17.5 C
Puebla
lunes, noviembre 28, 2022
spot_img

Abandona administración de Eduardo Rivera a los vecinos de Estrellas del Sur

Más leídas

Habitantes del fraccionamiento Estrellas del Sur, ubicado en las inmediaciones del bulevar Atlixco, viven desde hace al menos tres años una serie de problemáticas por un Consejo de Administración que flagrantemente ha desviado cuotas, comete violaciones a los estatutos de la Asociación Civil que rige al conjunto de viviendas, realiza adquisiciones con sobrecosto sin rendir informes y se encuentra en proceso de construcción de un nuevo edificio con 12 viviendas, sin contar con los permisos de construcción pertinentes.

Esta situación ha llevado a un grupo de vecinos del fraccionamiento a buscar el apoyo de la Secretaría de Gestión y Desarrollo Urbano, así como de la Sindicatura municipal del Ayuntamiento de Puebla; sin embargo, la administración de Eduardo Rivera únicamente se ha comprometido a revisar el caso, sin proponer ninguna solución e incluso existe la sospecha de que estén coludidos con el Consejo de Directores de Estrellas del Sur AC, que encabeza el arquitecto Jaime Cliserio Toriz Álvarez.

María del Refugio Ortega, vecina de Estrellas del Sur, refirió a Hipócrita Lector que Jaime Toriz fue electo como presidente del fraccionamiento tras una asamblea convocada por el Ayuntamiento hace tres años, en la que los vecinos dieron el voto de confianza a su planilla, sin imaginar que con el paso de los años incurriría en presuntos delitos, como uso ilícito de atribuciones y facultades, operaciones simuladas con facturas falsas y desvío de recursos.

En estos tres años, los vecinos del fraccionamiento Estrellas del Sur se han dado cuenta de distintas irregularidades de Toriz, como el manejo a discreción de cuotas al asumir el papel de tesorero, aun cuando en la elección del Consejo de directores se establece que quien debe ostentar el cargo es una mujer llamada Elvira Enriqueta Galván García.

Al autoconferirse con atribuciones como tesorero, ha cometido otros actos anómalos, como la contratación de cinco personas con salarios y prestaciones que comprometen un pasivo laboral no contemplado dentro de los egresos, así como la entrega de dos contratos que suman un monto de 330 mil 390 pesos para un sistema de monitoreo de vigilancia, en el que sólo se colocaron 37 de 50 cámaras de vigilancia supuestamente adquiridas.

Los vecinos del fraccionamiento también han evidenciado que Cilserio Toriz liquidó a personal de la asamblea que conforma la asociación civil Estrellas del Sur con recursos de las cuotas que eran para otros fines. La salida de la planilla, a decir de los vecinos inconformes, podría deberse a que decidieron apartarse de sus posibles actos de corrupción.

El último escándalo en el que se ha visto envuelto el presidente del Consejo de Administración es la construcción de un edificio multifamiliar con 32 departamentos y roof garden que no cuenta con permisos de construcción y que para los propios vecinos advierte la saturación del consumo de agua potable y la sobreexplotación de espacios comunes como el estacionamiento y las áreas verdes.

TRES AÑOS DE ANOMALÍAS 

Las anomalías detectadas en la administración de recursos por parte de Jaime Toriz comenzaron a ser señaladas por los vecinos cuando se percataron que se autonombró presidente de la Asociación Civil Estrellas del Sur sin haber convocado a una asamblea y con la finalidad de hacerse del control de los recursos.

Para lograr su propósito, presentó ante Notario Público un listado de firmas en el que presuntamente tenía el respaldo de la mayoría de los vecinos del fraccionamiento para ser presidente de la asociación, situación que constituyó un primer delito, pues las firmas habían sido falsificadas.

A partir de estos hechos, un grupo de vecinos decidió investigar a detalle la forma en que los recursos de las cuotas del fraccionamiento estaban siendo utilizadas, toda vez que Jaime Toriz se negaba a convocar asambleas, a pesar de que los estatutos señalan que deben realizarse cada mes.

Fue entonces que contrataron a un auditor externo llamado Rodolfo Hernández Sotelo, para que investigara el posible mal uso de sus cuotas. Lo que hallaron fue desde préstamos sin autorización de la asamblea para sus alfiles, pagos a personal que ya no se encontraba laborando dentro del fraccionamiento, hasta evasiones fiscales y la contratación de empresas para servicios con apariencia de ser fantasmas o factureras.

Las observaciones únicamente incluyeron 2020, por lo que el grupo de colonos buscará que se hagan más revisiones del uso de recursos durante los años consecutivos, al advertir que las anomalías han sido notorias a lo largo de la administración.

“Antes de que el contador hiciera la auditoría me fui a las empresas que habían entregado facturas. Fui a una y pregunté si era de construcción, me dijeron que no, que era de venta de material agrícola; fui a otra de construcción, me dijeron que era una empresa de consultoría, fueron tres las que investigué y no había nada, una era de carnes y en otras de Cuautlancingo ya no fui. Llega el contador tras la auditoría y encuentra lo mismo que yo sin haberle dicho absolutamente nada, hizo compra de facturas apócrifas”, relató.

Entre las irregularidades que encontraron en dicha auditoría destacan inconsistencias de saldos entre el cierre del ejercicio fiscal 2021 y el inicio del 2022 con una discrepancia de 3 millones 946 mil 542 pesos; falta de presupuestos y montos autorizados para hacer inversiones, así como un pago de 875 mil 887 pesos a proveedores con violaciones a la Ley de Impuesto sobre la Renta.

Las inconsistencias se extendieron a través de un cúmulo de obras con cargo al patrimonio de la Asociación Civil Estrellas del Sur con aparente sobrecosto, así como facturas de proveedores y contratistas cuyo giro registrado ante el SAT no corresponde a servicios u obras cobradas, lo que sugiere que se trata de compañías factureras.

El auditor identificó también un daño patrimonial por 21 mil 514 pesos, al dar de baja a dos trabajadores del fraccionamiento en febrero de 2020, pero que siguieron cotizando ante el IMSS hasta el 30 de septiembre de ese mismo año.

Asimismo, encontró que no existe ningún acta de asamblea en la que se autorizaran montos de las cuotas para asociados regulares, pensionados y negocios, habiendo sido establecidas bajo su criterio.

A todo lo anterior se suma que Jaime Toriz concluyó su periodo como presidente de la mesa directiva de Estrellas del Sur desde diciembre del año pasado, por lo que todos los recursos ejercidos desde esa fecha están siendo realizadas fuera de sus atribuciones y sin transparentar gastos a los más de mil vecinos que pagan cuotas de mantenimiento dentro del complejo habitacional.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img