26.3 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

Se desata connato de bronca en el Centro Histórico por falta de espacios para ambulantes

Más leídas

Una refriega entre ambulantes y elementos de la Secretaría de Seguridad Ciudadana tuvo lugar en el Centro Histórico de Puebla. El hartazgo de los primeros, al no contar con espacios para ejercer su actividad, derivó en la decisión de retar a la autoridad municipal al colocarse sobre el corredor 5 de Mayo y las calles 8 y 10 Oriente-Poniente, pero la situación se salió de control a tal grado que la violencia y el pánico se apoderaron de todo el Centro Histórico.

En punto de las 12:00 horas del jueves, cerca de 150 policías a cargo del edil Eduardo Rivera Pérez cumplieron la amenaza del secretario de Gobernación municipal, Jorge Cruz Lepe: retiraron a los ambulantes con el uso de la fuerza y decomisaron toda la mercancía que encontraron a su paso.

La fricción desató de inmediato jaloneos entre policías municipales y los expendedores callejeros, quienes intentaron a toda costa recuperar la mercancía que les era arrebatada.

Una vez que los artículos como ropa, calzado, juguetes, bisutería, entre otros, se encontraban al interior de las camionetas de la Secretaría de Gobernación municipal, los ambulantes intentaron hacerse espacio entre la multitud para sacar de los vehículos lo que les fue retirado.

La movilización generó pánico en la parte norte del Centro Histórico. Los comerciantes establecidos prefirieron bajar sus cortinas por el temor de sufrir daños materiales o físicos, mientras que los ambulantes corrían con las rejas de su mercancía entre brazos para no ser alcanzados por la policía municipal que venía pisándoles los talones.

“Queremos trabajar”, era la consigna más escuchada. Hombres y mujeres —algunas de ellas de la tercera edad— eran empujados por los uniformados y el grupo de granaderos; en tanto, un helicóptero sobrevolaba el área, lo que acrecentó aún más el bullicio.

El ajetreo y la violencia motivó la presencia de personal de la Comisión de Derechos Humanos (CDH), quienes revisaron la posible comisión de conductas violatorias en detrimento de los comerciantes, así como recabaron sus declaraciones.

“Ni siquiera nos han dado un espacio específico para trabajar, supuestamente ellos lo entregaron y no es cierto, apoyos que nunca se han visto, lo que queremos son realidades, no mentiras, queremos trabajar. Ayer en una reunión que tuvimos recibimos puras amenazas, la verdad nos tuvimos que salir, aquí están sus amenazas”, dijo Teresa, una de las comerciantes.

El conflicto también llamó la atención de la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Puebla (Canaco), la cual reveló que al menos 260 comercios establecidos tuvieron que bajar sus cortinas ante el conato de bronca, principalmente en la calle 5 de mayo, a partir de la calle 4 oriente–poniente y hasta la calle 12 oriente–poniente.

“Desde este organismo nos pronunciamos en contra de cualquier acto de violencia o intimidación, por lo que hacemos un llamado a mantener la paz y la tranquilidad, respetando el espacio público y las normas que ha establecido el H. Ayuntamiento de Puebla”, denunció la Canaco en un comunicado.

 

Este jueves fue el tercer día consecutivo que los ambulantes retaron a la autoridad municipal y se instalaron en el primer cuadro de la ciudad. A pesar de que los comerciantes informales fueron retirados desde febrero pasado, la Comuna no les ofreció alternativas para trabajar en otros espacios, motivo por el que han iniciado una guerra contra el Ayuntamiento.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img