15.5 C
Puebla
viernes, septiembre 30, 2022
spot_img

Tony Gali quiere regresar a la política. ¡Que no se equivoque!: gobernador Barbosa

Más leídas

(Tercera parte)

Mario Alberto Mejía (MAM): ¿Qué te dice el nombre de José Antonio Gali Fayad?

Miguel Barbosa Huerta (MBH): Yo no sé dónde anda, pero sí se enriqueció demasiado. Todos en esa familia hicieron negocios. ¡Todos! Y ahí anda, pensando que
puede regresar a la política.

 

¿Todavía?

Desde que vino el gobierno interino lo pensaba. Él iba a ser el gobernador interino.

 

Si, bueno, pujó para eso.

¡Imagínate!

 

Quiso cambiar la Constitución.

Recuerden que había dejado de ser gobernador el día que tomó protesta la exgobernadora.

 

El 14 de diciembre.

Y cuando vino la tragedia, él lloró públicamente a la vista de todos. Y se fue a buscar una interpretación constitucional, diciendo: “aquí esta mi currículo”. ¡Imagínense esa barbaridad! Es el poder.

 

El poder.

Por ahí tiene un periódico y ataca a la gente. Quiere influir en la política.

 

¿Que periódico?

Pues El Universal Puebla. Es de él.

 

¿Y sí ataca desde ahí?

Pues El Universal Puebla tiene posiciones políticas que revelan su visión, la visión del exgobernador Gali.

 

¿Se nota la mano negra?

Sí, claro. Claro que sí.

 

¿Qué le dirías, gobernador?

Que no se equivoque, ¡eh!. ¡Que no se equivoque!

 

EL CANDIDATO POR PUEBLA SERÁ EL QUE DIGA AMLO

¿Por qué no continuaste con el bonito ritual de las corcholatas que inició el presidente López Obrador, gobernador?

Porque no tengo el poder de López Obrador. (Risas).

 

¿No es una tentación?

Eso solamente le sale al presidente Andrés Manuel López Obrador por el personaje tan mítico que es ya, ¿sí? ¿Me explico? Hoy nosotros tenemos que ser permanentes buscadores de una participación abierta y democrática. Lo que yo dije fue que era el momento que todos aquellos que tengan aspiraciones las expresen en el marco de la ley.

 

Pero siempre hay una tentación de dejar sucesor.

La tentación que hoy está surgiendo es hacer sucesora a la esposa del gobernador o del presidente municipal. Ése es un comportamiento reciente que, créanme, tiene que ver con la forma como se entiende el poder público. Creen que todo se logra, que todo se puede. Y es un desajuste en términos de la realidad que vives.

 

Que bueno que metes el tema de las esposas, porque hay varios columnistas, locales sobre todo, que han hablado de que el presidente López Obrador estaría pensando en Beatriz Gutiérrez Müller como candidata por Puebla. Yo no veo ese escenario.

Yo lo he visto en alguna columna, en algún trascendido, pero yo no veo datos que lo revelen así. No veo. Ya se verá. Pero yo no lo veo. Para mí Andrés Manuel es un estadista, en toda la extensión de la palabra. El político más importante del México moderno, con características enormes de visión, de liderazgo. A Andrés Manuel la gente lo adora, y él defiende sus ideas, sus convicciones, sus principios, a costa de lo que sea.

¿Entonces no caerás en la tentación de dejar un sucesor, gobernador?

Yo voy a estar de acuerdo con el que me diga el presidente López Obrador. El que él me diga que será el candidato, estaré de acuerdo.

 

Pero él siempre ha dicho que serán las encuestas quienes definan a los candidatos.

Así es. Y sé que así será. Pero si llega a decir “éste va a ser”, estaré de acuerdo.

 

¿El hecho de que tú no tengas aspiraciones después del 14 de diciembre de 2024 influye de alguna manera para no caer en esta tentación de dejar sucesor?

Yo no tengo aspiraciones de buscar cargos públicos. No tengo salud para andar buscando cargos.

 

Bueno, tus odiadores decían hace tres años que estabas muy mal de salud y que estabas grave…

No me conocían… Esos sí son maledicentes. Yo nunca he estado en condiciones de gravedad, más que una sola vez, cuando me amputaron mi pie derecho por un descuido. Porque si no hubiera sido yo un diabético que hubiera andado por el mundo vagando. Me descuidé. Fue en una marcha en contra de la reforma energética, ¿sí? En lugar de llevar unos zapatos de goma, que me llevo unas botas Ferragamo que me habían regalado. ¡Y que me las pongo! Y que me hago lesiones en las plantas de los pies. Es así, ¿eh?, como te lo estoy diciendo. Eso fue en noviembre de 2013, y para enero de 2014 yo ya andaba en sillas de ruedas en otras marchas por la misma causa. Yo estoy bien de salud, pero mi movilidad está afectada. Yo puedo salir de madrugada de mi casa y llegar de madrugada a Casa Aguayo, y trabajo todo el día. Canso a todas esas mujeres que me rodean. La única que me ha aguantado el paso es mi mujer, porque no le queda de otra. (Risas).

