29.5 C
Puebla
domingo, febrero 25, 2024

AMLO: Inteligencia y oportunidad

Más leídas

La decisión política, requiere de la congruencia, la disciplina, la conciliación y el acuerdo. No pasa por la obstinación, ni la terquedad. Cuando así sucede, se aleja de la raíz democrática, aunque argumente “razones de Estado”. 

Construir un acuerdo es, para el Estadista, una virtud que le legitima, le consolida y le incrementa su autoridad, al recorrer los caminos de la ley y el entendimiento. 

Cierto es que la Representación Popular, ya sea en la Cámara de Diputados o en la de Senadores, son los foros para el conocimiento, el debate y en algunos casos, la aprobación de las intenciones de decidir, de quienes por ley pueden hacerlo. En este país, además de los legisladores, el presidente de la República o en los estados, los gobernadores. Nadie más. 

Los legisladores, son los depositarios de la representación de las mayorías de los electores, pero no en todos los casos de su confianza. 

El error principal en casi todos los legisladores, es que no consultan a quienes representan, no tienen una comunicación permanente, menos útil y por lo mismo, en el ejercicio de su representación son socialmente ineficientes. La verdad es que, solo consultan al líder de su grupo parlamentario, a veces al líder de su partido y cuando su partido está en el gobierno, siempre, escuchan y obedecen al jefe de Gobierno. 

No consultan a quienes les dieron su voto. Eso los aleja de sus representados y termina por cancelar la confianza depositada en las urnas. 

Ahora que el presidente López Obrador ha enviado al Congreso de la Unión iniciativas de Reformas a la Constitución Política de loa Estados Unidos Mexicanos, los legisladores se han enfrascado en una discusión sobre si las aprobarán o no. Ninguno, ha dicho, vamos a ver que piensa y opina el pueblo. Ya les urge resolverle este pendiente al presidente. 

Usted puede reírse, pero es la verdad: No nos ven, no nos oyen, y no quieren hacerlo. No lo necesitan para triunfar en política. Al contrario. 

El presidente está en su derecho y en su obligación. El Congreso también. 

Su iniciativa le permite insertarse en el debate electoral, dando temas a los candidatos y asegurarse que, de no aprobarse, ahora, sean un compromiso a ejecutar por quien lo suceda, toda vez que, para eso, promueve que todos voten por Morena, para tener el Congreso completo. 

Las iniciativas del presidente tocan temas muy sensibles en la práctica política y el ánimo social y son de la máxima importancia, toda vez que, insertos en una Transformación, cualquier proyecto de modificación institucional, por su importancia estratégica, impacta para bien o para mal, el futuro de la nación. 

El presidente deja huella en la Historia Constitucional. Sabe calcular sus efectos y por eso, sus iniciativas, son expuestas, en un periodo, en el cual, hacen falta temas serios que comprometan a quienes aspiran a sucederlo. Conoce el valor del tiempo. También el del respaldo popular que lo sostiene. 

Artículo anteriorMadre, torre de marfil
Artículo siguienteLos amigos de Eduardo Rivera

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img