17.5 C
Puebla
lunes, noviembre 28, 2022
spot_img

Nacho Mier y David Colmenares, el pacto del nepotismo y la impunidad

Más leídas

Primero mintió con el nombre de su hermano y luego con el cargo que desempeña en el aparato público federal. ¿Qué intentaba ocultar el diputado federal Moisés Ignacio Mier Velazco con esas acciones? La respuesta es más compleja de lo que se ve a simple vista, pero puede resumirse en dos palabras: nepotismo e impunidad.

Marzo de 2021. El país vivía un escándalo inédito: David Colmenares Páramo se convirtió en el primer auditor Superior de la Federación en recular sobre los hallazgos en la cuenta pública de un gobierno federal. El dictamen de la gestión de 2019 más dilató en ser presentado -en el que incluía multimillonarias observaciones en diferentes rubros del primer año de vida de la 4T- en que el funcionario saliera a desestimarlo y enviarlo al basurero de la historia.

Eran días en que los diferentes sectores políticos, económicos y sociales no daban crédito ante la sumisión de Colmenares, un contador metido a político que había logrado sobrevivir a dos sexenios en el cargo. Las críticas y repudio se desataron en todos los foros. Pero nada pasó. Colmenares siguió en el cargo, se olvidó de llegar a la profundidad de lo que su equipo encontró en los estados financieros de la gestión federal y apostó por el olvido.

Pero ese olvido no se extendió a otros actores involucrados en la trama para doblegar al auditor. En esa coyuntura, el entonces coordinador de Morena en San Lázaro, Ignacio Mier, vio la oportunidad para obtener un beneficio que nadie veía posible: colocar a su hermano Marco Fernando Mier Velazco en un puesto clave que permitiera el control absoluto del silencio, un silencio traducido en la conversión de la Cámara baja -en su LXV legislatura- en un estado de excepción libre de auditorías sobre el manejo del presupuesto asignado y tener un informante sobre lo que ocurre en la ASF, entre otras cosas.

Tan solo para 2020, reveló el periódico Reforma, la Auditoría Superior de la Federación no supervisó el destino de 7 mil 76 millones de pesos. No obstante, el coordinador de Movimiento Ciudadano en San Lázaro, Jorge Álvarez Máynez, calculó en 23 mil millones de pesos el monto del que no se han rendido cuentas derivado de los cuatro años que Morena llevaba hasta esa fecha como mayoría legislativa en la Cámara de Diputados.

La diputada federal del PAN María Elena Pérez-Jaen Zermeño fue la primera en advertir que algo sospechoso se encontraba detrás del pacto entre David Colmenares e Ignacio Mier. A pesar de las trabas que se encontraba a cada paso, fue investigando, allegándose de pruebas y documentos para explicarse el trasfondo.

Y lo que encontró fue, primero, que el hermano de Ignacio Mier fue dado de alta el 5 de julio de 2020 en la nómina de la ASF con un apellido diferente (Velasco) para ocultar su parentesco y que cobrara en su calidad de “asesor”.

Sin embargo, al realizar una consulta a Intranet del Poder Legislativo descubrió que el verdadero cargo de “Marco Fernando Mier Velasco” era el de director Adjunto de la Unidad de Normatividad y Enlace Legislativo de la ASF.

En otras palabras: Era el encargado de vincular a la auditoría con la Cámara de diputados, cuya mayoría legislativa era coordinada por su hermano Ignacio Mier.

El viernes 1 de abril de 2022, dos años después del escándalo que vivió David Colmenares, María Elena Pérez-Jaen, reveló en un artículo que escribió para Reforma, el trasfondo del arribo “Marco Fernando Mier Velasco” y todo lo que significó la capitulación de David Colmenares.

“Para detener el vendaval y buscar aliados (en 2020 tras los resultados del manejo de recursos del primer año de gobierno de la 4T), Colmenares contrató en la ASF, en la Unidad de Normatividad y Enlace Legislativo, al hermano del coordinador de los diputados de Morena en la Cámara de Diputados, Ignacio Mier Velazco”.

En entrevista con Hipócrita Lector, la legisladora no duda advertir que este acuerdo entre Colmenares y Mier Velazco es un evidente conflicto de intereses que permite al legislador morenista tener a un “soplón”, un “espía” en la ASF.