 

¿Qué vas a hacer el 15 de diciembre de 2024, cuando ya hayas dejado la gubernatura?

Oír óperas.

 

 Óperas.

Como las oigo todo el tiempo.

 

¿Te gusta la ópera?

Mucho, mucho.

 

¿Qué opera es tu favorita?

Todas. Wagner.

 

Wagner.

Sí.

 

¿Tannhauser? ¿Tristán e Isolda?

Sí. Los nibelungos.

 

El anillo de los nibelungos.

Así es.

DOS EXRECTORES EN APUROS

En el estado de Puebla hay muchas situaciones de hecho que son asuntos de legalidad. La riqueza de los exrectores de la BUAP es enorme. La BUAP fue una fábrica de ricos. ¿Sabes para que le servía la BUAP a los gobiernos? Para las estafas maestras. Mandaban dinero a la BUAP y ellos lo regresaban en maletas. Se quedaba una parte allá y otra parte se regresaba.

 

¿A ese grado?

Se había vuelto una lavadora de dinero y, por tanto, la arrogancia de los rectores creció. Ufff. Gente honorabilísima. ¿Sí te he platicado cuando, por una imprudencia, Paco Romero empezó a investigar al rector Esparza?

 

Sí, gobernador, pero cuéntamela de nuevo.

Pues la historia es que al otro día que fue elegido auditor, Francisco Romero le empezó a hacer una auditoría. Yo no supe nada de eso, y cuando me enteré le hablo a Gabriel Biestro y le digo: “oye, ¿qué pasó? ¿Tú sabías de esto?” No, me dijo. Lo que estaba haciendo este… Francisco Romero, el auditor, era… Se lo dije a Biestro: “ese gallito quiere maíz”. Está pegando para que le den dinero. Yo no sabía que eran enemigos acérrimos.

 

Pero habían sido amigos cercanos.

Habían sido amigos cercanos y después hasta mujeres se disputaron.

 

Ah, caray, eso no lo sabía.

Sí. Eso es parte de esa historia. Y piedra abajo, por trabajos de despachos y de más. Era un asunto de legalidad que tenía ya el estado que evidenciar y que todos aplaudían. Puros millonariazos. Haz el recuento, ¿eh?

 

El club de los ricos.

Haz el recuento. Están detenidos al menos cuatro personas. Y Esparza, el ex rector, huyendo en España, ¿Sí? La otra situación de hecho, que no es asunto de legalidad, es la estafa a la Fundación Mary Street Jenkins.

 

Ah, ése es otro gran tema.

Vaciaron la fundación y se llevaron el dinero vía, primero, Aguascalientes, después Guadalajara, después Bermudas y después Panamá. Era la fundación más fuerte en todo el país. Y ahí están huyendo los Jenkins.

 

Y con el fallo de la Suprema Corte se les cayó su plan.

Todo.

 

Porque ellos tenían toda la esperanza puesta en la Corte.

Todo, todo, todo, todo, todo. Y tuvimos que enfrentar nosotros el asunto, ¿sí? Son una bola de manipuladores, ¿verdad que sí? Que calladitos están ahora.

 

Guardaron silencio.

¿Verdad? Calladitos.

 

Entre ellos la Revista Proceso que tanto los defendió. Tú eres cliente habitual de Proceso.

Sí, bueno, a ver…

 

¿Por qué?

Yo era gran amigo de ellos, pero un día decidieron enemistarse con la Cuarta Transformación.

 

¿Tú conociste a don Julio Scherer?

No, nunca lo traté. Conocía a toda la época siguiente, pero sé a qué intereses responden. Bueno aquí tienen una reportera muy activa…

 

Gabriela Hernández.

Me odia.

 

Sí, sí.

Y hace reportajes todo el tiempo… ¿Ya quién lee Proceso?

 

Esta reportera entrevista gente que no tiene ninguna importancia, ningún peso.

¿Ya quién lee Proceso?

 

Ha perdido miles de lectores.

Que sigan escribiendo.

 

El caso es que Proceso la enderezó contra ti por el tema de la UDLAP.

Exactamente. Porque la fundación Jenkins y todos sus abogados del primer nivel —de opulencias y de operación metálica— llenaron todo el ambiente de dinero.

 

Sí, totalmente.

El poder económico de ellos, disponiendo de bienes de la fundación, es enorme.

 

¿Qué papel jugó Rafael Moreno Valle en esa operación?

La versión de los Jenkins es que se fueron porque Moreno Valle se quería apropiar de la UDLAP, pero ésta es un bien de la Fundación, no la Fundación. Y la otra versión es que le dieron mucho, mucho, mucho dinero para que la Junta de Vigilancia de las Instituciones de Beneficencia, que pertenece al gobierno, no actuara. Yo creo en esta versión.

 

¿En la segunda versión?

