16.6 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

La sinrazón de Lalo Rivera y sus concesiones

Más leídas

Primero quiso verle la cara a todos bajo el argumento de que una concesión por 20 años para el usufructo publicitario de mobiliario urbano no tenía por qué pasar por la aprobación del Congreso del estado. Luego, impuso un sistema de parquímetros en el Centro Histórico cuyos beneficiaros son prominentes miembros del Yunque, cofradía confesional en la que milita. También impuso un sospechoso contrato de alumbrado público. Ahora nos pretende ver la cara con la concesión a 15 años de los servicios de recolección y disposición final de residuos sólidos. Eduardo Rivera Pérez cree que todos somos estúpidos. Y para desmentirlo ahí está la dirigente estatal que impuso al convertirse en mapache panista, Augusta Valentina Díaz de Rivera Hernández, quien siendo regidora en la pasada administración municipal puso en la picota a la empresa RESA, la misma que ahora su jefe quiere beneficiar al renovarle el contrato por tres lustros más. ¿Qué dijo la entonces regidora? Que RESA había incumplido prácticamente con la mayoría de cláusulas del contrato que tenía. Sobre todo, hizo énfasis que el relleno de Chiltepeque es una bomba de tiempo. En la minuta aprobada fast track por el Cabildo de Puebla la semana pasada, no hay una sola letra respecto al nuevo relleno sanitario que —según la panista— solo tiene dos años de vida y presenta fallas estructurales. Esa es la letra pequeña que Eduardo Rivera no quiere que los diputados locales, el gobernador Miguel Barbosa Huerta y los ciudadanos leamos. Al munícipe lo que le interesa es el burdo negocio, unos pesitos en su bolsa ahora que ya sabe que no será gobernador. Cuando pensamos que habíamos visto todo con Claudia Rivera Vivanco, Lalito El Gerente del Yunque apareció para superarla. ¡Que su maestro Luis Paredes los absuelva!

 

VISITAS INESPERADAS

Por cierto, la Secretaría de Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial estatal, a cargo de Beatriz Manrique Guevara, inspeccionó el relleno sanitario de Chiltepeque, a cargo de la empresa RESA, para conocer a detalla la forma en que opera. Esa supervisión es independiente al dictamen que emitirá la Unidad Verificadora contratada por la Comuna para saber si la concesionaria cumplió con el contrato y la Norma Oficial Mexicana. Si la respuesta es negativa, entonces, el Ayuntamiento de Puebla tendrá que boletinar a la compañía y cerrarle el paso al nuevo proceso de licitación. Que vayan devolviendo el dinero.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img