16.1 C
Puebla
domingo, julio 3, 2022
spot_img

Un romántico llamado Juan

Más leídas

La presa de Valsequillo es uno de esos lugares que me traen un sin fin de recuerdos felices. Como niños andábamos solos de arriba abajo durante todo el día, cruzábamos la presa y nadábamos (en el agua ya puerca). En el camino mi mamá siempre me decía que uno de los cerros, cerca de San Francisco Totimehuacán, era una pirámide descubierta por su tío Juan. Cada vez que pasábamos le pedía que repitiera la historia. A él lo vi una sola vez, y conocía muy poco de su vida.  El día que nos encontramos yo no dejaba de preguntarle sobre todo lo que había encontrado en Valsequillo y sus alrededores. 

Juan era un explorador nato, con una mente inquisitiva. Se formó de manera autodidacta y dedicó su tiempo de manera rigurosa y casi religiosa a explorar la zona usando sus limitados recursos para sus proezas.  Quienes lo conocieron lo describían como un hombre de una curiosidad insaciable.  Se convirtió en el Jefe del departamento de Antropología e Historia en la Universidad Autónoma de Puebla y compartía sus historias con alumnos, y —entre copas— con amigos bohemios que las escuchaban maravillados.  A principios de los años 30, mientras caminaba por el cauce del río Alseseca, encontró restos de mamut y años más tarde el fémur de un proboscídeo —o para fines prácticos: otro mamut—, que tenía clavado una punta de lanza. 

Aunque sus descubrimientos saltaron a la fama entre curiosos y entusiastas de la zona, durante décadas todos fueron ignorados por la élite de arqueólogos en México. Fue hasta que la revista Life publicó su monografía, en los años 60, cuando la élite científica mexicana y, sobre todo extranjera, lo volteo a ver. Cynthia Irwin-Williams, quien estaba por terminar su doctorado en Harvard, se interesó por sus estudios y voló a México para reunirse con él. La American Philosophical Society y el Instituto Smithsoneano les dieron una beca y así fue como iniciaron el Proyecto Valsequillo, que se convertiría en el trabajo de sus vidas y los llevaría primero a la gloria y más tarde a la desgracia.  

Se enfocaron principalmente en un sitio llamado Hueyatlaco, donde encontraron herramientas y huesos de enormes mamíferos prehistóricos. Todo iba de maravilla, hasta que llegó el momento de fechar el sitio. Algunos dicen que las fechas que arrojó el estudio del carbono 14 fueron de más de veinte mil años. Aunque he leído también que no encontraron material orgánico en el lugar para usar este método. Irwin Williams y Juan Armenta sugirieron una antigüedad de 22,000 años para el sitio. Esto causó un gran escándalo entre la comunidad de arqueólogos. En los 60, el consenso era que las culturas más antiguas del continente tenían no más de 12,000 años.

Todo empeoró cuando un grupo de geólogos, liderado por Virginia Steen-Mcyntire, llegó para resolver la controversia y dictaminaron que el sitió podía tener más de 200,000 años, usando una técnica para fechar la ceniza volcánica del sitio.  Un desastre. 

José Luis Lorenzo, del Instituto Nacional de Antropología e Historia, rechazó ambas fechas y los acusó de haber plantado artefactos en el sitio. Brutales acusaciones. Aunque un grupo de prominentes arqueólogos visitaron el sitio, como observadores externos —y le dieron todo el crédito a la investigación—, no hubo marcha atrás.

Juan fue despedido de la Universidad. Tuvo que entregar todos sus hallazgos y abandonar la investigación a la que le había dedicado varias décadas de su vida. Lo mismo pasó con Irwin-Williams quien publicó los hallazgos de esta investigación, pero hasta ahí. 

En 2020, la revista Nature publicó un estudio sobre los hallazgos encontrados en una cueva de Zacatecas, en el cual aseguran que México estaba poblado hace por lo menos 33 mil años.  Juan Armenta fue tachado de loco por sugerir que había evidencias que apuntaban a más de 20 mil años. Pero era imposible que él, y aquí, hiciera ese gran descubrimiento. 

El caso está cerrado. Ya nadie discute este tema.  Juan murió sin conocer estos nuevos hallazgos que podrían reivindicar el trabajo que hizo durante décadas. 

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img