciudadanía distraerse del grave problema que enfrenta: su inminente defenestración como líder nacional del PRI, una posible denuncia por lavado de dinero y la cascada de revelaciones que desde Campeche le han enviado. Como el explicamos ayer, Alito tuiteó sobre el lamentable suceso en el Centro de Vacunación de Francisco I. Madero en la capital poblana y después presentó la ideota de que los mexicanos tuviéramos el derecho de andar armados para defendernos de la delincuencia. Como se entenderá la postura del priista no pasó desapercibida en Puebla y el gobernador Miguel Barbosa Huerta, acostumbrado a batear en promedio más de 400, tomó la bola y la proyecto con la ironía que solo él sabe. “El diputado Alejandro Moreno -indicó en su habitual conferencia matutina- puede proponer cualquier iniciativa al Congreso, incluyendo ese tipo de iniciativas, el derecho a la ocurrencia y al oportunismo es un derecho también de los legisladores”. Nosotros le agregaríamos que también es el derecho a la pendejez. El mismo mandatario sabe que la iniciativa del exgobernador de Campeche no tiene ninguna posibilidad ni siquiera de ser discutida. “Que se vaya a ser presidente del PRI a Estados Unidos el señor Alejandro Moreno, allá donde la gente tiene derecho a adquirir armas, ahí, no acá, por favor. Es como el que piense que regularizando el consumo de drogas se va a acabar el narcotráfico, son pensamientos de tipo Al Capone, tipo Al Capone”, continuó ironizando el gobernador. Y como todo bien jonronero tampoco perdió la oportunidad de dar un batazo por pleno jardín central: “La prohibición del alcohol se acabó cuando se autorizó, se regularizó el uso del alcohol, y se le acabó el negocio a Al Capone, ¿no? Aquí en México hacemos prevalecer el estado de Derecho, mantenemos una rigidez en el cumplimiento de la ley, la verdad, somos responsables, pero bueno, la política nos muestra tal y como somos y nos hace ver de qué estamos hechos, ahí está”. Y, pues así, como la política permite saber de qué está hecho un legislador hay dos grandes diferencias: los que tienen oficio y son animales políticos… y los que gozan del derecho a la ocurrencia, el oportunismo y la pendejez. ¡Es cuanto, señor presidente del Revolucionario Institucional!

 

OTRO TIPO DE OPORTUNISMO

Con la clase política que atesta el Ayuntamiento de Puebla ya no se sabe si reír o llorar. En el día en que ocurrió una balacera que provocó el pánico en el Centro de Vacunación Francisco I. Madero y se convirtió en nota nacional, el alcalde Eduardo Rivera Pérez decidió jugar a la avestruz: esconder la cabeza, en una clara abdicación de su autoridad. (Lo mismo hacía Claudia Rivera Vivanco cuando un problema grave enfrentaba la ciudad, de ahí que no hay diferencia entre ambos como presidentes municipales). La única de toda la Comuna que más o menos reaccionó ante la tragedia fue Liliana Ortiz Pérez, presidenta del Sistema Municipal DIF, quien acudió al Hospital del Niño Poblano para conocer la situación en que se encontraban los dos menores que resultaron heridos en la balacera. Pero no vaya usted a creer que fue un acto espontáneo de autoridad. ¡No! Todo se trató de un vil oportunismo para que la esposa del alcalde se sacara la foto y matizar la cobardía de su marido.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img