19.3 C
Puebla
martes, mayo 28, 2024

Quehaceres partidarios

Más leídas

Si de partidos políticos se trata en Puebla, diremos que solo tres de los existentes (PRI, Morena, PAN), hacen tareas partidarias, organizativas y operan políticamente en los diferentes escenarios que se han venido presentando en el entramado social, económico y político. 

Para sus estructuras burocráticas y sus élites, está claro que sus institutos partidarios se formaron para alcanzar el poder, para eso se construyeron. Hoy lo que prevalece, es pragmatismo, lo demás son banderas ideológicas que despliegan en procesos electorales y aniversarios históricos. 

En el caso del PRI, es uno de los partidos que más actividad y operación política despliega en 

diferentes frentes. Uno de los espacios más importantes es el propio Congreso Local, en donde dos de sus diputados locales, Jorge Estefan Chidiac y Néstor Camarillo, asumen papeles fundamentales para los acuerdos, consensos y negociaciones legislativas. 

El primero de ellos, con mucha experiencia y formación política, se ha convertido en un factor necesario para temas de gobernabilidad y estabilidad en la entidad, represento a su partido en la transición interna después del fallecimiento de Miguel Barbosa Huerta. Además, sigue siendo un actor necesario en términos políticos, por ejemplo: ante la renuncia de la diputada Isabel Merlo Talavera, quien asumió el cargo de secretaria de educación y para evitar que su fracción quedará sin un espacio, garantizaron el arribo Silvia Tanus y en consecuencia pactaran con Eduardo Rivera Pérez, para proponer a quien ocupe la sindicatura, que le pertenece al PRI. 

En la secretaria de infraestructura, llega un cuadro con experiencia en trabajos públicos, a una dependencia estratégica para el gobierno local, pues se trata del transporte público y la movilidad de miles y miles de ciudadanos, entre otros servicios que están bajo su responsabilidad. 

Posiblemente no lo entiendan muchos activistas o guerrilleros de café, pero el revolucionario institucional, es quien más entiende el contexto de las relaciones partido y gobierno. 

Sobre el PAN, ahora trabajan a marchas forzadas, su interlocución de sus dirigentes con los que gobiernan el estado es regular y solo lo hacen en determinadas coyunturas, por la presión “purista” que ejercen sus grupos internos. Digamos que la relación la mantiene de manera 

institucional, Eduardo Rivera, quién además sigue impulsando y defendiendo las alianzas partidarias. 

El edil hasta el momento no ha decidido si buscara la candidatura al gobierno local, aunque los números lo siguen poniendo en primer lugar por encima de sus dos contrincantes de Morena. Lo cierto es saber cómo su dirigencia local hace cálculos y se reparte los distritos locales y federales. 

Sin embargo, los líderes de sus grupos se mueven y mantiene una actividad constante por la disputa de espacios. En el congreso local, también acuerdan y pactan, como lo hicieron con las recientes iniciativas en favor de las mujeres. 

En Morena, su dirigente Olga Garci – Crespo, mantiene un perfil regular, están más enfocados en sus trabajos de dirección y de sus órganos internos, no se mueven en sus distritos y tampoco se posicionan entre sus gobiernos municipales y la relación con los diputados locales, que son mayoría se nota débil. 

Su interlocución con el gobierno local es institucional y requieren de más operación con todas sus instituciones. Quiénes como es costumbre en estos partidos de presunta izquierda, son sus 

corrientes y grupos internos, quiénes se convocan para cuestionar el accionar de su dirigencia y gobierno. 

Sin embargo y a diferencia del PRI y PAN, sus dos principales precandidatos a la gubernatura de Morena son quiénes han venido a llenar los espacios vacíos. En plena actividad, recorren y convocan a reuniones masivas en su apoyo. Tanto Alejandro Armenta Mier, con su campaña de “Sembremos Esperanza, como la del llamado “Instituto Mexicano para la Transformación”, que encabeza Ignacio Mier Velazco, se posicionan entre las bases de dicho partido y construyen su propia estructura. 

Por lo demás Morena y su actividad se concentrarán en asistir al mitin del 18 de marzo, convocado por el presidente para conmemorar el aniversario de la expropiación petrolera. 

De los demás partidos, poco se puede hablar de sus trabajos, en el PT, llega Gerardo Fernández Noroña y destapa a sus pocos militantes. MC con Fernando Morales a la cabeza, solo atina a decir que marcharan solos para el 2024. En el PRD sus dos grupos que lo controlan, Carlos Amador Leal y Roxana luna, esperan la mesa de acuerdos y Carlos Navarro del PSI, se alista para ver con quién hace alianza. 

Concluyo: Las relaciones partidos – gobierno, siempre han y seguirán existiendo en la vida política, como los acuerdos, consensos y negociaciones que son necesarios. Nadie debería asustarse por los cambios en una estructura de gobierno, son naturales para una normalidad pública y democrática, que dan estabilidad política a las instituciones. 

Artículo anterior
Artículo siguiente

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com