“Ahí hay una trampa, si usted revisa lo que se publica en internet y lo cruza en Transparencia de la Auditoría aparece como asesor, pero al hacer una revisión en intranet resulta que es director adjunto. ¡La ASF está mintiendo con el cargo real que tiene el hermano de Ignacio Mier! Primero, es indebido porque se lleva al hermano del coordinador de Morena a la auditoría para detener el vendaval (de 2020), se lo lleva a trabajar para quedar bien, pero mire qué peligroso, lo tiene de enlace legislativo, ¡eso es increíble! La gran pesquisa que logramos fue la prueba de que es director adjunto, lo buscamos y ya tenemos la prueba.

 

¿Esto qué significa en términos operativos y cómo es que el hermano de Ignacio Mier pudiera favorecer a ambas partes, tanto a Morena en San Lázaro como al contador David Colmenares?

No, pues usted nada más eche a andar la imaginación, o sea, es el soplón que tiene, que le avisa a Ignacio Mier todo lo que está ocurriendo en la auditoría. Esto es gravísimo, hay un conflicto de interés.

 

Esto lleva a duda razonable de que Ignacio Mier y David Colmenares están intentando ocultar todo lo que se pueda.

Es una de las vías, así saben quién trae problemas. Es que David se acomoda (a raíz del vendaval). Se acomoda con Ignacio Mier, se acomoda con Juan Ferrer, director del Insabi, se acomodó en Segalmex. ¡Mire qué bien! ¡Acomodó a su hermano en Segalmex! Ahora sí que es el sexenio de los hermanos.

 

¿Se puede proceder a la destitución de este funcionario o pedir al pleno realizar una investigación?

Yo por lo pronto el lunes (hoy) voy a solicitar que se llame a David Colmenares. Pero aquí hay un problema: que el presidente de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior es el priista Pablo Angulo, dedo chiquito de Alejandro Moreno, y ellos siempre han defendido a David Colmenares. Este lunes voy a anunciar una serie de acciones para llamar a cuentas a David Colmenares.

 

¿David Villanueva no debería ser el primero en intervenir para evitar esta situación? Al final es el encargo de supervisar todo lo que ocurre en la ASF.

Pero él también está complaciente. El también jala al baile. Cualquier cosa que sucede va a pedirle línea a David Colmenares.

Marco Fernando Mier Velasco, el hermano de Ignacio Mier, fue dado de alta el 5 de julio de 2020 en la nómina de la ASF con un apellido diferente para ocultar su parentesco.

 

LA SOSPECHOSA INACCIÓN

En su artículo del 1 de abril, María Elena Pérez-Jaén también hizo una lista de los alcances en la capitulación de David Colmenares y que terminó por afectar temas trascendentales para el país.

Asienta el artículo publicado en Reforma: “Hay otros ejemplos recientes de la debilidad del Auditor. Por primera vez, la ASF dio de baja una evaluación hecha a la Secretaría de Educación Pública, la ‘Evaluación de la Política Educativa en el Desarrollo Económico de México´, a nueve días de la presentación del Informe de Resultados de la Cuenta Pública 2020, después de que dos subsecretarios de la mencionada dependencia manifestaron su inconformidad con los resultados, solicitándole la recalendarización, a lo que él accedió. La secretaria Delfina Gómez podría dormir tranquila. Así también, nueve días antes, dieron de baja la auditoría 434-DE Mex Gas Internacional S.L., sin dar a conocer las razones.

“El caso más sensible fue dar de baja la auditoría 1531-DS ‘Medicamentos para el Tratamiento de Cáncer Infantil’, practicada al Instituto de Salud para el Bienestar, el INSABI, justificando que la incluirían en el alcance de otra, la 242-DS; lo cual no ocurrió. Teniendo como antecedente que, en la Cuenta Pública 2019, se habían detectado irregularidades por casi 7 millones de pesos al no acreditar, el Hospital Infantil de México Federico Gómez, el suministro y entrega de cuatro medicamentos oncológicos. Esto es muy delicado porque el desabasto de medicamentos se ha convertido en un flagelo que ha afectado a muchas familias con hijos que tienen este padecimiento.

“En este mismo tenor, el número de denuncias penales presentadas ha disminuido drásticamente. En el caso de Gasto Federalizado, solo han sido cuatro en poco más de tres años de trabajo. Hablan de ‘importantes hallazgos’ en la malversación de los recursos públicos, pero no presentan las denuncias penales. ¿Quedarán impunes estos funcionarios?”.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img