13.9 C
Puebla
domingo, enero 29, 2023
spot_img

Prensa y Poder en Puebla: Escenas Delirantes y Barrocas

Más leídas

Este sábado 10 de diciembre nuestro periódico —Hipócrita Lector— cumplirá un año.

Con esta entrega concluye una serie de tres reflexiones sobre la prensa.

Que le sea leve a quien la lee.

Eran los años de Guillermo Jiménez Morales.

Un periodista llamado Sergio Olimán fuma marihuana en el camión de prensa, mientras sus colegas prefieren brandy o whisky.

Todo está permitido.

López Portillo gobernaba el país persiguiendo a su hijo José Ramón en los jardines de Los Pinos, y terminaba tacleándolo.

Ambos corrían con el dorso desnudo.

El país se gobernaba con ese tipo de ocurrencias.

La escena de la cómica persecución aparecía en los cortos cinematográficos que antecedían la función de cine.

La voz de Agustín Barrios Gómez hacía la crónica de esa lucha romana presidencial.

El público aplaudía la escena complacido.

Qué verde era mi valle.

Arturo Rueda abandona la academia por el periodismo.

Su columna Tiempos del Nigromante, publicada en Intolerancia diario, provoca asombro y envidia.

El análisis que hace de la sucesión de Melquíades Morales Flores es brutal: una mezcla de ensayo político con una leve ironía.

Rueda escribe a la sombra de Jorge G. Castañeda y Carlos Ramírez.

La fama efímera golpea su ego.

Éste crecerá desmedidamente una vez que se convierte en director de Cambio.

El analista profundo desaparece.

El periodista metido en la piel de la academia da paso a un empresario de medios locuaz.

Su estilo periodístico sale por la ventana del baño.

Lo que viene es mortal para cualquiera que tunda teclas: un video en el que intenta extorsionar a Jorge Estefan Chidiac se hace público, una manifestación de mujeres estudiantes en la Libre de Derecho culmina con su salida como profesor, y la parodia como género periodístico para enfrentar el oprobio y la vergüenza se vuelve, en su caso, salida recurrente.

Rueda se asume como el Señor de los Tlacoyos.

El pudor ha quedado en el cesto de basura.

Todo lo que podría matar a cualquiera, él lo transforma en burla permanente.

Y genera un nuevo público: el que viene de la tradición de la carpa mexicana.

Es nuestro Palillo que le mienta la madre a los políticos que no son generosos con él.

A cambio de eso, el público lo llama Mantecochas.

Él acepta resignado el calificativo.

Es el precio que hay que pagar.

La picardía mexicana se va a vivir a sus columnas y a su programa de Facebook.

El único límite es que no hay límite.

Algo tendrá que pasar como terrible colofón: una tarde de mayo, metido en una playera rosa, Rueda es aprehendido por lavado de dinero, uso de recursos de procedencia ilícita y evasión fiscal.

Y todo en una trama que incluye extraños movimientos de más de 400 millones de pesos en efectivo.

El analista serio graduado en Madrid terminó metido en el callejón de las cachetadas.

Y él en el papel del payaso que las recibe.

Un último drama: desde prisión envía una nueva columna política.

Se llamará, muy a la Gramsci, Tiempos de Cárcel.

En su primera entrega se va con todo en contra del gobernador Barbosa.

Escrita a mano, la columna va de lo cómico a lo grotesco. Narra que Víctor Hugo Islas lo recibió en el penal de Cholula con una banana y un rollo de papel de baño.

¿Qué metáfora oculta hay en la escena?

Viniendo de quien acepta ser llamado Mantecochas cualquier significado es posible.

La nueva columna dura tres minutos circulando en la página web de Cambio.

La mano invisible del mercado —su argumento para extorsionar a Estefan— lo censura.

Entre Olimán y Rueda ha vivido la prensa en Puebla.

Hace falta una novela que narre esto al detalle.

El último en escribirla que lance la primera tecla.

Artículo anteriorPrivilegios
Artículo siguienteChapman no mató a Lennon
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img