26.2 C
Puebla
domingo, febrero 25, 2024

El ridículo de José Juan Espinosa

Más leídas

Después varios años de andar a salto de mata por una investigación que se sigue en su contra por presunta malversación de recursos cuando fungió como presidente municipal de San Pedro Cholula, el inefable José Juan Espinosa Torres pretende regresar a la palestra pública para seguir viviendo a costa del erario. Experto en el escándalo, en montar show político y ser estridente hasta los huesos, el exdiputado local del Partido del Trabajo ha montado una narrativa escandalosa para jalar reflectores. Por ejemplo, hace unas semanas dijo que la justicia federal había fallado a su favor en la investigación que se sigue en su contra, pero es la fecha que no ha presentado ninguna prueba o documento que sustente sus dichos. También se ha dicho perseguido político, esa figura tan de moda que varios vivales han utilizado para justificar que fueron descubiertos en sus fechorías y que si no fueron refundidos en la cárcel es porque el principal interesado murió el diciembre de 2022. Como es de todos sabido, Espinosa Torres no es ningún perseguido, sino que su desgracia fue a consecuencia de su traición al barbosismo y porque su antigua estrategia de chantajear, patalear y vociferar no rindió los frutos que esperaba. Tan se topo con pared que ni siquiera la intervención de funcionarios federales surtió efecto para que lo perdonaran. A todo eso hay que sumarle otro despropósito: la denuncia que presentó ante el órgano interno de control del Congreso del Estado por su destitución como legislador y por el supuesto cobro de cheques a su nombre. El cholulteca litigará todo el tiempo que sea posible esta situación para tener pretexto para seguir con su cantaleta y falso victimismo. Lo que ha omitido decir es que no sólo no existen pruebas a su favor para que dejara su curul, sino que en el caso de los cheques cobrados, tendría que pedir una explicación no al Congreso del Estado sino a Nancy de la Sierra Arámburo, quien se apersonó en esa institución, cargando un poder notarial expedido por el mismo José Juan Espinosa, para cobrar las quincenas del huidizo legislador. (PD: No descarte que Movimiento Ciudadano rescate al político en busca de chamba para que le haga el trabajo sucio).  

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img