16.1 C
Puebla
domingo, julio 3, 2022
spot_img

Habrá rescate en más sitios públicos privatizados: MBH

Más leídas

Los espacios que recuperó el gobierno del estado y que habían sido convertidos en estacionamientos, jardines privados y hasta en espacios destinados para una suite nupcial de un hotel, en la zona de San Francisco El Alto, dejaron de ser exclusivos. 

Algunos de estos espacios fueron entregados en comodato a particulares hasta por casi 100 años; sin embargo, en seguimiento a la recuperación del patrimonio, la administración estatal llevó a cabo su liberación, de lo cual informó el gobernador Miguel Barbosa Huerta, en una segunda entrega, durante su conferencia matutina de este lunes. 

Igor Emilio Ferrer Acuña, director de Bienes Muebles e Inmuebles del gobierno del estado, enlistó los espacios que se suman a los Lavaderos de Almoloya y la Plaza de la Trinitaria, recuperados la semana pasada y que estaban en manos de la iniciativa privada. 

Ahora los poblanos podrán admirar vestigios históricos como el dormitorio del beato Sebastián de Aparicio y los primeros hornos de talavera de Puebla, los cuales permanecían enrejados. 

“Había una vocación, obsesión, delirio, de los gobiernos de hace treinta años acá, de beneficiar y entregar el patrimonio de los poblanos a los privados, y de estimular la creación de un concepto de aristocracia social y de deseño a la gente, así ha pasado. Lo vamos a reestablecer y quienes van a cuidar esos lugares es la gente, se los entrego a la gente, se los voy a entregar a la gente”, señaló Barbosa Huerta. 

Ferrer Acuña describió las áreas que han sido reabiertas al público tras ser liberadas de rejas y portones que las mantenían privatizadas, y que se encuentran vigiladas por elementos de seguridad para su cuidado. 

En la manzana 7, que se encuentra frente a la delegación de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), entre la 4 Oriente y la 14 Norte, se recuperó el Parque de la Madre, que tiene una extensión de mil 600 metros cuadrados, de la que se retiraron 24 bolardos metálicos que habían sido fijados con concreto y que servían para delimitar los cajones de estacionamiento del restaurante Casa Reyna. 

También fueron retirados tres portones del callejón de la 10 “A” Norte, que convertían al andador en un estacionamiento privado y que servía para un área de descarga de dicho restaurante y el hotel adjunto, además en el lugar se había instalado una caseta de vigilancia, que a su vez servía para el cobro del valet parking del establecimiento.  

Posteriormente, en la manzana 5, que se ubica entre la iglesia de San Francisco y el Centro de Convenciones Puebla, se recuperó la zona de vestigios franciscanos del Siglo XVI y sus andadores, en donde destaca lo que fue la habitación del beato Sebastián de Aparicio, así como un andador que conecta con la calle 12 Norte. Dicho andador era utilizado como estacionamiento privado, por lo que fue liberado de rejas y portones con que era delimitado. 

En esta misma sección, fueron recuperados los primeros hornos de talavera de Puebla, los cuales permanecían ocultos y sin acceso, aprovechados por particulares simulando ser parte de una vivienda. A este espacio se tiene ahora acceso desde la calle 12 Norte, gracias al retiro de las rejas que lo ocultaban. 

Entre los inmuebles que albergan a la Secretaría del Trabajo del gobierno del estado y el Centro de Convenciones, fue recuperada la Plaza de la Oriental. Los casi mil 800 metros cuadrados del jardín denominado Las Trinitarias, el cual era explotado como un exclusivo salón para eventos sociales. 

También fue recuperada la galería privada que se ubica junto a la antigua panadería El Hornito, un ícono en la zona, en la calle 14 Oriente frente a la capilla de El Cireneo; y dentro del jardín de Las Trinitarias, una edificación que era una suite nupcial del hotel que se ubica a un costado. 

Para tener acceso a este lugar, fue retirada la puerta metálica que había sido instalada sobre la 14 Oriente, así como dos portones de madera frente al mercado de El Alto. Se abrió el túnel que atraviesa desde el jardín de Las Trinitarias hacia la manzana 3 que, para mayor referencia, es donde se ubica la plaza de La Amargura. 

La semana pasada, el mandatario anunció la recuperación de Los Lavaderos de Almoloya, los cuales servían como fondo decorativo de un bar privado que pertenece al hotel de la zona, al cual le fue arrebatado a la plaza de La Amargura que interconecta a la manzana por dentro, un espacio que era aprovechado por la misma hospedería. 

En esta zona fueron retiradas cuatro puertas de madera doble que pretendían convertir los andadores de la capilla de El Cireneo, en área para el disfrute exclusivo del hotel. 

El gobernador refirió que estas acciones forman parte de los trabajos para recuperar los espacios históricos de la ciudad, los cuales cuentan con enorme valor y gran belleza arquitectónica. 

Además, anunció que en el parque de La Madre comenzarán trabajos de rehabilitación para resaltar el legado cultura de la ciudad; sobre todo “para que no vuelva a haber tentaciones” de privatizar estos espacios, los cuales ahora están a resguardo de la gente. 

   

AL RESCATE DEL LEGADO CULTURAL

Los poblanos y el público de visita en la ciudad podrá observar diversos espacios sin necesidad de pedir permiso a empresas privadas.  

  • Parque de La Madre, con una extensión de mil 600 metros cuadrados 
  • Callejón de la 10 “A” Norte 
  • Zona de vestigios franciscanos del Siglo XVI y andadores 
  • Habitación del beato Sebastián de Aparicio 
  • Primeros hornos de talavera poblana 
  • Plaza de La Oriental 
  • Jardín Las Trinitarias 
  • Una galería privada, ubicada junto a la histórica panadería El Hornito 
  • Túnel que conecta el jardín Las Trinitarias con la plaza La Amargura  
  • Los Lavaderos de Almoloya 
  • Andadores de la plaza La Amargura 
  • Andadores de la Capilla El Cireneo 
  • Andadores que conectan la plaza La Amargura a Casa Aguayo
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img