27.8 C
Puebla
jueves, febrero 22, 2024

Lalo Rivera oculta empresa y hace edil sustituto a su socio

Más leídas

Desde el año 2019, Eduardo Rivera Pérez, actual candidato de “Mejor Rumbo para Puebla” a la gubernatura y, Adán Domínguez Sánchez, su alcalde suplente, mantienen una conexión comercial a través de la empresa Easy City S de RL de CV, una entidad que, hasta hace poco, había permanecido en las sombras, pues el exmunícipe omitió incluir la información sobre esta posesión en su declaración patrimonial.

Lo más relevante es que Eduardo Rivera Pérez conocía perfectamente esta conexión antes de asumir la presidencia municipal; sin embargo, de manera controvertida, designó a Adán Domínguez como gerente de la Comuna, un puesto hecho a su medida en la estructura orgánica municipal y que le confirió un salario mensual de 80 mil pesos libres de impuestos.

La situación se complica aún más cuando se revela que esta empresa fue convenientemente omitida en la declaración patrimonial de Eduardo Rivera Pérez, un acto que podría considerarse como un ocultamiento de conflicto de interés según la Ley General de Responsabilidades Administrativas. 

La empresa en cuestión, Easy City S de RL de CV, cuenta con Eduardo Rivera Pérez como gerente único, con acciones valuadas en 39 mil 500 pesos, mientras que también tiene presencia en esta sociedad compartiendo acciones Adán Domínguez, así como los hijos del hoy candidato, José Eduardo y Alejandro Rivera Ortiz. 

QUÉ DICE LA LEY

La Ley General de Responsabilidades Administrativas es clara en su artículo 60, al momento de señalar el deber de veracidad que deben tener los servidores públicos al presentar sus declaraciones de situación patrimonial o de intereses y establece que ocultar el incremento patrimonial o el conflicto de interés en dichas declaraciones constituye una falta bajo la ley, como se expresa a continuación: 

“Incurrirá en enriquecimiento oculto u ocultamiento de Conflicto de Interés el servidor público que falte a la veracidad en la presentación de las declaraciones de situación patrimonial o de intereses, que tenga como fin ocultar, respectivamente, el incremento en su patrimonio o el uso y disfrute de bienes o servicios que no sea explicable o justificable, o un Conflicto de Interés”. 

En su declaración patrimonial, cuya modificación ocurrió en el año 2023, Eduardo Rivera incluyó remuneraciones anuales por el cargo que desempeñó como presidente municipal por 1.5 millones de pesos, bienes inmuebles, adeudos, pero omitió incluir lo importante: su representación en Easy City, a diferencia de su socio, Adán Domínguez, quien sí incluyó dicho apartado en su informe. 

LA EMPRESA

De acuerdo con su acta constitutiva, Easy City es una empresa creada en agosto de 2019 con la venia del notario público número 27 de Puebla, José Hugo Zurita Mercado, donde el amasiato incluyó al hoy alcalde sustituto, Adán Domínguez Sánchez.  

En el documento se estableció que la empresa se encarga de “desarrollar, crear, comercializar y/o registrar soluciones, sistemas, softwares, aplicaciones, programas, manuales y/o metodologías de carácter digitales, tecnológicas y estratégica”.  

No obstante, la compañía apenas es localizable, toda vez que no fue posible hallar contratos en la Plataforma Nacional de Transparencia, un domicilio fiscal o incluso una página web o redes sociales que compruebe su actividad comercial. 

Once días después de haberse creado la firma; es decir, para el 20 de agosto de 2019, fueron realizadas modificaciones a la conformación de la empresa, al designar a Adán Domínguez con poder general para pleitos y cobranzas, actos de administración, para otorgar o revocar poderes, así como otras causales. 

NO DECLARAR ES FALTA ADMINISTRATIVA: MORENA

Al respecto, Leobardo Rodríguez Juárez, regidor por Morena, afirmó que existe una evidente omisión en la declaración patrimonial de Eduardo Rivera Pérez, lo que implicaría una falta administrativa al no mencionar la existencia de la empresa.  

Además, señaló la falta de información sobre las ganancias que la firma ha obtenido desde 2019 hasta la fecha, lo que también se consideraría una falta que podría escalar a grave en dado caso de que la sociedad haya contribuido al incremento indebido del patrimonio sin justificación.  

“¿Por qué lo oculta? ¿Cuál es el temor? Por qué no declararlo en el 2021 o ahora en el 2023-2024 porque entiendo que en su declaración 3 de 3 tampoco lo declaró, algo esconde porque si fuera absolutamente legal no tendrían por qué esconderlo”, apuntó el morenista. 

Por otro lado, la regidora Elisa Molina Rivera utilizó su cuenta de Twitter para exhortar a la Contraloría Municipal a tomar las acciones pertinentes y solicitó tanto a Adán Domínguez como a Eduardo Rivera que proporcionen una explicación clara y detallada sobre posibles conflictos de interés durante su periodo como funcionarios del Ayuntamiento. 

Más artículos

Últimas noticias