16.6 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

La doble moral del PAN

Más leídas

Nuestra postura respecto a las cochinadas realizadas por el grupo de Rodrigo Abdala Dartigues, con el apoyo de otros actores como Claudia Rivera Vivanco, Ignacio Mier Velazco o la familia de porros Méndez Márquez, es de total censura y denuncia. Sin embargo, este miércoles apareció la presidenta estatal del PAN, Augusta Valentina Díaz de Rivera Hernández, para despotricar contra el proceso interno de Morena. Uno podría pensar que es correcto y es su papel como oposición, pero en realidad demuestra la doble moral que existe en el albiazul. Recordemos: La elección para elegir al nuevo Comité Directivo Estatal panista estuvo plagada de denuncias de desvíos de recursos, compra de votos y la injerencia directa del alcalde Eduardo Rivera Pérez, quien decidió rebajar la investidura de munícipe para convertirse en un mapache panista e imponer a la fórmula compuesta por Augusta Valentina y un sujeto que dice llamarse Marcos Castro. Al final, el munícipe logró su cometido y sembró a sus empleados en el partido que el Yunque había perdido desde 2009 cuando Rafael Moreno Valle decidió buscar la candidatura al gobierno del estado. Que Augusta Valentina -también de ultraderecha yunquista- salga a criticar que la elección de Morena es un cochinero no deja de ser una broma de pésimo gusto. Peor aún: La actual lideresa y la mayoría de los panistas en Puebla aplaudieron y hasta avalaron las mapacherías del morenovallismo cuyo epicentro se registró en el fraude electoral de 2018. Ahí sí, ni pío dijeron. LO que Augusta y el PAN están haciendo tiene una sola definición: oportunismo político y con esa práctica no se ganan elecciones. Lo peor de todo: en su denuncia de irregularidades terminan por hacerle el caldo gordo a los odiadores del barbosismo, muy a pesar de que el mismo Rivera Pérez ya no sabe qué hacer ganarse el afecto de mandatario estatal. Vaya juego de trompicones.

 

RIESTRA Y EL DESTAPE

Mario Riestra Piña levantó la mano para buscar la candidatura del PAN a la presidencia municipal en 2024. Ese siempre ha sido su sueño y tuvo su origen desde aquel 2010 cuando el morenovallismo arrasó en las urnas. El camino del joven Riestra no ha sido fácil, pero tiene dos peculiaridades bien valoradas: los rompimientos que tuvo con Rafael Moreno Valle y José Antonio Gali Fayad. El exlíder del Congreso del estado ha caminado sobre el filo de la navaja que representar ser independiente. En la actualidad es uno de los mejores aliados del alcalde Eduardo Rivera Pérez y la química entre ambos es evidente. Continuamente, Riestra es placeado por el munícipe en los actos oficiales de la capital (algunos dicen que eso hace con todos, pero aquí hay algo especial). El diputado federal tiene a su favor una imagen fresca, ha demostrado capacidad para mover estructuras y ganar elecciones. (Su unción como legislador federal fue gracias a una apabullante victoria frente al morenista René Sánchez Galindo, quien demostró en el 2021 su verdadera capacidad político-electoral y peso específico). Los comicios intermedios no fueron un día de campo, pero ubicó a Mario Riestra como cuarto candidato con la mayor cantidad de votos a nivel nacional. El que levante ahora la mano también confirma la información dada a conocer por el periodista Mario Alberto Mejía, en el sentido de que el líder nacional del PAN se había decantado por sus candidatos rumbo a 2024: Eduardo Rivera a la gubernatura; Mario Riestra a la alcaldía; y Genoveva Huerta al senado. Todo parece caminar conforme al plan, pero Riestra deberá tener muy en cuenta que en el mundo de la política todavía se le observa como alguien arrogante y que aparece sólo cuando requiere apoyo. Tiene suficiente tiempo para revertir esa visión.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img