16.8 C
Puebla
miércoles, mayo 18, 2022
spot_img

Organización Mundial de la Salud en alerta por casos de hepatitis aguda

Más leídas

El mundo se encuentra nuevamente en alerta máxima por el nacimiento de una infección que amenaza a niñas y niños: la hepatitis aguda grave pediátrica, cuya opinión de especialistas, llegaría a tener consecuencias malignas en menores, desde un trasplante de hígado hasta la muerte.  

De origen hasta el momento desconocido, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya alertó a las naciones del planeta sobre el arribo de esta infección, que tiene una condición prácticamente indetectable para padres de familia y que podría estar asociado a una secuela post Covid. 

México al momento no tiene reporte de casos de este tipo, puesto que la mayoría se han detectado en Reino Unido, no obstante, al igual que pasó con el Coronavirus, la llegada del adenovirus a suelo nacional parece inminente y en un escenario en que el país apenas ha comenzado la fase de vacunación a menores, surgen dudas acerca de la preparación para el arribo de esta infección. 

 

Origen desconocido 

Una de las principales intrigas acerca de este virus es su causa y entre las decenas de hipótesis está la variante más contagiosa de la cepa Sars-Cov2, como lo es Ómicron cuya secuela dejaría una afectación o vulnerabilidad a los hígados de los menores, aunque parte de los casos detectados en el mundo han sido en menores completamente sanos.  

La incertidumbre se incrementa con la opinión de expertos, pues estiman que al menos el 10 por ciento de los casos de esta infección tendrían tal deterioro que requerirían de manera forzosa un trasplante de hígado, y en un contexto en el que el sistema de salud fue puesto a prueba y se vio rebasado por la pandemia, se cuestiona si sostendrá la posibilidad de hacer una intervención quirúrgica a los afectados.  

Hasta el momento laboratorios y estudios internacionales han explorado si se trata de una variante de la Hepatitis A a la E sin ningún éxito, la principal proximidad a explicar el origen de este virus es la relación que tiene con el denominado “adenovirus 41”, que tiene un mayor efecto en menores de 16 años, aunque el mayor compromiso está en los de 6 a 10 años.  

 

Afectaciones 

Entre las repercusiones que ha tenido en menores del continente europeo están la ictericia, es decir, la coloración de la piel en un tono amarillento; diarrea, vómitos y dolores abdominales, esto en los mejores casos. En situación extrema ha llegado a provocar insuficiencia hepática, que a su vez deriva en un trasplante hepático.  

 

Prevención 

Desde el ámbito científico todavía no hay una vacuna específica para prevenir el padecimiento pediátrico, pues al no tener definidos los orígenes y causas existe un desconocimiento en el tratamiento, lo que incrementa la preocupación de la OMS y los sistemas de salud a nivel internacional.  

Expertos de Reino Unidos y de la corriente europeos han señalado una serie de medidas de prevenciones básicas como el lavado de manos, taparse la boca al toser o estornudar a fin de prevenir infecciones, conducta que en otro contexto pareciera difícil de aplicar, pero tras dos años de contingencia, ya forma parte de la cotidianidad de la humanidad. 

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img