27.5 C
Puebla
miércoles, abril 24, 2024

¿Y la dignificación de la vida para cuándo?

Más leídas

I 

La diputada panista de la CDMX: Ana Villagrán -de esta nueva ala que es proaborto, pro-LGBTTTIQ+ pro-derechos de los animales-, presentó la iniciativa: “Departamentos para Millennials”, que busca otorgar incentivos fiscales a los bancos y constructoras que apoyen a los jóvenes de CDMX en la adquisición de su primera vivienda. 

Muchos la han criticado, otros han estado a favor y otros piden ir más allá. 

Para bien o para mal puso al centro del debate un tema que a ningún partido político -incluyendo a Morena- le ha interesado. 

Miguel Mancera está proponiendo una “Nueva Cultura Laboral” donde se disminuya el horario laboral y así combatir el estrés que permea en la mayoría de los mexicanos. Empero, existe la Norma Oficial Mexicana NOM-035-STPS-2018, Factores de riesgo psicosocial en el trabajo-Identificación, análisis y prevención; cuyo objetivo es establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, así como para promover un entorno organizacional favorable en los centros de trabajo. Hasta donde sé, nadie lo ocupa y menos en los espacios gubernamentales. 

Estamos hablando de la dignificación de la vida en México. 

 

II 

Viri Ríos -querida por unos y criticado por otros- ha investigado mucho sobre el tema. Hay quienes la acusan de cuatroteista y otros de neoliberalista. 

Uno de sus artículos más compartidos fue “No, no eres clase media”1, donde arroja unos datos que espantan: 

  • Mexicanos que ganan 120 mil pesos mensuales, por ejemplo, creen que tienen un sueldo “promedio” cuando en realidad ganan más que el 90 por ciento del país. 
  • El 61 por ciento de los mexicanos cree ser clase media, incluyendo dos terceras partes de los más ricos, existen al menos 43 millones de mexicanos que viven en condición de pobreza moderada pero que creen que son clase media. 
  • Para ser clase media necesitarían ganar 64 mil pesos mensuales para una familia de cuatro integrantes, un nivel salarial que solo gana el 10 por ciento más rico de México. 
  • Hay casi 37 millones de personas que técnicamente no son pobres, pero tienen carencias básicas como acceso a la salud, seguridad social o educación. 
  • Para ser clase media, de acuerdo con el Índice de Desarrollo Social de Evalúa de Ciudad de México, se necesita tener ingresos suficientes para satisfacer necesidades de educación, salud, servicios sanitarios, drenaje, teléfono, seguridad social, electricidad, combustible, bienes durables básicos y no trabajar más de 48 horas a la semana y teniendo un ingreso de 16 mil pesos por cada integrante de la casa (4 integrantes). 

Datos que bajan el ánimo a cualquiera. 

 

III 

En internet existe una página: https://www.expatistan.com, que mide el costo de vida internacional con base en los datos que van ingresando diversas personas. 

Si usted busca Puebla de Zaragoza, va a toparse con la siguiente información: 

  • Costes mensuales estimados para una familia de 4 personas: 41 mil 165 pesos. 
  • Costes mensuales estimados para una persona sola: 17 mil 339 pesos. 
  • El costo de vida en Puebla de Zaragoza es un 17 por ciento más barato que en Ciudad de México. [O sea que la brecha no es tanta]. 

 

Según La Crónica de Puebla, en un reportaje publicado el 30 de octubre de 20212, arroja los siguientes datos de cuánto necesitaría una persona para independizarse:  

  • Se requiere ingreso mínimo de 20 mil pesos mensuales. 
  • Los costos de vivienda en Puebla es­tán en el orden de 1.8 millones a 2 millones de pesos en compra. 
  • en alquiler va de los 7 mil a los 15 mil pesos mensuales. 
  • “Puebla es más cara que el 60 por ciento de las ciudades de América Latina”. 
  • Vivir solo en Puebla requie­re ingresos económicos de en­tre dos y cinco salarios mínimos, es decir, entre 15 mil pesos y 21 mil pesos. 
  • Sólo el 10 por ciento de la población tiene un ingreso de cinco salarios mínimos”. 
  • Haciendo una serie de cálculos de algunos gastos que hace un millennial, están son las cifras: gastaría 17 mil 770 pesos al mes; si ingre­sara 21 mil pesos al mes, podría ahorrar 15.38 por ciento. 

Las cifras no difieren mucho de lo desarrollado por Viri Ríos 

Vivir, en Puebla, en óptimas condiciones tiene un costo de 21 mil pesos.  

 

IV 

Sueldos mensuales en Gobierno del Estado de Puebla acorde a su página de transparencia del 31 de mayo de 20223 (muestreo aleatorio): 

 

  • Gobernador: 49 mil 964 pesos 
  • Secretario de Gabinete: 42 mil 136 pesos 
  • Sub-secretario: 29 mil 170 pesos 
  • Coordinador de área: 21 mil 72 pesos 
  • Director de área: 14 mil 222 
  • Subdirector: 8 mil 230 pesos 
  • Jefe de Departamento: 7 mil 272 pesos 
  • Honorario Asimilado H0001 (plaza más alta): 12 mil 727 pesos 
  • Honorario Asimilado H0093 (plaza más baja): 3 mil 458 pesos 

 

No incluí compensaciones (pues varían y se otorgan bajo diferentes criterios: una es por default para subir el salario y dignificar el puesto y otra es a evaluación del jefe inmediato); éstas pueden mejorar el sueldo considerablemente. 

Según este listado y lo que se necesitaría para vivir bien en Puebla, el Coordinador de área viviría justo y los que están arriba de éste saldrían avante.  

 

V 

Algunos dirán: el salario mínimo ha ido aumentado. Aquí otra cifra:  

      “Pese a la recuperación que ha tenido el salario mínimo general (SMG), los 5 mil 186 pesos mensuales que perciben los trabajadores que ganan un SMG (172.87 pesos diarios), se quedan cortos con 3,232 pesos para la compra de dos canastas alimentarias4.” 

Y esos aumentos, se reflejan casi siempre en la iniciativa privada y casi nunca en las plazas gubernamentales. 

 

VI 

Las políticas económicas deben cambiar y los gobernantes y empresarios lo deben entender. 

De nada sirve que desaparezcan un INE o acaben con fideicomisos si eso no se refleja en la dignificación de salarios, empezando por los puestos gubernamentales.  

Un buen juez por su propia casa empieza. 

Los encargados de manejar el país (incluyendo empresarios) deberían de pugnar por políticas que incentiven un mejor poder adquisitivo y la reducción de los horarios laborales.  

Si combinamos estas dos mejoras: habría consumo en restaurantes, cines, salas de teatro, casinos, conciertos, eventos deportivos y más, pues habría el flujo económico y la disposición de tiempo libre. 

También existiría capacidad para adquirir una casa o un departamento. 

 

VII 

Se vienen tiempos electorales y será interesante ver si las personas que aspiran a ocupar un puesto de elección popular ofrecen propuestas que apuesten por la dignificación de la vida en México en lo económico, social, mental, educativo, cultural y de salud. 

Es momento de que los actuales gobernantes y empresarios comiencen a generar alianzas encaminadas a la construcción de un bienestar común y plural, donde todos avancemos hacia arriba y no hacia abajo. 

Y entiéndase bien, la ecuación no es disminuir al que percibe mejor y sí aumentar al que gana menos; de forma tal que se acerque a los altos salarios. 

La ecuación es compleja, pero es necesario comenzar a dar los primeros pasos. 

Notas relacionadas

Últimas noticias

spot_img