15.5 C
Puebla
viernes, septiembre 30, 2022
spot_img

Siriako y Héctor Sánchez, viejos conocidos desde la época de Gali

Más leídas

Con elementos que llevan a la suspicacia sobre su interés y su participación en el caso del elexmagistrado Alfonso Siriako Guillén Almaguer, el presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) del estado de Puebla, Héctor Sánchez Sánchez, defendió el proceso en el que su, públicamente reconocido amigo y miembro de grupo político, presuntamente obtuvo un amparo federal, aunque tuvo que ser corregido por la imprecisión de esos datos que, al menos en el discurso mediático, beneficiaban a su colega.

La narrativa del presidente del Poder Judicial del estado pareciera dirigirse a obtener la liberación de Siriako, preso por corrupción en torno a un pago indebido a particulares por más de 107 millones de pesos y otros presuntos delitos como magistrado administrativo.

Los dos abogados tienen abundantes coincidencias como integrantes del grupo del exminigobernador, José Antonio, alias Tony, Gali Fayad, pues fueron parte de su equipo jurídico desde que en el morenovallismo fue secretario de infraestructura y luego como presidente municipal de Puebla capital.

A los dos, Gali ya como mandatario para un periodo de 22 meses, los impuso en el Poder Judicial. A Siriako como magistrado de la Primera Sala Unitaria del Tribunal de Justicia Administrativa y a Sánchez como titular del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).

En 2020, Guillén Almaguer fue aprehendido por su probable comisión en delitos de corrupción durante su paso como director jurídico de la Secretaría de Infraestructura con Gali Fayad al frente.

Específicamente se trata de su probable participación en lo que la ley describe como delito cometido en otros ramos del poder público, al conceder una “ventaja indebida” al haber autorizado un pago de la obra del Centro Expositor, por la cantidad de 107 millones 299 mil 168.70 pesos.

 

LA “OPERACIÓN LIBERTAD”

El viernes 19 de agosto trascendió que la jueza de control, Liszet del Carmen Fuentes Trueba, incondicional y quien le debe el cargo a Sánchez Sánchez, dictó auto de “no vinculación” a proceso contra Siriako y el coacusado en la causa 2629/2022/Puebla, Froilán Pedraza Bouchan.

Este domingo, con nerviosismo ante las preguntas de los reporteros, Héctor Sánchez aceptó que el nuevoleonés Alfonso Siriako Guillén obtuvo “un amparo” por la acusación de haber participado en el pago ilegal de 107 millones de pesos, para obras del Centro Expositor de Puebla.

En entrevista, responsabilizó al Poder Judicial de la Federación de haberlo emitido y deslizó la posibilidad de que el Ministerio Público revise su función.

¿Recibió (Alfonso Siriako Guillén Almaguer) un amparo?

Sí, tuvo un amparo (ríe). Tuvo un amparo en un caso de vinculación, justamente por los hechos que se le imputan y, posteriormente, se vuelve a presentar una acusación en el mismo sentido y bueno, ante eso, ya se había resuelto por un amparo federal, previamente.

La entrevista ocurrió al final de la ceremonia conmemorativa por los aniversarios luctuosos de Carmen Serdán Alatriste y Leona Vicario en el Museo Regional de la Revolución Mexicana, Casa de los Hermanos Serdán.

Sin embargo, con energía, en su conferencia mañanera de este lunes, el gobernador Miguel Barbosa Huerta descartó que el TSJ haya estado obligado a cumplir un amparo federal a favor del exfuncionario, tal y como lo justificó su presidente, Héctor Sánchez Sánchez, y consideró indebida la “no vinculación” que dictó la jueza de control.

“El juez de amparo en un Tribunal Colegiado, porque en la primera instancia federal no tuvo resultados favorables la parte procesada; se van a revisión y ahí es donde tienen esta sentencia.

“Mandan a que se puedan considerar indicios y a que, con libertad de jurisdicción, pueda (la jueza) resolver si vincula o no vincula, y qué hizo la juez de control: no vinculó”, detalló el mandatario poblano.

 

LA HISTORIA DE LOS AHIJADOS DE GALI

Los caminos de Héctor y Siriako se cruzaron de la mano de Gali.

La historia se remonta a 2011, cuando el finado Rafael Moreno Valle Rosas tomó el poder público estatal y nombró a Gali uno de sus principales colaboradores.

Como secretario de Infraestructura, José Antonio nombró como director general de Asuntos Jurídicos de la dependencia a un abogado oriundo de Monterrey, Nuevo León, a quien conoció cuando ambos trabajaban en el Sistema de Administración Tributaria (SAT) y a quien terminó por incorporar a su despacho particular: Alfonso Siriako Guillén Almaguer.

A partir de entonces, el hoy exmagistrado preso se convirtió en su amigo, colaborador y asesor en todos los pasos que dio Gali Fayad en la administración pública.

En su proyecto para ser presidente municipal de Puebla capital en 2014, Tony quería que Guillén fuera su síndico. Sin embargo, el abogado nuevolonés no pudo obtener su ciudadanía poblana a tiempo y, entonces, lo ubicó como “asesor jurídico” y en la sindicatura, como emergente, colocó a Héctor Sánchez Sánchez.

Siriako y Héctor no solamente compartieron oficinas contiguas en el Palacio del Ayuntamiento, sino que además fueron los pilares jurídicos del equipo de Gali en los temas de mayor relevancia en esa administración municipal entre 2014 y 2016.

Lo demás es una historia conocida. Gali colocó a sus dos ahijados en el Poder Judicial.

La pretensión del morenogalismo de perpetuarse en el poder les daría impunidad, riquezas y negocios eternamente. Ése era el sueño de la trascendencia como grupo político.

Con la llegada de la Cuarta Transformación (4T) a Puebla se da un cambio radical. Hoy, uno está preso.

spot_img

Más artículos

Últimas noticias

spot_img