19.8 C
Puebla
jueves, junio 30, 2022
spot_img

Ignacio Mier miente

Más leídas

El castigo del embustero es no ser creído

aun cuando diga la verdad. (Aristóteles) 

 

Ignacio Mier Velasco es un embustero. Es decir, articula trampas y falsedades; elabora artilugios para ocultar la verdad. Intenta acomodar la realidad a modo, con el fin de sacar ventaja para manipular a la opinión pública. 

El caso de la Operación Angelópolis lo describe de pies a cabeza como lo que es: embustero. Sabemos que el adjetivo es fuerte, y en lo personal he aprendido a no usarlos tanto, pero intentaremos demostrarlo en este breve espacio periodístico. 

La Unidad de Inteligencia Financiera presentó una denuncia ante la Fiscalía General de la República y de Puebla el 7 de Julio del 2021. Ignacio Mier ha dicho que es un caso viejo. No lo es tanto porque no ha cumplido un año. La investigación sigue un proceso y un curso, no se desesperen. 

La investigación establece que son seis personas las indiciadas, tres físicas y tres morales. Las primeras son Francisco Romero Serrano ex auditor del estado de Puebla y excontador personal de Enrique Doger, de Ignacio Mier y de Arturo N.  

La segunda persona investigada es José Arturo Rueda Sánchez de la Vega, director general de Diario Cambio y gerente general de la empresa que administra a este rotativo, Multisistemas de Noticias Cambio S de RL de CV. 

La tercera persona Florentino Tavera Ramos, quien es el representante legal de tres empresas de distintos giros, todas ellas investigadas y es quien se relaciona con el sindicato de meseros José Vasconcelos y el responsable de que el dinero se moviera entre 32 compañías, entre ellas Diario Cambio y el encargado de que el destino de millones de pesos fuera a dar a seis países distintos, entre ellos, algunos paraísos fiscales. 

Las tres personas morales son: Multisistemas de Noticias Cambio S de RL de CV, empresa que administra Diario Cambio, del cual Mier es socio con un 34 por ciento de la propiedad. 

Siguen las empresas CESA Ingeniería y Consultoría General SA de CV;  y la tercera persona moral, además del sindicato antes mencionado, es Comercio y Servicio Edubi SA de CV. 

Ignacio Mier miente porque dice que era un tema menor y cuando se estudia el reportaje de los periodistas que revelaron la Operación Angelópolis y se sabe que 427 millones de pesos hay la probabilidad de que sea de origen ilícito.  

Ignacio Mier miente porque su socio Arturo N. (ahora encarcelado por denuncias de extorsión) presenta discrepancias fiscales, pues en casi 8 años reportó ingresos de poco más de 5 millones de pesos ante el SAT y recibió 10 millones de pesos. Eso se puede configurar como un delito, por cierto. 

Ignacio Mier miente porque dice que él como socio no influía en el diario, pero todos sabemos la historia de cómo es que Alberto Ventosa firmó la sesión de sus acciones de Diario Cambio a favor del diputado federal: cuenta la leyenda que a Ventosa le apuntaron con una pistola en la sien, le quitaron los zapatos y le hicieron firmar. Lo sacaron de una casa. Le quitaron su carro, las llaves y se tuvo que ir caminando descalzo. Solo, sin zapatos y sin empresa. La clave de todo está en los asistentes a aquella reunión, que se darán a conocer en su debido tiempo y en su debido momento. 

Ignacio Mier miente al negar la investigación y acusar a Santiago Nieto porque el diputado federal sabía que ese tema fue puesto en la mesa de Seguridad Nacional. El gobernador poblano lo sabía, el hombre más poderoso del país lo sabía, Arturo N. lo sabía.  

Ignacio Mier miente porque en el aniversario de Diario Cambio del 2019, poco antes de la pandemia, Arturo N. en su discurso, como director, anunciaba las nuevas oficinas de Cambio en la colonia El Mirador y pidió que Ignacio Mier dirigiera un discurso a los asistentes entre los cuales había alcaldes, diputados y empresarios poblanos.  

