16.1 C
Puebla
domingo, julio 3, 2022
spot_img

Nacho Mier y su libre albedrío

Más leídas

Dice el diputado morenista Ignacio Mier que respeta el “libre albedrío” de su socio el director de Diario Cambio, Arturo Rueda en sus presuntos actos delictivos: extorsión y lavado de dinero.  

En pocas palabras, Nacho Mier dio a entender con su frase del “libre albedrío” que él respeta que la empresa Multisistemas de Noticias Cambio S de RL de CV de la cual es propietario en un 34 por ciento, utilice a Diario Cambio para extorsionar políticos y empresarios; que se chantajee y amenace con información a cambio de cantidades millonarias. 

También dice el líder de los morenistas en la Cámara baja del Congreso de la Unión que gracias al “libre albedrío”, se puede usar a su empresa para blanquear capital con 32 empresas (algunas de ellas fantasma) en el que 427 millones de pesos sean enviados a varios países para que regresen ya sin mácula. 

De igual forma, el expriista dice que gracias al “libre albedrío”, su contador, el contador de su empresa y de su amigo Enrique Doger, Francisco Romero Serrano, esté involucrado en una trama en la que se lavaron casi 20 millones de dólares (diez más que los que recibió un tal Lozoya por una compañía llamada Odebrecht). 

Y gracias al “libre albedrío”, el director general del periódico de Mier, Arturo N., pudo extorsionar a Alejandro Armenta a Eduardo Rivera a Claudia Rivera y hasta empresarios poblanos. Y si por ese “libre albedrío”, el director general de su diario supuestamente cobró un millón de pesos a los pobladores de Palmarito Tochapan cuando estos se enfrentaron a balazos con el ejército, en el 2017. El libre albedrío alcanzó para defender a presuntos huachicoleros, por cierto. 

Un dato extra, con el libre albedrío que le correspondía al abogado Rueda ese mismo video lo intentó vender en otro millón de pesos al gobierno de Tony Gali para no publicarlo.  

Y si todo eso ocurrió en la empresa del señor Mier, en la que se permite de todo, como amenazar al gobernador poblano como lo hizo Arturo Rueda en uno de sus programas; mandar cartas desde la cárcel en donde comparte papel de baño y plátanos y acusa de su detención a Barbosa, surgen dos muy, pero muy humildes preguntas que son con toda nuestra humildad, pero sobre todo nuestro respeto: 

¿O Ignacio Mier es muy tonto y le vieron la cara todo este tiempo o es cómplice y en ocasiones autor intelectual de las fechorías de su socio?  Veamos un caso, ¿por qué hay una acusación en la que Arturo N. fue al ayuntamiento a exigir que se le contrataran cámaras de videovigilancia de la empresa que es propiedad de Moisés Valleverde Mier, sobrino del buen Nacho?  

¿A poco fue una ocurrencia del doctor Rueda? Ah que libre albedrío tan atrevido, de veras. 

Y toda esta exposición es para llegar a algunas conclusiones que aquí se comparten: Si una persona es socia de una empresa en la que el periódico es el arma para chantajear, amenazar, extorsionar, calumniar, difamar, dañar la honra, y si esa persona lo permite, lo justifica diciendo que es la libertad de cada quién, ¿qué papel juega de esa persona?  

Cualquier persona que tiene dos dedos de frente pondría un hasta aquí. Y sino le hacen caso se iría antes de que lo ensucien, sobre todo cuando sabe que la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) denunció a su compañía ante la Fiscalía General de la República y ante la de Puebla por lavado de dinero, triangulación de recursos de procedencia ilícita, discrepancia fiscal y lo que se acumule en la semana (como los pronósticos deportivos). 

Y si a poco más de 15 días que inició el escándalo de la Operación Angelópolis, ni el socio ni los trabajadores de Diario Cambio ni usted han entendido nada y sigue pensando que esto se arregla fácilmente o que es una venganza mediática por “el tremendo valor del doctor Rueda”, le quiero decir con la mano en el corazón y con mucha pena, que no es así. 

El trabajo que han hecho varios periodistas locales al respecto, en el que se habla de propiedades, aviadurías, tráfico de influencias, 32 empresas creadas por Florentino Tavera, en dos años, es un verdadero escándalo. 

Son muchas lecturas: la relación perversa entre la prensa y el poder. La gran duda de cómo se obtienen y de dónde salen de la nada 427 millones de pesos. ¿Los contratos publicitarios dan para eso? ¿Qué tiene que hacer un sindicato de meseros en la trama del lavado? ¿Quiénes son esos meseros? ¿Existen? ¿Sirven en un restaurante de… no sé, de carnes blancas, rojas y prietas? 

Porque describe a un personaje que manipuló hasta a sus trabajadores como si fuese líder de una secta para cometer sus tropelías. Les aseguro que como en una secta, muchos de los empleados siguen justificando a su patrón que está en la cárcel. 

Periodísticamente hablando, son historias que sorprenden. 

Si usted es de aquellos que aún sigue pensando igual, entonces, le recomiendo el TV Notas y ver Hoy en las mañanas, al fin y al cabo, es libre albedrío. 

 

Nota Bene 

Cuando el aún diputado Saúl Huerta fue denunciado penalmente por violar a un menor de edad, en un hotel de la Ciudad de México, Ignacio Mier declaró a la prensa que el acto delictivo no lo hizo en horas de trabajo. Es decir, para Nacho todo delito se debe cometer, después de las seis de la tarde, sábados, domingos y días festivos. 

En fin, el libre albedrío.     

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img