27.5 C
Puebla
miércoles, abril 24, 2024

Carro completo en 2024

Más leídas

El proceso electoral de 2024 está tan acelerado que se ha desdibujado en el debate público el de 2023, en parte es porque el resultado de las elecciones en Coahuila y Estado de México (Edomex) quedó definido prácticamente desde el inicio de la campaña, y hasta ahora, no han acontecido abruptos o sorpresas; los escenarios continúan su tendencia, y podemos vislumbrar que en Coahuila ganará la coalición opositora, mientras que, en el Edomex, Morena.  

Se vivió con más intensidad la precampaña que la campaña. En el Estado de México levantaron la mano 3 perfiles: Delfina Gómez, Horacio Duarte e Higinio Martínez, la principal incertidumbre era la paridad de género, los hombres pugnaban porque fuera mujer la candidata en Coahuila, a pesar de que en términos de competitividad ese supuesto correspondiera mejor en su entidad; en Coahuila, sin embargo, Ricardo Mejía Berdeja impulsó una estrategia de posicionamiento basada en una supuesta cercanía con el presidente Andrés Manuel López Obrador muy efectiva, al punto que se daba por hecho su eventual postulación por Morena, la sorpresa fue que el vencedor en la encuesta fue Armando Guadiana, senador vinculado con Ricardo Monreal y que elección tras elección ha perdido, salvo su espacio en el Senado de la República.  

La diferencia en ambos casos es el oficio y la altura política. En Edomex, Higinio acordó diversas posiciones en la campaña, municipios y partido, y para él, la mesa directiva del Senado de la República, que en un agitado proceso, arrebató el senador Alejandro Armenta apoyado por el bloque de senadores monrealistas; Horacio Duarte dejo aduanas para integrarse como coordinador de campaña de la maestra y la candidata Delfina se entregó de lleno al proceso electoral. En Coahuila, sucedió todo lo contrario, se impuso la encuesta sin ningún acuerdo reparatorio, conciliatorio o si quiera estratégico en términos electorales. Lo verdaderamente sustancial de este proceso quedó escrito hace varios meses. 

Las lecciones del 2023, e incluso del 2021 están absolutamente contempladas en el día a día del presidente. Su confrontación con el poder judicial y la incapacidad para modificar la constitución se debe en gran medida a la pérdida de terreno político, por ello, el presidente ha hecho el llamado a concentrarse en ganar todo lo que se pueda en 2024, sin ceder un milímetro y a pesar de lo acalorada que este la disputa por la presidencia, gubernaturas y demás candidaturas, para evitar la ruptura (caso Coahuila) se ha abierto la posibilidad al acuerdo, y por lo tanto, el oficio político permitirá que las encuestas no resulten en imposición, sino en acuerdos de las diferentes expresiones políticas al interior de Morena, sin embargo, el dilema es entre la racionalidad política o el arrebato de pasiones.  

El factor principal en 2024 será la competitividad electoral, el grupo político, la agarradera nacional y la operación política en los procesos de selección de candidatos, lo demás está prácticamente escrito, las probabilidades, por lo menos, así lo indican.  

 

Ángel custodio  

La disputa por Casa Aguayo es objeto de la atención nacional. Los punteros a la gubernatura (hombres) representan la bicameralidad del Congreso de la Unión y cada paso que dan en sus responsabilidades es reducido a una competencia local. Desde la tribuna del senado, Alejandro Armenta evidenció las “amenazas” de las que fue objeto por parte de la ministra presidenta de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) Norma Piña, mientras que Ignacio Mier Velasco presentó una iniciativa para que los ministros sean electos por voto popular. Si ambos llegaran a un consenso o acuerdo electoral serían imparables, pero esto no obedece a la racionalidad política, sino a la pasión humana.  

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img