17.5 C
Puebla
lunes, noviembre 28, 2022
spot_img

PSI, de bisagra morenovallista a la promiscuidad electoral

Más leídas

El partido local Pacto Social de Integración (PSI) ha pasado por distintas etapas en su corta historia electoral en Puebla. De ser el partido bisagra del morenovallismo y tener una buena representación en el Congreso del Estado, a tener que recurrir a la promiscuidad política en las contiendas electorales donde tiene que coaligarse con cualquiera –literal cualquier partido– para sobrevivir en los municipios.

De acuerdo con los resultados históricos del Instituto Electoral del Estado (IEE), el partido que ha tenido señalamientos de tener nexos con el huachicol pasó de tener un sólido 4 por ciento de intención del voto en sus inicios por 2013 en la lucha por diputaciones locales y ayuntamientos, a sostenerse con las uñas de una diputación plurinominal en el 2021.

Aunque empezó siendo un partido político local con más cercanía al Partido Revolucionario Institucional (PRI), este instituto se transformó en un apéndice más del morenovallismo, y ante la caída de los líderes de este grupo político su estrategia no ha sido otra que unirse a quien los acepte.

En su primer proceso electoral ordinario 2012-2013, Pacto Social de Integración surgió como un partido local con señalamientos de ser una cortina para mantener viva la operación del excandidato del PRI a la gubernatura de 2010, Javier López Zavala.

Sin embargo, pese a estos rumores, PSI se unió al proyecto del gobernador Rafael Moreno Valle en la figura de candidaturas comunes con la coalición Puebla Unida, encabezada por el Partido Acción Nacional (PAN) y formada por PRD, Compromiso Por Puebla y Movimiento Ciudadano y Nueva Alianza.

Para estos comicios, los resultados fueron alentadores para el nuevo partido político que en la elección de diputados alcanzó una votación de 108 mil 198 sufragios, lo que fue equivalente al 4.71 por ciento de la votación válida emitida; mientras que por los ayuntamientos su votación fue de 113 mil 781 votos, un 4.97 por ciento.

Su adhesión a la alianza Puebla Unida redituó en 29 de los 41 espacios del Congreso del estado, aunque solamente uno de representación proporcional fue para PSI; y en las presidencias municipales se hicieron con 108 ayuntamientos, de los cuales solamente siete fueron para perfiles postulados por el partido local.

Para el proceso electoral 2017-2018, PSI fue utilizado de nueva cuenta como una bisagra para la megacoalición que formó el morenovallismo para postular a Martha Erika Alonso Hidalgo, para perpetuar el proyecto morenovallista en el poder en Puebla.

No obstante, para este proceso electoral el exgobernador panista no contaba con el gran impacto que traería consigo la gran ola obradorista que llevaba Andrés Manuel López Obrador en su tercera contienda por la presidencia de la República que arrastraba a las demás fuerzas políticas y llevaría a los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) al poder.

En la elección de diputados locales PSI y la alianza Va Por Puebla (PAN-PRD-MC-PANAL-CPP-PSI) fue superada de sobra por la coalición Juntos Haremos Historia (Morena-PT-PES), la cual se hizo con un millón 188 mil 270 votos, mientras que el partido local solamente obtuvo 65 mil 831 sufragios, apenas el 2.30 por ciento de la votación, lo que los dejó sin un representante en el Congreso local.

En la lucha por los ayuntamientos, PSI también fue borrado por la ola morenita que solamente lo dejó con 105 mil 256 votos, un porcentaje de 3.69 por ciento de la votación válida emitida, y apenas 16 presidencias municipales, lo que les permitió mantener su registro como partido local.

Para su suerte, por un acuerdo político con el PAN, PSI pudo mandar a un perfil suyo para competir en la fórmula al Senado de la República junto al panista Mario Riestra Piña, siendo la elegida Nadia Navarro Acevedo, hija del dirigente Carlos Navarro Corro, y por el principio de primer perdedor logró llegar a la Cámara de Senadores.

Ahora, en el proceso electoral 2020-2021, Pacto Social de Integración no se decantó por una coalición, pues abrió la puerta a un sin fin de posibilidades para formar candidaturas comunes y mantenerse vivo en el escenario político local.

En el caso de las diputaciones locales, PSI fue en solitario en la mayoría de los distritos y formó alianza de unos cuantos con Morena, Nueva Alianza y Compromiso Por Puebla. Esto le dio apenas 78 mil 949 votos, lo que representó el 3.16 por ciento de la votación válida emitida y garantizó su permanencia por tres años más.

Con ese porcentaje de votación tuvieron acceso a un diputado de representación proporcional, siendo el beneficiado el dirigente Carlos Navarro.

Para las presidencias municipales el partido local alcanzó 209 mil 458 votos, que equivale al 8.17 por ciento de los votos en esa elección, pero esto fue gracias al gran abanico de alianzas que generó y que le permitió ganar 21 alcaldías, pero solamente nueve de forma solitaria.

Por ejemplo, para la alcaldía de Chignahuapan se alió con PAN, PRI, PRD, CPP y Nueva Alianza; para Puebla formó equipo con PAN, PRI, PRD y CPP; en Zacatlán se alió con PRI, PRD, CPP y Nueva Alianza; en Huauchinango hizo equipo con la coalición Morena-PT, por mencionar algunos.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img