22.6 C
Puebla
jueves, diciembre 8, 2022
spot_img

Neurona por encima de la hormona

Más leídas

Con la cabeza todavía muy caliente, el corazón latiendo a tope y los nervios a todo lo que da, es difícil y poco recomendable tomar decisiones tanto en la vida como en el futbol.

Paños fríos, respiración profunda y que los muebles en la cabeza vuelvan a estar en su lugar. Todo esto para no repetir errores pasados, aprender de ellos y corregir a futuro.

En este examen extraordinario llamado repechaje, Chivas volvió a reprobar tras un torneo de claroscuros donde empezó mal, recompuso, pero cerró a la baja con tres derrotas que minaron su confianza.

En el Cuauhtémoc, Puebla fue mejor en el balance general. Guadalajara, sintiendo el agua al cuello, apretó los minutos finales y más con empuje que con idea, empató sobre la hora para definir todo en penales.

Angulo resbaló y falló para ser el chivo o chiva expiatoria de la tercera eliminación apenas en el repechaje en los últimos cinco torneos.

Hoy su afición, con la sangre en el ojo, quiere que rueden cabezas en una guillotina siempre afilada y dispuesta a cobrarse víctimas o victimarios según sea el caso.

A muchos no les gusta la palabra, pero esto es un fracaso. Si bien no tiene plantilla para estar en los cuatro primeros lugares, no estar siquiera entre el 5 y el 8 y en cuartos de final sí, es para hacérselo mirar con lupa.

Echar al señor Cadena sería un craso error. Pese a que los números no lo arropan como para no poner en duda su continuidad, ha demostrado capacidad para obtener mejores rendimientos de los futbolistas.

Desde que se fue Almeyda, en 2018, seis entrenadores han estado en el banquillo, siendo Ricardo el mejor de ellos con 52 por ciento de efectividad. Los golpes de timón han tenido poco efecto positivo al corto y mediano plazo, no va por ahí.

Frente a Puebla y buena parte del torneo iniciaron siete jugadores surgidos de sus fuerzas básicas: Jiménez, Sánchez, Sepúlveda, Olivas, Orozco, Beltrán y Flores.

Los conoce del Tapatío FC y con la particularidad de jugar solamente con mexicanos, no hay mejor tipo que Cadena para foguearlos y consolidarlos en primera división.

Desde hace tiempo en Chivas hace falta más calidad que cantidad. Al no alinear a extranjeros, deben tener a los mejores mexicanos disponibles, no a los de segunda o tercera línea.

Los Molina, Mier, Ponce, Zaldívar, Briseño, Mozo, Calderón, Angulo y compañía, cobran mucho y aportan poco en la cancha. Cambia a esas ocho moneditas de plata por dos de oro que realmente marquen diferencia, ese tiene que ser el camino en esta institución.

Mención aparte para Peláez y Amaury Vergara, quienes como directivos deberán hacer examen de conciencia para concluir que tanto bien o mal le están haciendo al club desde sus respectivos cargos.

Guadalajara lo que necesita es estabilidad de proyecto en todos los niveles de su organigrama. No puede estar pensando en cambiar de entrenador, directivos o jugadores como si se tratase de calcetines.

Tiempo es la palabra mágica: apostar por un proyecto a mediano y largo plazo, confiar en la cantera y acertar en la cartera. No precipitarse y tomar decisiones con el estómago o para que se me entienda mejor: que la hormona no le gane a la neurona.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img