28.2 C
Puebla
sábado, septiembre 23, 2023

El florero

Más leídas

Este artefacto, hecho de muchos materiales como de vidrio, plástico, metal y con diferentes costos dependiendo el material de su manufactura. Puede ser totalmente decorativo, pero su función principal, es el ser recipiente para ponerle flores. 

Si los floreros pudiesen hablar, le dirían al dueño qué clase de flores les gusta portar, tratando de que no pongan flores cuyo tallo, al contacto con el agua, despiden substancias que se impregnan en sus paredes interiores, sintiendo incomodidades. 

En la Selección Mexicana, en su organigrama, existe esa posición, la de FLORERO, misma que define al Director Técnico. 

En los últimos ocho o 10 años, el puesto de florero fue aceptado por diferentes razones, tales como la conveniencia del lugar en el que están, el sueldo altísimo y la eminente posibilidad de acudir a un mundial, situación que, en sus países de origen, ni remotamente conseguirían. Los señores Osorio y Martino no podían dirigir a Colombia o Argentina. El señor Martino consiguió con Paraguay esa posición, sin saber si también fue florero; pero lo consiguió. 

Hay otros casos como el del señor Lozano que tiene aptitudes, logros, conocimientos, sueños, que lo hacen apto para el puesto y acudir a un mundial. 

Sea la razón que sea, por interese mezquinos o por sueños e ilusiones, en el aparato y organización de la FMF solo está contemplado como florero. Se tendría que suponer que ese puesto abarca todo lo concerniente a la cancha, al futbol y su plan, trazado por el técnico, que abarca designaciones de jugadores, de cuerpo técnico, de partidos de preparación, de lugares en donde efectuar los mismos, etc. Todo lo que sea futbol y preparación del equipo tendría que ser su responsabilidad. 

La realidad es que esas decisiones nos las toma y solo será juzgado por los resultados, mismos que serán directamente proporcionales a su no toma de decisiones. 

Rápidamente, los dos pasados técnicos vinieron a inventar posiciones y formas de juego en los seleccionados, ausencia en el día a día de los jugadores y nulo conocimiento de las aptitudes a explotar de los convocados, jugando con centrales como laterales por su estatura, sin convocar a contenciones, cambiando de alineaciones constantemente, alineando jugadores por órdenes de los patrocinadores o no alineando a otros por el rival a enfrentar. Como esto último, es un despropósito no poner a Álvarez contra Argentina y en su lugar alinear a Guardado y Herrera. 

La historia se repite con el señor Lozano y me lastima que no pueda ejercer su posición al 100 por ciento. Se dijo que los rivales serían de nivel superior, en posiciones de 30 hacia abajo, que la nominación de los integrantes sería su responsabilidad, que los lugares de juego serían en Europa y muchas cosas más. Jugando con la ilusión y sueño del técnico ganador de medalla de bronce en olímpicos, lo hacen ser un florero decorativo. 

El encargado de la venta de localidades lo hace jugar en estadios grandes de Estados Unidos para vender más boletos, sin importarle que en dichos lugares la cancha es sintética y que va en contra del posible buen accionar de su equipo. El promotor, por razones de minimizar gastos, le pone dos selecciones que están en el lugar 60 o más en el ranking mundial para ahorrar gastos.  

Los patrocinadores le ponen en su lista jugadores contratados por sus empresas, caso Herrera y Ochoa. El director de selecciones le pide que no convoque a Montes porque está llegando a su nuevo equipo. Otra vez, los organizadores y propietarios de los derechos de la selección, le ponen un juego el 16 de diciembre de este año, fecha que no es FIFA y que en nuestro país se estaría jugando la Liguilla; entonces, su plantel tendrá que ser con jugadores que no estén en liguilla y todos del torneo MX. 

Con todos estos inconvenientes y mandatos, tu sueño e ilusión de una buena preparación, ¿cuándo desaparece? 

Cualquier selección nacional lo único que no tiene es tiempo de preparación; entonces se tiene que apostar a la calidad de sus jugadores y a la integración que se tiene por las pocas repeticiones del cuadro inicial que se tuvieron. En México eso no tiene valor y cada evento es un experimento más, a sabiendas en este caso que, si no haces una Copa América buena, tu puesto será remplazado y con toda la facilidad del mundo se adquiere otro florero, mismo que aceptará las condiciones, por interés económico o por sueños y metas de estar en un mundial. 

Una triste, cierta y lamentable realidad. 

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img