27.8 C
Puebla
jueves, febrero 22, 2024

Lalo Rivera, de mal en peor

Más leídas

Un dato que será crucial para la elección a gobernador de Puebla será la evaluación que los ciudadanos tienen de los resultados que ofreció Eduardo Rivera Pérez como alcalde de Puebla. La encuesta de la empresa Indaga, efectuada por entre el 13 y 17 de diciembre pasado en el que se levantaron mil 506 cuestionarios en viviendas en la capital poblana, con una confianza del 95 por cierto y un margen de error de 2.8 por cierto revela que la mitad del electorado (49.6 por ciento) reconoció que el trabajo del panista en el Ayuntamiento de Puebla sí influirá en su voto. La cosa se complica para el abanderado de la coalición PAN-PRI-PRD-PSI porque más allá de la calificación general que obtiene de su gestión (59.2 la considera aceptable), al momento de desagregar la ponderación de los ciudadanos, los datos revelan que solo el 38.8 por ciento considera que su desempeño fue bueno o excelente. Por el contrario, 29.5 por ciento lo califica de malo o pésimo, mientras que otro 26.2 por ciento lo tildó de regular. Dicho de otra forma: Eduardo Rivera tiene un rango del 55.7 por ciento que considera su trabajo en abanico de regular a pésimo. La cifra no es menor, ya que los consultados forman parte del municipio que, junto con la zona conurbada, aporta alrededor del 40 por ciento de la votación total. Peor aún: Lo que ocurre en la ciudad de Puebla termina por afectar a toda la zona conurbada y el mejor ejemplo fue Claudia Rivera Vivanco que sepultó a Morena a consecuencia de su pésimo trabajo al frente del Ayuntamiento. El escenario se vuelve más complicado por Rivera Pérez debido a que se encuentra fuera del aparato de gobierno que le sirvió para gastar cientos de millones en su imagen personal. Es por eso que, desde la Comuna, que sigue bajo las órdenes del panista a través de interpósita persona, se está haciendo una fuerte presión a los medios de comunicación en sus convenios publicitarios. Eso ha llevado a los dueños de medios a valorar si están dispuestos a perder el dinero que les asigna el gobierno municipal. El resultado está a todas luces visto: La mayoría de los medios se han vuelto ciegos, mudos y sordos ante el caudal de irregularidades, corrupción, torpezas y excesos cometidos por el Ayuntamiento panista. El asunto es que por más presión que ejerzan las autoridades municipales para callar las anomalías del desgobierno, la realidad se ha encargado de exhibir todas las fallas. Esto solo es cuestión de tiempo.  

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img