24.7 C
Puebla
domingo, abril 21, 2024

Pepe Chedraui y la transformación próxima en Puebla Capital

Más leídas

El próximo 2 de junio del año en curso, Puebla y el pueblo de Puebla tendrán un encuentro con la historia. 

Aquella historia que debe abrazarse, aún ante la posibilidad de ser absorbido por el torbellino feroz e impaciente de las coyunturas electorales.  

El pueblo de Puebla tendrá, en sintonía con el total de nuestro país, que elegir entre el refrendo al proceso transformador o la regresión al pasado tortuoso del viejo México: Son dos caminos —cita la doctora Claudia Sheinbaum—, que siga la transformación o que regrese la corrupción. 

Indudablemente, la transformación seguirá: A nivel nacional las encuestas expresan lo absoluto. Claudia Sheinbaum será por vez primera (después de 200 años) presidenta de México. La primera presidenta en la historia de nuestro país. 

En el plano estatal la ruta es lineal; sin complicación alguna, el senador Alejandro Armenta Mier será electo gobernador de Puebla, ante un disminuido y casi desaparecido, Eduardo Rivera Pérez. 

La gran disputa electoral se desahogará en la ciudad de Puebla, que fue gobernada por Morena en 2018 y perdida por el Movimiento de Regeneración Nacional en 2021, conjuntamente con la derrota en las ciudades conurbadas en la zona metropolitana. Ahí se encuentra el gran reto para Morena del venidero proceso electoral. 

Conscientes de los antecedentes estadísticos, el PRIAN saboreaba un gran banquete. Endulzado con la gran probabilidad de mantener la ciudad de Puebla y, con ello, las canonjías y prebendas que diligentemente registran en el aposento de su frivolidad gubernamental. 

Algo ocurrió en medio del camino… 

Algo llamado José Chedraui Budib. 

El tren llamado Pepe Chedraui entró a la contienda por la candidatura de Morena a la presidencia municipal de Puebla. Fue un tren que no frenó hasta encontrarse con la asignación. Que no se detuvo hasta que el anuncio de los resultados de la encuesta, lo instaron a parar un momento, para recibir la constancia del triunfo.  

A Pepe Chedraui el resultado lo encontró trabajando. La señal no vino a su encuentro, sino el trabajo lo guio hasta ella.  

Durante todo el proceso previo no hubo un día que Pepe dejara de construir. Donde otros ponían muros, él construyó puentes.  

Dialogó, estrechó manos, tocó voluntades y se arropó en el trabajo, en la proximidad y en la confianza que su aura personal genera, para integrar a los diversos actores políticos y, sobre todo, a la ciudadanía poblana, a su proyecto transformador.  

Dejando constancia no sólo de su buena reputación como empresario, como emprendedor de lo social, sino como un personaje probo en la identidad obradorista. 

Qué mayor y mejor antecedente podría haber, que su pertenencia al consejo asesor empresarial del licenciado Andrés Manuel López Obrador. Que, conjuntamente con los empresarios nacionalistas de México, ha construido un gobierno de acto humanista, bajo la premisa de por el bien de todos primero los pobres.  

Con la asignación de Pepe festejamos muchos, con la certeza de competitividad de triunfo, en el anhelo de recuperar Puebla capital, para después transformarla.  

Y así como hubo festejos, también hubo preocupación. Sudoración. Ansiedad.  

Quienes se frotaban con alegría las manos, en afán de perdurar sus proyectos personales a costa del erario, se vieron rebasados.  

Es Pepe Chedraui la certeza de triunfo para recuperar la ciudad de Puebla. 

Y no sólo eso, sino, para transformarla. 

Pepe será electo, al igual que Claudia Sheinbaum y Alejandro Armenta el próximo 2 de junio. 

Y con ese impulso, nuestra ciudad de Puebla empezará a inscribir la historia de la transformación. La historia de la Puebla nueva.  

La Puebla de las juntas auxiliares, donde por el bien de todos, sean primero las juntas auxiliares. 

La historia del poder obediencial, que cita mandar obedeciendo.  

La esencia programática del gobierno de Pepe Chedraui se gestará en grandes diálogos, en la escucha directa con la gente, con el pueblo de Puebla. El gran consenso de la ruta para la nueva Puebla será a partir de la escucha activa. De la dialéctica popular.  

Con Pepe por delante, el pueblo organizado salvará a nuestra ciudad de Puebla.  

Que tiemblen los del Frente, que suden, que se aterroricen de miedo. No es para menos. Sus días al frente del gobierno municipal están contados. Y se registran en un conteo regresivo. 

Estamos próximos a iniciar, y escribir conjuntamente, la nueva historia de Puebla.  

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img