13.9 C
Puebla
domingo, enero 29, 2023
spot_img

No sólo la inseguridad, ahora el turismo cae en la capital

Más leídas

La percepción de inseguridad que ha golpeado a Puebla al incrementar seis puntos porcentuales no es el único tema que debe afrontar el alcalde Eduardo Rivera Pérez, ya que la ciudad registró un crecimiento moderado en materia turística, frente a otros destinos como Pahuatlán, el cual tuvo el mejor desempeño en 2022.

Y es que mientras la capital que gobierna el panista tuvo un incremento del 18 por ciento en llegada de turistas en comparación con 2019 -antes del impacto de la pandemia-, Pahuatlán reportó 34.5 por ciento más visitantes comparado con ese mismo año, por lo que es uno de los municipios emergentes en materia turística.

Este martes, la Secretaría de Turismo del estado lanzó el Observatorio Turístico de Puebla, como una herramienta de consulta para el sector que recopila los principales indicadores y resultados de esta actividad económica.

La titular de la dependencia, Martha Ornelas Guerrero, dio a conocer que la llamada industria sin chimeneas aporta el 8.9 por ciento al Producto Interno Bruto (PIB) de Puebla, lo cual es superior a la media nacional que es del 8.6 por ciento.

De acuerdo con las cifras reportadas en la plataforma digital, en 2022 se registraron 3 millones 280 mil 30 cuartos desocupados y la llegada de turistas en 5 millones 190 mil 303, mientras que los turistas que pernoctaron al menos dos noches en el estado fueron 9 millones 147 mil 182.

El porcentaje de ocupación fue del 42.11 por ciento, la estadía promedio de 1.76 días y la densidad de ocupación del 2.79 por ciento, la afluencia de visitantes fue de 13 millones 146 mil 334 personas, mientras que la derrama económica que reportó Puebla fue de 13 mil 987 millones 871 mil 112 pesos.

Los diez pueblos mágicos con los que cuenta el estado contribuyeron con más de 2 mil 600 millones de pesos en el indicador de derrama económica registrada, superando en 5.3 por ciento a los 2 mil 400 millones que se reportaron en 2019, antes de la pandemia por Covid-19 en el estado.

La mayoría de los pueblos mágicos prácticamente pudieron recuperarse tras la pandemia al registrar un mayor dinamismo en los indicadores turísticos, pues superaron por mucho las cifras que venían reportando antes del impacto de la pandemia por coronavirus, mientras que en la capital del estado no ocurrió así.

Por citar algunos ejemplos, Chignahuapan tuvo una derrama económica de más de 380 millones de pesos, un 219 por ciento más que 2021, y 18 por ciento más que en 2019. La llegada de visitantes al pueblo mágico de Tlatlauquitepec es de 19.9 por ciento superior a la del 2019 y 24 por ciento mayor la derrama económica registrada.

Pahuatlán se colocó como el pueblo mágico con el mejor desempeño en cuanto a la llegada de turistas con incremento del 34.5 por ciento, respecto al 2019, mientras que Atlixco reportó una derrama económica 19 por ciento mayor a la de hace dos años.

En tanto que la ciudad de Puebla registra una recuperación “moderada”, según la secretaria de Turismo, por la llegada de 8 millones de visitantes, una cifra que es 87 por ciento más que en 2021, pero únicamente 18 por ciento más con respecto al 2019, cuando en la capital aún no se resentía el impacto de la pandemia.

La derrama económica en la capital fue de 10 millones de pesos en 2022, 86 por ciento más que en 2021, pero 13.8 por ciento menos que en 2019. La ocupación hotelera en 2022 fue del 48.3 por ciento.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), elaborada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el municipio de Puebla se ubica en el cuarto lugar a nivel nacional, donde sus habitantes han escuchado hablar más sobre el robo o venta ilegal de gasolina o diésel, también llamado huachicol.

En la ciudad que gobierna el panista la percepción de inseguridad pasó de 70 a 75.9 por ciento, superando a localidades catalogadas de alta peligrosidad como Nezahualcóyotl, Estado de México; Ciudad Victoria, Tamaulipas, y Ciudad Juárez, Chihuahua.

La ENSU refleja que nueve de cada 10 personas en la ciudad se sienten inseguras al acudir al cajero automático o al viajar en el transporte público, así como siete de cada 10 tiene esta percepción en el banco.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img