26.3 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

Los pasos del Dr. en Derecho Fidel Alejandro Castro Ruz por Xicotepec

Más leídas

Hace algunos años en el consejo de la crónica que presidía Francisco Cruz Lechuga, qepd –actualmente proscrito– retomamos un tema que nos apasionó por su gran importancia histórica. Con el finado Dr. Heriberto Carballo, M. Carmen Luna Cabrera, Hugo Isidro Pérez Becerra, Rommel Espíritu Álvarez y este tecleador, nos dimos a la tarea de investigar y de videograbar lo que nosotros suponíamos fue su paso del comandante Fidel Castro Ruz por Xicotepec; no andábamos tan equivocados.

Se dice que Fidel y un grupo de guerrilleros estuvieron entrenando en unas montañas del estado de México, concretamente en Chalco, durante varios meses antes de su arribo a Xicotepec.

Escribo estas líneas acerca del popular guerrillero, en parte por una conversación que sostuvimos al siguiente día de la presentación de: Se dicen cosas horribles de ti, frente a un exquisito plato de chile con huevo con cecina, Mario Alberto Mejía, Juan Manuel García Castillo, Juan Carlos Valderrabano Vázquez y este escribano. En ese suculento desayuno, el tema era evaluar la presentación del libro, sin embargo, dio un giro radical en virtud de que el dueño del restaurant abordó el tema de Castro Ruz y nos confió que tiene pensado llevar a cabo la construcción de un museo en honor a dicho personaje.

…Continúo con lo que el consejo de la crónica realizó en ese entonces: Nos apostamos en la habitación número 13 en la que estuvo hospedado Fidel, junto con sus camaradas Ernesto El Che Guevara, Camilo Cienfuegos, su hermano Raúl Castro y otros personajes que partirían rumbo al puerto de Tuxpan para de allí ir a liberar al pueblo cubano del tirano Fulgencio Batista. Afuera de dicha habitación los familiares de uno de los trabajadores –ya jubilado– nos indicaron el espacio y nos expresaron que efectivamente su papá le había tocado atender a tan gloriosos personajes. De tal suerte que lo que piensa realizar Valderrábano Vázquez tiene fundamento. Nos enteramos en esa sesión de grabación que justo atrás de las instalaciones del Hotel Mi Ranchito, El comandante había confiado a una familia honorable –a unos 100 metros del hotel– el resguardo de su armamento.

Recién acabo de conocer el refugio de las armas llamado Búnker. Es una fortaleza a prueba de todo. De hecho, forma parte de una casa habitación, es pues el sótano como hay decenas en la sierra norte, solo que este espacio es a prueba de casi todo. Las paredes son de piedra banqueada de un grosor de unos 60 cms por 60 cms, colocadas una tras de otra. Dos habitaciones de 4 por cuatro metros aproximadamente y un orificio instalado en una de las paredes de unos 40 por 40 cms, donde se especula tenían resguardado el efectivo que les ayudaría a llegar a buen puerto –léase el puerto de Tuxpan–.

Es un sitio al que efectivamente se le da toda la credibilidad de que estuvo guardado el armamento con el que el líder cubano liberó a su pueblo de la dictadura.

El citado armamento requería que le dieran mantenimiento y de que se les hiciera adecuaciones para que tuvieran mayor potencia y efectividad.

Recurrieron los revolucionarios a Don Ricardo Santos, el armero más antiguo del entonces Villa Juárez. A él recurrían personas de la región para que les arreglara sus pistolas, carabinas, R15 –de los contados que existían–.

Su armería incluso estaba en un céntrico lugar. No había las restricciones que en la actualidad hay para portar arma. Decían los ancestros que quien no portaba pistola en esa época era al equivalente a andar semidesnudo. Por ello el trabajo del señor Santos era muy prestigiado.

En la entrevista de referencia ahora con el hijo –que también se llama Ricardo– nos decía que efectivamente el guerrillero estuvo junto con sus acompañantes y que fue cierto que dio mantenimiento a las armas. También asegura el entrevistado que tan contento quedó Fidel Castro, que al triunfo de la revolución cubana extendió una invitación para que estuviera en su equipo de seguridad, petición que fue declinada por el occiso.

En manos del doctor Heriberto quedaron los videos a los que hago alusión en este espacio.

Tanto él como el cronista de ese entonces Panchito Cruz Lechuga, merecen mi respeto por su sapiencia en todo lo relacionado a los pasajes históricos del pueblo de Xicotepec.

 

Posdata:

A fin de rememorar el legado de Quino, distraeré su atención dilecto lector con una de sus frases cada publicación de El Baúl.

Joaquín Salvador Lavado Tejón, conocido bajo el seudónimo de Quino (Mendoza17 de julio de 1932– Mendoza, 30 de septiembre de 2020), fue un humorista gráfico e historietista argentino nacionalizado español. Su obra más conocida fue la tira cómica Mafalda, publicada entre 1964 y 1973.

 

 La vida es linda, lo malo es que muchos confunden linda con fácil.

Artículo anteriorConjugaciones
Artículo siguienteAfición maltratada
spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img