Si no tendría nada que ver, solo hubiera levantado la copa de vino para brindar como seguramente lo hizo don Gabriel Sánchez Andraca y Jesús Rivera, socios del rotativo. Por cierto, hay un video de las palabras de Arturo llamando a Nacho su amigo y su socio. 

Miente Ignacio Mier porque de ser falsa la investigación de la UIF (la cual nunca se archivó, pues el actual director Pablo Gómez no ha desmentido nada) ya hubiera procedido contra el extitular Nieto, por daño moral.  

Arturo N. tampoco anunció una demanda contra Nieto, y él como ciudadano sin cargo público tendría un valor mayor que el de un diputado federal, pero no, él prefirió acusar de sicarios a los reporteros que han llevado el tema Operación Angelópolis. 

Miente Ignacio Mier al tratarse de deslindar de Arturo N. Porque fue en la celebración de la Libertad de expresión del 2015 (7 de junio) cuando el director de Cambio y el diputado federal se acercaron a Max Cortazar para pedirle una audiencia a Moreno Valle. Max Cortazar dijo “lo veo difícil déjame ver”.  

El director de Comunicación se acercó al entonces gobernador y éste le dijo a ver tráelos. Arturo N. y Mier se acercaron y Moreno Valle le dio un golpe en la panza a Arturo y le dijo: “ya te chingaron, gordito”. Y cuando le pidieron que intercediera por la denuncia de extorsión presentada por Jorge Estefan Chidiac, Moreno Valle dijo “¿Y por qué los habría de ayudar?”. Arturo N. respondió: haré lo que sea”. Y la guerra contra Blanca Alcalá ahí se signó.  

En el Facebook de un señor llamado Carlos Méndez (adjunto captura de pantalla) se detalla todo, pues el sacó la foto y él escuchó todo. 

Ignacio Mier vuelve a mentir, pues fue él y Arturo N. a rogar porque se detuviera la denuncia y así fue, aunque nunca esperaron que esta aún vivía. 

No es la primera vez que Mier miente, pues él era priista y habla ahora mal del partido que lo hizo líder estatal, diputado federal y secretario general del ayuntamiento de Puebla. Él salió de las tripas del sistema priista. 

Mier miente porque son muchos sus cadáveres en el clóset, como el de una diputada suplente que fue encarcelada por portar armas de alto poder. Mier miente porque él mandó a Arturo N. a chantajear a Claudia Rivera para que le contrataran las cámaras de videovigilancia. Mier miente porque él sabía bien que su socio en Cambio había ido a extorsionar a Estefan Chidiac y tan es así que reconoció con Aristegui que no se configuró porque el priista al final no le dio el dinero, pero de que lo pidió lo pidió. 

En todos estos casos miente y al que miente se le dice mentiroso. Los mentirosos se les califica como embusteros. Porque en esta historia el presidente, lo sabe; la UIF, lo sabe; el gobernador poblano, lo sabe; Arturo N., lo sabe; y los periodistas, lo saben lo saben y la Santanera, lo sabe, lo sabe….  

 

A manera de colofón 

En esa verdulería pública llamada Twitter, muchos empleados de Fernando Manzanilla, han salido a defender a Arturo N. Lo ponen como si su actuar en su paso por la dirección de Cambio era la correcta, justifican agresiones, insultos, denuestos. Y dicen que lo publicado por los que sí son periodistas es por envidia, rencor y venganza.  

Responderles a dichos personajes es muy bajo, pero de vez en cuando hay que aclarar paradas aún con ellos: la Operación Angelópolis no es un tema local, es un tema nacional, en el que hay desvío de recursos, lavado de dinero, acusación del origen de los recursos (ilícito e inexplicable) que involucra al socio del líder de la bancada de Morena en San Lázaro y que hay paraísos fiscales.  

No señores, esto no es un mero chisme de lavadero, podríamos suponer que lo hacen para llamar la atención, pero no; este tema entra justo en el momento que Mier busca la gubernatura y que ahora como están las cosas podría ir solo por la comisión de box y lucha en el cabildo de Tecamachalco. Muchas personas pueden caer: políticos, empresarios, periodistas. No es un tema de la aldea.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img