16.4 C
Puebla
viernes, julio 12, 2024

El éxito de Sergio Salomón

Más leídas

La excepcional jornada electoral de este 2 de junio echó abajo todas las mentiras de la oposición que pretendían que todo se descompusiera e incluso atizaron con sus narrativas un clima de polarización y tensión.  

Solo dos incidentes violentos en una elección que involucra a 217 presidencias municipales es éxito rotundo de la administración estatal, a cargo de Sergio Salomón Céspedes Peregrina, quien garantizó de cabo a rabo la gobernabilidad en Puebla y blindó la elección. 

Allí donde el PRIAN apostaba por calentar la plaza y que la violencia se apoderara de la elección estuvo la mano del gobernador para garantizar un clima de paz y certidumbre. Lo hizo como lo sabe hacer: con diálogo, concordia, con la mano extendida para que los ánimos se serenaran.  

También falló el vaticinio de que vivíamos una elección de Estado. No hay una sola prueba de desvío de recursos por parte del gobierno estatal. Por el contrario, el Ayuntamiento de Puebla se convirtió en el epítome de todos los delitos electores cometidos desde un ejercicio de gobierno. 

La elección de Estado, en todo caso, estuvo en el municipio, en donde el presidente suplente, Adán Domínguez Sánchez, no tuvo el mínimo cuidado de acudir como acarreado a los mítines de su patrón Eduardo Rivera Pérez 

Las falsas narrativas de la oposición se cayeron por su propio peso y si tuvieran algo de decencia deberían ofrecer una disculpa pública al electorado por engañarlo vilmente. 

Al final, Sergio Salomón siempre tuvo razón: el ciudadano tendrá la última palabra y a partir de este 3 de junio comienza la reconciliación, una vez más y a pesar de que esa oposición se encargó de pisotear. 

 

La mano de Jorge Estefan 

Un análisis que está pendiente, pero del que ya se sabe la conclusión, fue la brutal operación de Jorge Estefan Chidiac para sepultar al PRI en Puebla. Alejandro Moreno Cárdenas, alias Alito El Hampón, y el falso indígena Néstor Camarillo Medina pagaron muy caro su ambición de apoderarse de la candidatura al Senado.  

También fue una derrota desastrosa para Eduardo Rivera Pérez al haber defenestrado al único aliado político que tenía en Puebla. El único con fortaleza, liderazgo y quien realmente dirigía al PRI local.  

Jorge Estefan sigue siendo el factótum de la política poblana por excelencia y este 2 de junio quedó demostrado. 

 

Eduardo Rivera hundió a todos  

A reserva de que ampliemos en los próximos días, queda claro que Eduardo Rivera Pérez fue el principal agente tóxico del PRIAN y se confirmó que, al igual que el PAN yunquista, no ganan una sola elección. 

En 2010, por ejemplo, el panista llegó a la presidencia municipal por el fenómeno electoral de Rafael Moreno Valle 

Una década después necesitó el respaldo del aparato del gobierno morenista para ganar la elección en la capital poblana. 

Su gran error fue creer que tenía un historial de triunfo cuando nunca fue así.  

Lo que es peor: Mario Riestra Piña le puede agradecer a Eduardo Rivera su derrota en la capital. Lo que nunca se había visto: el candidato de la capital tuvo que cargar electoralmente al abanderado a la gubernatura. Una cosa de locos.  

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com