26.2 C
Puebla
domingo, febrero 25, 2024

Pablito, el reflejo de la Comuna

Más leídas

Para medir la eficiencia de un gobierno existen diferentes metodologías y procesos, pero en el ámbito político no hay mejor palestra que la vida legislativa. Allí es donde se concentra, por su esencia deliberativa y crítica, la dialéctica que toda sociedad necesita para llegar al mejor estadio la praxis de gobierno. Por eso no cualquier puede ser un buen parlamentario. Diputados hay muchos, pero quienes realmente entienden y practican el oficio legislativo son escasos. Cuando un funcionario u autoridad acude a una reunión con el Legislativo debe estar consciente de que se adentra a un mundo lejano de la zona de confort y requiere, ante todo, la demostración de oficio político, acompañado de la visión de estadista. Para no hacer el cuento más largo, eso fue justo lo que nunca ofreció Pablo Montiel Solana, responsable de la Vinculación Política del Ayuntamiento de Puebla, en la reunión que sostuvo junto con la tesorera María Isabel García Ramos y el director jurídico de la Tesorería, Ismael Ramírez Minor, con los integrantes de la Comisión de Hacienda y Patrimonio Municipal del Congreso del estado para explicar y cabildear su iniciativa de Ley de Ingresos para el ejercicio fiscal 2023. ¿Qué si vimos? A un Pablo Montiel hinchado del coraje, balbuceante, inconexo en sus ideas dando cátedra de todo lo que no debe hacerse en una palestra pública como la del Legislativo. Peor aún: El yunquista de cepa ya fue diputado local en la LIX Legislatura (2014 2018). Fue el diputado local del PAN Eduardo Alcántara Montiel el encargado de dictar una cátedra de jurisprudencia, legalidad y conocimiento enciclopédico jurídico municipal al trío de buenos para nada que se presentaron a defender un mamotreto jurídico impresentable y que tuvo que ser modificado en 18 conceptos porque carecían de legalidad, se inventaron nuevos cobros en el Ayuntamiento que encabeza Eduardo Rivera Pérez o, simplemente, eran candidatos a una nueva acción de inconstitucionalidad. “Las observaciones que les hacemos -les explicó Eduardo Alcántara- se las pedimos y explicamos con anterioridad y no fueron incluidas”. Conclusión: La panda de ignorantes del Ayuntamiento de Puebla, avalado por el coordinador de regidores Carlos Montiel Solana – encargado de arrear a la borregada panista del Cabildo-, nunca hizo caso a lo que se les advirtió, lo que resulta no solo vergonzoso sino estúpido ya que va en contra de sus propios intereses. Pablo Montiel acudió como la voz del alcalde Eduardo Rivera Pérez, el mismo se ufana de serlo, así como de ser su operado político estrella. Pero no supo siquiera hacer una defensa decente a lo que se presentó. Acorralado por la metralla de su compañero de partido, alcanzó a decir que algunas cosas se modificarían, que aceptaban la enmienda de la plana. No obstante, el funcionario tuvo que ser instruido en que a pesar de que había reculado por evidentes yerros, carecía de facultades legales para acordar un cambio a la iniciativa de Ley de Ingresos, ya que eso corresponde exclusivamente al Cabildo. (Risas grabadas de fondo). Esto es lo que representa el gobierno municipal panista. Pablo es su digno representante. ¡Ave César, lo que no saben nada, te saludan! 

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img