16.2 C
Puebla
jueves, septiembre 29, 2022
spot_img

Repechaje pospandemia

Más leídas

Mucho cambio el mundo a consecuencia de la pandemia. Situaciones comunes y costumbres con arraigo dentro de nuestro quehacer diario cambiaron. Oficinas, negocios, empresas, que contaban con una planta laboral normal, a consecuencia del virus, se dieron cuenta que, con tareas y trabajos por objetivos, podían llegar a los números deseados y en muchos casos, rebasar las expectativas planteadas en sus inicios. Oficinas que contaban con 30 personas, al tener que hacer su trabajo en casa y cumplir con el objetivo impuesto, sus superiores se dieron cuenta que, con menos personal, la eficiencia no bajaba, así como no pagar renta, luz y otros servicios, ya que su personal lo hacía desde su casa. Tu jefe inmediato pasó de ser un gerente que te daba las instrucciones, a una computadora que te informaba lo que tenías que hacer; el trato personal cambio al trato cibernético.

El problema era el cómo recuperar lo perdido en cuanto a compromisos adquiridos previa pandemia.

Mi tema en lo general, si recae en cualquier actividad que mueve la economía, pero en lo particular, el cómo el futbol profesional hizo para cumplir con sus contratos a televisoras y patrocinadores y poder seguir de pie, en un negocio que necesita día a día capital de trabajo.

Para esto se inventaron a partir del 2020, añadir a la liguilla, a 4 equipos más y así de 18 competidores, darle la oportunidad a las televisoras y patrocinadores de jugarse 4 partidos más, todo esto llamado repechaje. Deportivamente injusto a todas luces, comercialmente fue una salida necesaria para poder seguir adelante. Para el caso, solo un botón: el Puebla en este sistema y ocupando el lugar 12, eliminó en penales al Monterrey que tenía el lugar 5. Para los perdedores fue una malísima tarde y para los vencedores una cortina de humo que tapó la mala campaña que tuvieron.

De todo esto se llevan 5 torneos con el sistema. Los compromisos ya se pagaron, pero en un futbol mexicano que se ve normal seguir el objetivo económico, más allá del deportivo, este sistema de repechaje, llegó para quedarse, provocando que equipos con 20 o 21 puntos, que en torneos de primer mundo estarían de media tabla para abajo, sin posibilidad de clasificarse a torneo alguno, tienen el chance de competir por el campeonato y superar a equipos que alcanzaron en 17 fechas más de 35 puntos. ¿Todo esto es justo o injusto? ¿Fomenta la superación o la mediocridad?

Entre los cuatro primeros lugares existen cinco puntos de diferencia, entre el quinto y el sexto hay 9 puntos y séptimo y octavo 14. Decir que con el doceavo habrá 17, ya se cae en la mediocridad y de paso en la no autocrítica. Pero qué más da, el sistema está establecido desde el principio0y frases como “esto del repechaje y liguilla es otro torneo”, rayan en el cinismo y en no hacer el análisis debido.

Se supone que la excelencia tendría que ser la bandera que sirva de guía para ser mejor y entonces poder superarnos y ser considerados, en este caso, una de las mejores ligas del mundo, pero cuando le explicas a algún integrante de estas ligas, tu sistema de competencia (del no ascenso y no descenso ni hablamos), terminan por no entender y lo peor, por no tomarte en cuenta. Explícale a una chalupera que te haga una chalupa sin salsa: yo creo q simplemente no te la hace.

El momento crítico pospandemia ya pasó. Es momento que se tomen medidas de superación en nuestra liga y por primera vez pensar y actuar en razón de lo justo y lo deportivo: por añadidura, lo económico llegará por sí solo.

Artículo anteriorEl ajedrez barbosista rumbo a 2024
Artículo siguienteLos dinos de Morena
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img