19.5 C
Puebla
viernes, junio 21, 2024

Los Rehenes de Shakira

Más leídas

Pasan los años y las dinámicas de poder doméstico siguen arrastrando a los más indefensos. 

Nos separamos de aquellos que una vez juramos querer, y a la hora de la repartición de las culpas, la justicia se pandea a favor de la presunta víctima. 

Érase una vez la pareja perfecta. Y la pareja dio hijos. Y los hijos crecieron. Y los amorosos ya no lo fueron más. Ahora se odian. Llegó la hora de separarse. 

Salieron los blocks de remisiones. Cuentas por cobrar: “tú me hiciste, tú me debes, tú me pagas”. 

Érase una vez los hijos. Y los hijos no tenían por qué saber que sus padres eran enemigos. Ellos qué culpa. Antes se amaban, ya no. Y ellos, lo hijos, serían el gran pretexto para cometer mil y una arbitrariedades. Y los hijos ni siquiera sabían qué carajos era esa palabra. 

Érase una vez la guerra. La madre es despojada o el padre es despojado. O la madre es apapachada por que el padre cometió una hijoeputez… Y el padre fue enviado al patíbulo. Bonita costumbre de no ver más allá de nuestro ombligo. Y en la guerra había un bando más dañado. Y el bando que tomó malas decisiones fue debilitado por el otro por una simple razón: el agraviado tomó algunos rehenes. 

Érase una vez los rehenes. 

Y los rehenes no eran otros más que los hijos. Bárbara costumbre de llevar a límite la estupidez en aras de ganar algo que siempre estuvo perdido. Ellos, los rehenes, quedaron en medio de la línea de fuego. Y sufrieron pestes, hambruna y frío. 

Érase una vez el frío. 

Y el bando que abdicó de la empresa familiar no tuvo campo de acción porque lo tenían atrincherado. El pelotón de fusilamiento estaba listo para disparar. Y el condenado a muerte tenía derecho a hacer una sólo petición. 

Érase una vez ¿el perdón? ¿Y quién se cree con derechos de juzgar? Y el “perdón” no llegó hasta que el condenado a muerte fue desangrado (o desangrada). Y los rehenes no sabían qué carajos pensar porque, sin saberlo, los dos bandos (que otrora fueron sus amorosos padres) habían llegado a una tregua poco afortunada. 

Érase una vez una mujer, o un hombre (o una mujer y un hombre) que pelean por una causa perdida: el desamor de la pareja cuando llega un tercero. 

Érase una vez el dinero. Y el dinero amortiguó los golpes. Y subsanó culpabilidades. 

Y en medio de los dos frentes, los rehenes. 

Los hijos que la madre herida pone como escudo. 

Los hijos que el padre tránsfuga tardará años en recuperar. 

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com