15 C
Puebla
lunes, julio 4, 2022
spot_img

La caja fuerte del señor de los contratos en la trama Mier-Rueda

Más leídas

Florentino Daniel Tavera Ramos, operador de 32 empresas en la trama Mier-Rueda, era conocido como “la caja fuerte” por su manera de combinar su ropa. 

Otro apodo: el Güicho Domínguez poblano. 

Y aunque compraba siempre con dinero en efectivo su ropa de marca, a la hora de combinar la ecuación fallaba. 

El color del pantalón chocaba irremediablemente con el color de la playera o la camisa. 

Y qué decir de los calcetines. 

Lo peor eran los zapatos blancos que usaba todo el tiempo. 

Ésa siempre fue su característica. 

Pero eso, faltaba más, no es delito. 

Sólo es un acendrado—brutal, excesivo— pésimo gusto. 

 

El caso Rueda (respuesta a una queja). Fuentes que pidieron la gracia del anonimato revelaron que el director del centro penitenciario regional de San Pedro Cholula, Arturo Cruz Andrade, negó punto por punto las afirmaciones que hizo Arturo Rueda, director de Cambio, en el sentido de que durante su aprehensión en la Ciudad de México se violaron los protocolos judiciales. 

En ese sentido, el licenciado Cruz aseguró que no son ciertos los actos reclamados. 

De entrada, asentó, nunca hubo incomunicación, malos tratos, golpes, tortura, amenazas ni desaparición forzada, tal y como lo manifestó Rueda en un escrito de protesta. 

Trascendió que éste ha recibido en distintos momentos la visita de sus abogados. 

Tampoco hubo falta de atención médica ni privación de la libertad sin orden judicial y fuera del procedimiento. 

Incluso se giró un oficio de colaboración a la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México para el cumplimiento de la orden de aprehensión. 

Todo esto aparece en un oficio enviado a un juez de amparo. 

Artículo anteriorNacho Mier y su libre albedrío
Artículo siguienteArte en Ucrania
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img