14.8 C
Puebla
domingo, julio 3, 2022
spot_img

El fatídico destino de los protagonistas de 2010

Más leídas

Como si fuera una oscura y aciaga novela, paulatinamente todos los protagonistas de aquella contienda electoral del año 2010 tienen un fatídico destino. 

El entonces gobernador Mario Marín Torres tuvo que huir ante las acusaciones de la periodista Lydia Cacho, quien lo denunció por tortura; el abogado fue capturado en Acapulco, Guerrero y recluido en una prisión de Quintana Roo. Su proceso no tiene para cuando resolverse. El marinismo quedó extinguido, sin posibilidad alguna de recomponerse. 

El triunfador de aquel proceso electoral, Rafael Moreno Valle y su esposa Martha Erika Alonso perecieron en el accidente aéreo de diciembre de 2018. Bajo la hélice del Agusta, matrícula XE-BON, no solo se apagaron las vidas de sus ocupantes, también quedó liquidado el morenovallismo como grupo hegemónico.  

Otros protagonistas de esa era, como Eukid Castañón, Marcelo García Almaguer, Mercedes Aguilar, Laura Escobar, etcétera, también son cadáveres políticos. 

Y ahora un personaje más de aquel año 2010, el todavía priista, Javier López Zavala fue detenido por agentes de la fiscalía poblana.  

Las balas que segaron la vida de Cecilia Monzón también abatieron la existencia de Zavala quien aparentemente está implicado en los hechos.  

Al cierre de esta entrega la dependencia ministerial aún no emite un formal comunicado, pero todos los trascendidos apuntan hacia el crimen que arrebató la vida de la abogada y activista.  

El futuro del excandidato será terrible. Un proceso penal por feminicidio que se prolongará por décadas y es poco probable que vuelva a conocer la libertad. 

Es otro destino fatídico para aquel que con la punta de los dedos tocó el edén y ahora pasará el resto de sus días en el infierno. 

Es verdaderamente una pena que quien tenía todas las posibilidades de llevar una vida apacible y serena, se vea involucrado en una tormenta de consecuencias impredecibles. 

Es una tragedia para todas las partes involucradas. 

Impecable investigación del mejor fiscal del país, el doctor Higuera Bernal. 

En las últimas semanas, México se ha conmocionado ante crímenes aberrantes y pesquisas grotescas. El caso emblemático es el feminicidio de la joven Debanhi, que demuestra la galopante incapacidad de la fiscalía de Nuevo León y la caricatura política que es el gobernador Samuel García. Un crimen que hasta la fecha no se esclarece. 

Episodios semejantes se observan en la Ciudad de México y en muchas entidades. 

Pero en Puebla el pronto esclarecimiento del feminicidio de Cecilia Monzón es una prueba más de la capacidad, el profesionalismo y el rigor con que se conduce el doctor en Derecho Gilberto Higuera Bernal.  

Las pesquisas que llevaron a la captura de los responsables del crimen se hicieron en un tiempo récord: en 17 días fueron detenidos los indiciados. 

Sin duda, vendrá un proceso penal largo y tortuoso, pero la mano de Higuera es sinónimo de una carpeta de investigación rigurosa que no dejará lugar a dudas. 

El gobernador Barbosa frecuentemente califica al doctor José Antonio Martínez García como el mejor secretario de Salud del país, pero la misma distinción merece el Fiscal General del Estado. 

En 17 días esclareció un crimen de alto impacto y que conmocionó a la sociedad poblana. 

Sin duda una prueba de su alta capacidad. 

Como siempre quedo a sus órdenes. 

Artículo anteriorJusticia para Cecilia
Artículo siguienteOtro desatino de Lalito
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img