26.3 C
Puebla
viernes, agosto 12, 2022
spot_img

In memoriam: Javier Gómez Marín

Más leídas

Me duele más la muerte de un amigo

que la que a mí me ronda.

 

Lágrimas de mármol, de Joaquín Sabina

 

I

La vida, lo sabemos, es corta y se va en un suspiro.

Un día estás deseando cumplir la mayoría de edad para hacer todo aquello que, según, está prohibido o no es conveniente para un menor de edad; y de pronto, otro día uno está queriendo regresar a los años donde no era tan complejo tomar decisiones.

Crecer conlleva responsabilidades, pero también –en muchas de las ocasiones– significa cumplir con las expectativas que otros tienen de uno.

Sin embargo, lo más doloroso de crecer es irte acercando no a tu propia muerte si no a la partida de familiares y amistades.

De pronto, uno se va convirtiendo en una margarita que con cada ausencia se va desmargaritando.

 

II

“Si quieres conocer tus defectos/ cásate. / Y si quieres conocer tus cualidades/muérete”; escribió Alex Lora en su canción “Cásate o muérete”.

Una frase que pareciera mantra social, pues la vida o las malas costumbres de ésta nos han enseñado a acentuar más los defectos y desaciertos de una persona que sus logros y virtudes.

Recalcar en lo malo para que el otro entienda que debe cambiar y no aplaudir lo bueno, porque entonces la persona se puede acostumbrar y luego será un creído insoportable; son algunas de las frases que escuché en boca de muchas personas queridas y estimadas por quien esto escribe.

Me da la impresión que a las personas suele olvidárseles el impacto positivo o negativo que pueden tener las palabras en el otro.

 

III

Y es que si nadie te enseña a ser hijo ni a ser padre, tampoco nadie te enseña a disfrutar a las personas con las que convives y generas lazos amistosos, querenciales o amorosos.

Muchas veces no sabemos, no podemos o no nos atrevemos a decirle a nuestros seres queridos lo agradecidos o felices que estamos de compartir camino y experiencias con ellos. Y nos esperamos a que las personas mueran para, entonces, decir todo lo que nos harán falta, pero ya es demasiado tarde para que la persona escuche.

 

IV

La vida, cuando se es niño, es lo que pasa entre un juguete nuevo y el próximo; entre un juego nuevo y otro.

La vida, cuando se es adulto, es lo que acontece entre la primera ausencia querida y la próxima.

Pero, la vida es también lo que ocurre entre el primer te quiero o te amo pronunciado y el siguiente.

 

V

Vivir es aprender a crecer con alegría y dolor, con presencias y ausencias, con amor y desamor.

Vivir es disfrutar las dos caras de la moneda.

Vivir es aceptar que el mundo está lleno de muchos claroscuros.

Vivir es buscar construir un mundo mejor para las generaciones venideras.

 

VI

El pasado miércoles 20 de julio de 2022, murió el gran Javier Gómez Marín –exdirector de Acervo Cultural de la Secretaría de Cultura del Estado de Puebla– y a muchos nos impactó su pronta ausencia.

Fue amigo para muchos, para otros Maestro y para algunos más fue un Colega con el cual era un privilegio coincidir.

Su presente ausencia será notable, pues fue mucha la labor que realizó -con amor- en favor de la Cultura de Puebla.

Su labor cultural, seguro estoy, hizo un poco más habitable el mundo.

La Cultura ha perdido a un gran general.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img