15.5 C
Puebla
sábado, octubre 1, 2022
spot_img

Adán Augusto y el canto del Guajolote

Más leídas

Rápido vino la respuesta, como un navajazo en plena tripa.

El gobernador Miguel Barbosa Huerta no dejó pasar el desliz verbal del secretario de Gobernación federal —Adán Augusto López— en el sentido de que si el pueblo se “amacha”, Ignacio Mier Velazco podría ser gobernador de Puebla.

Todo ocurrió en la Plenaria de diputados de Morena.

Una vez que fue presentado, el último lugar de las corcholatas del presidente López Obrador recibió un grito lleno de lambisconería: “¡Presidente, presidente, presidente!”.

Algunos serviles diputados poblanos entonaron su cántico cuando Adán Augusto presentó a Mier: “¡Gobernador, gobernador, gobernador!”.

Obsequioso, el secretario de Gobernación mutado en matraquero del próximo presidente de la JUCOPO del Congreso federal soltó su desliz en respuesta al gritito lambiscón:

“Si el pueblo se amacha…”.

La traducción en buen tabasqueño es: si el pueblo monta su macho, o si el pueblo agarra coraje, o si el pueblo no tiene miedo…

Lo que no le informaron al secretario-corcholata es que su aliado tiene mil problemas legales y cero seguidores.

Aunque si contamos como seguidores a los parias que siempre han lucrado con el presupuesto —y que son sus matraqueros a sueldo—, entonces sí tiene personajes adictos.

¿Cuántos?

Unas cinco decenas.

Puro paria.

Puro vividor.

La respuesta del gobernador rebanó la panza del trasnochado apoyo del secretario.

En pocas palabras dijo que el secretario —al que ponderó como amigo y excelente funcionario— no tiene por qué andar destapando a nadie y que en Puebla es el pueblo amachado el que ha repudiado a Mier.

Basta ver sus más recientes derrotas electorales para ilustrar esta parte.

A navajazo limpio, el gobernador exhibió el desliz de Adán Augusto y lo comparó con el PRI de los años setenta, cuando el partido que a nivel local dirigió Mier destapa aldeanamente a los militantes.

Muy en el filo de la barranca, el gobernador, sin embargo, subrayó en varios momentos que admira y quiere al secretario.

Eso hizo que su crítica fuera más firme y punzante.

Algo es cierto: el pueblo amachado no votaría por él, como no lo ha hecho en los últimos tiempos.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img