Claro. Yo creo en esta versión como un gran plan de negocios. Los Jenkins se llevaron todo el capital líquido y todo el manejo inmobiliario de más de 600 millones de dólares. En cada gobierno, lo que ellos buscaban es que no actuaran, que no actuaran. Nunca se me planteó de manera directa, pero sí me enviaron mensajes para ese fin.

 

¿Querían sentarse contigo?

Claro, claro.

 

¿Los Jenkins que están prófugos?

Sí, y ahí juega un papel muy especial Luis Ernesto Derbez.

 

¿Dónde está Derbez? ¿También está prófugo?

Pues no sabemos, pero tiene orden de aprehensión. Está en Estados Unidos, según sabemos. Desde mi opinión personal, es el cerebro maquiavélico que desarrolló todo. Y lo hizo junto con los abogados de la Fundación. Nosotros teníamos que dejar patente de todo lo que había ocurrido. Pero nos enfrentamos, como lo describes bien, a un manejo de dinero ¡enorme! Aquí mismo, y a nivel nacional, ellos repartieron recursos para controlar la opinión publicada sobre el tema. Y jugaron a la confusión.

San Andrés Cholula, Pue. 03-04-2013.
El rector de la UDLAP recibió la investidura como rector para el próximo periodo 2013-2018 durante una ceremonia que se llevó a cabo en las intalaciones de la institución educativa.
Foto.-Pablo Spencer/Esimagen.com.mx

Y quisieron voltear las cosas. Generaron la versión de que tú eras el que estaba impidiendo el regreso a clases, la normalización de las clases.

Todo eso lo vivimos. Pagaron personas que se encargaban de divulgar cosas. Toda una estrategia…

 

Y el Yunque metido ahí…

La derecha, pensando que era la debilidad. Y claro que al gobierno y a su imagen pública le afectó, pero yo no podía dejar de defender la legalidad y no podía permitir que esto ocurriera. Ahí están todos ellos: fuera del país, huyendo.

 

Incluido el propio Derbez. ¿El gobierno federal, alguien del gobierno federal, te preguntó sobre el tema?

Sí me preguntaron, sí informé, sí formé carpetas de investigación, y, en su momento, Olga Sánchez Cordero, que conocía a los abogados de los Jenkins y que acudían a ella para información, buscó que hubiera diálogo. Pero cuando les planteamos cuáles eran las condiciones del acuerdo —que regresara la Fundación a Puebla y que regresara el capital a Puebla…

 

¿No quisieron?

No. ¿Sabes cuánto queda de eso? Muy poco.

 

¿Se acabaron los 700 millones?

Ésos ya no existen. Casi existe puro capital inmobiliario.

 

Regresando a la BUAP, ¿cómo te llevas con la rectora Lilia Cedillo?

Muy bien. Tenemos una excelente relación. Es una mujer honesta y una científica de primera. Hubo quien llegó a decirme que me metiera en la sucesión de la universidad, pero me negué. No me arrepiento. La doctora Cedillo es una gran rectora.

 

EL CASO ZAVALA

El fiscal Gilberto Higuera Bernal acaba de dar a conocer el último eslabón de la trama López Zavala-Ceci Monzón: el autor material del asesinato. ¿Qué te dice que un hombre que pudo haber sido gobernador de Puebla haya sido el autor intelectual?

Tenemos una fiscalía muy efectiva, y un fiscal que es un señor de la investigación delictiva y un gran jurista. Gilberto Higuera gana todos los casos. Yo creo que nadie conocía la verdadera faceta como persona de Javier López Zavala. La entraña de todo ser humano no permite planear, quitarle la vida a nadie.

 

Y menos a la mamá de su hijo.

Y súmale que el día de los hechos, López Zavala se fue con uno de los autores materiales a una boda a Chignahuapan. Y al otro día, cuando empiezan las pesquisas, se presenta acompañado de ese mismo personaje. Y eso a todos sobresalta más.

 

¿Fue a la Fiscalía con él?

Así es. Eso sobresalta más porque ves la entraña de los involucrados.

 

La sangre fría.

López Zavala ya no está acá en Puebla, está en el penal del Altiplano, en Almoloya. Cuando nosotros pedimos que se traslade un preso a un reclusorio fuera del estado, quien califica la gravedad y, por tanto, la ubicación del lugar, es la Federación: la Secretaría de Seguridad Pública Federal. Ahí ven la peligrosidad de López Zavala como muy alta.

 

Al grado de llevarlo a Almoloya.

Almoloya de Juárez. Esos hombres gobernaron Puebla, ¿eh? ¿Cuántas cosas habrán hecho desde el poder? Pregúntense por quiénes hemos estado gobernados. Era el poder sin límites.

 

Cuando te enteraste de que Javier López Zavala estaba involucrado, ¿te impactó?

Sí. Francamente quedé sorprendido.

 

La sangre fría que mostró habla de que pudo haber hecho cosas similares en el pasado reciente.

Yo así lo dije en una mañanera y creo que me excedí, pero sí habla de una persona que tiene un nivel de peligrosidad muy fuerte.

 

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img